17 de diciembre del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



La problemática relativa al obrero de derechas no puede abordarse con simpleza o jocosidad. Junto a elementos que se prestan a la chanza existen otros que deberían provocar una autocrítica seria de las posturas progresistas. Sin ánimo de ser exhaustivo o dogmático y menos aún de sentar cátedra en la facultad de derecho, fosilizada y de espaldas a la realidad, el sujeto cuyo estudio abordamos en el presente artículo admite, cuanto menos, las siguientes modalidades:

1-El obrero religioso: Figura de perfil bastante nítido el obrero religioso es un valor seguro para la derecha. Bajo los lemas “los últimos serán los primeros” y “la justicia es un valor que pertenece al más allá en un mundo de pecadores”, cree firmemente en el “juicio final” como acontecimiento equilibrador de los excesos del capitalismo, que nunca cuestiona. Plantea retos casi irresolubles para la izquierda, como la integración de la religión en el discurso progresista y la necesidad de no convertir cuestiones como la del aborto en puntales programáticos.

En otro orden reflexivo, la presencia de cientos de miles de españoles de origen sudamericano con un fuerte sentimiento religioso, plantea la incógnita de que el sentido de voto de un colectivo cada vez es más importante.

2-El obrero empresario: Renegado por definición, el obrero empresario ha logrado hacer dinero en el campo de la construcción. Intenta vencer su sentimiento de inferioridad y su frustración infantil y juvenil, que nunca supera, realizando gastos suntuarios que comunica a todos sus conocidos, quienes generalmente le desprecian, unos por entender que es un piojo resucitado, otros porque no dejan de considerarle un ignorante. Fustigador de sus empleados y con una ética deficiente, su perfil es siniestro e infame. No plantea ningún reto para la izquierda.

2d530e599330528f8dc029528f89c0

3-El obrero “enterao”: Lee una página del periódico de vez en cuando, generalmente “El País” o el “ABC”, y sobre dicha lectura construye un discurso que cree sólido e irrefutable. El que le lleva la contraria no se entera de nada, es inculto, no como él, que se preocupa de informarse. Así, está claro que los podemitas quieren instaurar un régimen dictatorial inspirándose en el infernal chavismo. “Oye, que no lo digo yo, que lo he leído en el periódico, que no te enteras”, “que estos, si salen, implantarán una dictadura”.

Plantea el reto de una educación exigente y crítica.

Esta viñeta de Mel, de su web, caricaturiza al obrero de derechas.

Esta viñeta de Mel, de su web, caricaturiza al obrero de derechas.

4-El obrero patriota: El enemigo exterior amenaza la integridad nacional, sus valores. Es necesario permanecer unidos y sacrificarse por el país. No es momento de plantear quejas. Las quejas solo sirven para dividir a la población y facilitar la tarea destructora del enemigo. El enemigo exterior, obviamente, suele ser construido por el poder político y perfilado por los mass media. El obrero fascista, que propiamente es este, constituye uno de los grandes logros creadores del capitalismo, al convencer a gran parte de la ciudadanía de que sus problemas no tienen nada que ver con la existencia de un régimen explotador y cainita. Plantea el problema de la “hegemonía cultural”, que tan bien estudió Antonio Gramsci.

5-El obrero triunfador: Constituye una bicoca para el empresariado. Con sus 1300 netos al mes se erige en una especie de pequeñoburgués barato. Suele ser el supervisor, coordinador o similar y actúa como si la empresa fuera suya, fustigando a las tres o cuatro personas que tiene a su cargo. En el barrio le consideran un imbécil, sobre todo cuando se planta delante del bar de tapas con su “Jeep Renegade” de segunda mano y lanza las llaves sobre la mesa. “Que me lo he ganao, colega”, “ya ves”, “lo mío me ha costao”.

Cuando ya no se le necesita se le despide y punto. En ese momento deja de aparecer por el bar de tapas. Plantea el problema de la vanidad, el egoísmo y la falta de empatía.

El gran Miguel Brieva ha tratado este tema en varias ocasiones.

El gran Miguel Brieva ha tratado este tema en varias ocasiones.

6-El obrero trepa: Propiamente ignora su condición de obrero de derechas. Él ha nacido para lamer esfínteres, con independencia del carné político del titular del esfínter. Puede afiliarse a un sindicato o permanecer fuera de él, según convenga. Puede revestir dos modalidades: la comercial y la intimista. El comercial puede llegar a cargos sindicales de cierto relieve. Compadrea con empresario y trabajadores a la espera de asestar el golpe. Vago por excelencia, llamará a sus compañeros a tomar medidas serias de enfrentamiento, arrastrando tras de sí a compañeros ilusionados. En el momento oportuno aceptará un cargo de jefe de sección y abandonará el sindicato dejando a sus compañeros en la estacada. Por su parte, el intimista se mueve con sigilo, permanece en la segunda línea. Suele ser el chivato, el que comunica al empresario cuáles son las intenciones de sus compañeros al tiempo que se asegura un beneficio. Plantea el problema de la traición; irresoluble.

7-El obrero deportista: Frecuenta el gimnasio con habitualidad y participa en carreras de 10 kilómetros los domingos por la mañana. Disciplinado y responsable desprecia a quienes hacen coña con sus madrugones de fin de semana. Valora el esfuerzo y no entiende que la gente dedique el fin de semana a beber y a drogarse. Entiende que muchos trabajadores son responsables de su situación por no aceptar sacrificios. Este perfil es, desde mi punto de vista, el más sólido y coherente. Plantea grandes problemas en el discurso progresista, que durante décadas ha abandonado conceptos como “cultura del esfuerzo” y “voluntad”. Enfrentamos la necesidad de recuperar estos conceptos si queremos ganar el voto del “obrero deportista” y renovar el discurso.

8-El obrero paleto: Le mola Inés Arrimadas y votará a Ciudadanos. Las de la CUP no molan. “Pa que te roben por lo menos que esté buena oye”, “te van a robar igual”. Apura su cerveza y golpea el envase sobre la mesa. “Ponme otra, Manolo”, “¿a qué está buena”.

Plantea el problema de la influencia de la imagen en el voto, problema nada despreciable.

The following two tabs change content below.
Escritor y letrado de la Seguridad Social. Leo, reflexiono. Me disgusta el clasismo, muestra de superficialidad e ignorancia. Mi referente es la honestidad, mi fin el comportamiento ético. La Administración española es estructuralmente corrupta. Replicar es más necesario que nunca.
Tags: , , , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies