25 de septiembre del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



En esta nueva entrega de “Tango para turistas” nos metemos con dos exponentes del nuevo tango argentino y sus diferentes  maneras de dialogar con la tradición. Por un lado, La Guardia Hereje, liderados por Alorsa, poeta y personaje platense fallecido en 2009. Y, por el otro, el Conjunto Falopa, con Pablo Marchetti, uno de los fundadores, a su vez,  de la revista Barcelona (la Mongolia argentina). Seleccionamos una canción de cada grupo y debatimos sobre las operaciones de homenaje, parodia, rescate y desecho de un género que se sigue escribiendo para hablar de la sociedad actual.

Laureano: “Vuelve el tango”, de La Guardia Hereje, y “Carlitos Zombie”, de Conjunto Falopa, representan dos maneras diferentes en las que los nuevos compositores dialogan con la tradición. El primero, a modo de manifiesto fundacional, quitándose lastre y afirmando su nuevo camino a partir de una reactualización de los leitmotivs. El segundo, desde la parodia irreverente, la osadía de mear el monumento de bronce del Gardel intocable e indiscutible, en el país de los “adoradores de machos”.

Roberto: No sé si quedan “tangueros tradicionales” o nostálgicos de una época finita; pero si los hubiera seguramente abrirían muy grandes sus ojos ante tamaño “sacrilegio”. Creo que chocarían inevitablemente el estilo convencional y decrépito de los “adoradores de machos” con la irreverencia lindante con la burla que exponen en sus temas “La Guardia Hereje” y “Falopa”, sobre todo el último. A mí me parece una experiencia simpática, renovadora y que le quita al tango esa pátina de seriedad y encriptamiento que muchos se esforzaron por transmitir. “Cambia, todo cambia” canta Mercedes Sosa, y también el tango cambia, como cambia la vida misma.

Laureano: Nostálgicos hay de todo y supongo que del tango tradicional también. De hecho, veo algo de esa nostalgia se cuela en la canción de Alorsa, sobre todo en lo que respecta a los orígenes del tango. Lo leo en este contexto vintage en el que vivimos, en el que los objetos del pasado adquieren estatus de reliquias emotivas (la feria de San Telmo) y de turistas que buscan experiencias “auténticas” en medio de un mundo supuestamente contaminado por la globalización. Ante la mezcla, la simbiosis y lo impuro, se suele evocar lo genuino y lo inmaculado como una especie de refugio.

Y me parece  que parte de esto hay en este tango de La Guardia Hereje. No digo que caigan en lo tradicional ni lo conservador, para nada. Está muy claro que representan la renovación y que tienen muy claro de qué tradición parten y cómo romperla, por eso la frase “vestido de bacán y en zapatillas”. Pero me pregunto si ese diálogo que busca recuperar lo “genuino” del tango no cae en cierto puritanismo. Hacen una apología a la milonga “maldita y malparida” de guitarra, sin bandoneón, para explicar las frases tangueras de Maradona, las aventuras de los ladrones de coches, la picardía de los choferes de ambulancia que encienden la sirena para llegar a tiempo a comer la pizza y que no se enfríe, la infidelidad y la nueva prostitución. O sea, parte de las nuevas picardías argentinas explicadas a partir del género en su versión más supuestamente auténtica. No hay virtuosos vocales ni versiones ni historias de cornudos que lloran y, lo más significativo, tampoco puede exportarse. Es tango argentino y no puede salir de las fronteras si quiere ser genuino.

“Lo pisotearon atléticos bailarines que saltaban demasiado”, se refiere claramente a ese tango para turistas que se suele ver en las calles de Buenos Aires, pero Julio Bocca (un bailarín atlético que saltaba demasiado) ya había hecho un show experimental, combinando ballet clásico con tango, en el que bailaba con hombres, un sacrilegio para el género. Me pregunto si esta referencia también lo incluye, ya que el tango es posterior al estreno del espectáculo.

Conjunto Falopa

Conjunto Falopa.

Roberto: No son ni tradicionales ni conservadores precisamente;  yo los veo como innovadores. Me parece muy acertada la descripción de los bailarines “espásticos” que no representan a los adormilados bailarines que frecuentaban los umbríos tugurios de antaño. Creo que lo hacen para disfrute de turistas extranjeros, que al ver las contorsiones de las parejas danzantes vuelven a sus países jurándose no intentar nunca emprender la engorrosa tarea de bailar eso tan complicado.

No es ningún sacrilegio para el tanguero ortodoxo el baile entre hombres. No olvidemos que a fines del siglo XIX y principios del XX el tango se bailaba en las calles y tugurios exclusivamente entre hombres, y sin bandoneón. Años después se incorporó la mujer y luego el fuelle, y fue ganando adeptos hasta llegar al centro y después al exterior.  La letra de Alorsa me parece una acertada y lograda descripción de situaciones e imágenes muy actuales y desenfadadas.

En el caso de los Falopa, resaltar la figura emblemática de Gardel es el “gancho” para atrapar a renuentes trasnochados del tango-estereotipo y mezclan una serie de expresiones y situaciones muy comunes al Buenos Aires de hoy.

Laureano:  Sí. Es clara la referencia, por ejemplo, a los rituales actuales de las villas miseria (“ponemos en sus labios un cigarrillo encendido”, como hacían los pibes chorros que antes de ir a robar le prendían porros y los dejaban en la tumba del Frente Vital, ese chico asesinado por la policía y cuya historia escribió en “Cuando me muera quiero que me toquen cumbia” Cristian Alarcón). La referencia a la cocaína que une la generación del ’20 con la actual (pasaron 100 años, la misma droga) y la osadía de decir que “era un muerto macanudo que cantaba como el orto”, contra el “Gardel cada día canta mejor”. Y esta referencia del Carlitos Zombie podría ser también Carlitos Vampiro, porque las películas recuerdan mucho al Drácula de Bela Lugosi, con su look pálido y engominado.

Roberto: Es indudable que el tema de Falopa no pasará a la historia como una obra célebre; muy por el contrario, pienso que es de un tono menor y fácilmente olvidable, a pesar de su ingeniosa letra y su muy buen acompañamiento de guitarras. De todas maneras, resulta refrescante que se desacralice a algunos “mitos mal curados” y la vida siga su curso con lo actual y ahora. Porque un poco de saudade está bien, pero no es para tanto ¿no?

The following two tabs change content below.
La Réplica es un medio digital que analiza la actualidad sociopolítica desde un prisma crítico, comprometido, plural y honesto. Hacemos el periodismo que no le gusta a los poderosos, periodismo incómodo.

Últimas entradas de La Réplica (ver todo)

Tags: , , , , , , , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies