17 de febrero del 2019
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



El domingo celebramos fiesta en Madrid al hispánico modo, en la plaza de Colón. A la hora en punto, con permiso de la autoridad y si el tiempo lo permite. A las 12 de la mañana, después de misa. Montañas nevadas, banderas al viento y ritmos caraqueños. Oposición pacífica a la vista. ¿Les suena de algo? Hay que “echar a Sánchez”, por ser “el mayor traidor de la historia de España”.

El presidente okupa ha dado un golpe de Estado, está deslegitimado para representar a la nación, como Maduro. Debe convocar elecciones inmediatamente o irse, como Maduro. Es ridículo, ególatra y felón, como Maduro. Es mediocre, quiere romper la patria y es un mentiroso compulsivo. Desleal con la indisoluble España. Y lo peor de todo: ha nombrado un relator. ¿Cabe mayor canallada? ¡Un relator! ¡Alta traición!

¿Y qué es un relator? Nada menos que un señor que relata, que refiere hechos consumados. A mayor abundamiento, un relator es “la persona que en un congreso o asamblea hace relación de los asuntos tratados y de las deliberaciones y acuerdos correspondientes”. O sea, el que levanta acta. Buscar un secretario, según Casado, deslegitima a Sánchez como presidente. Otra vez. Si él lo dice, que sacó Derecho en cuatro meses trabajando de diputado mientras aprobaba másteres en el extranjero por telepatía, ¿quién soy yo, un simple mortal, para discutirlo? No puedo entrar en el debate, no estoy a la altura de los dioses.

Tampoco entraré en la españolada del domingo. Al contrario que ellos, pienso que en democracia debemos y podemos manifestarnos contra todo lo que creamos injusto. Cualquiera. Siempre. Hasta ellos. Pero sí entro –porque me sonrojo-, en la vergüenza ajena que producen él y sus dos segundones. ¡Qué bochorno, allende las fronteras! Cuánta inmoralidad retrógrada, cuánto odio neandertalense, cuánto cerrilismo reaccionario entraña el hecho de oponerse continuamente al diálogo, al acuerdo, a la armonía. Incapaces de sacudirse la caspa del españolismo más rancio y cañí, recurren al viejo garrote y a su único argumento: mis santos cojones. ¡En la Europa del s XXI!

Sánchez será criticable por muchos motivos -el PSOE nunca fue santo de mi devoción-, pero está haciendo lo que se espera de un presidente con luces: hablar, consensuar, mediar, negociar antes que apalear. Tristemente el relator es la excusa de la caverna españolista para desestabilizar, -dolidos como están por la subida del salario y de las pensiones, asustados por los volquetes de pruebas de la Guardia Civil y el chapapote de mierda que se les viene encima-. El relator –a ver quién es el guapo- es solo la excusa para confrontar, crispar, excluir, diferenciar y separar. ¿Cuánto tiempo hacía que no veíamos a una derecha así? Yo no la recuerdo, y tengo 56 años. En la gente de bien está eludir el trapo de estas tres marionetas.

La fotografía salió en ABC.

The following two tabs change content below.

Jose Antonio Illanes

José Antonio Illanes es escritor. Trabaja en la multinacional Red Bee Media como subtitulador para sordos y audiodescriptor para ciegos. Acumula multitud de premios en el campo de la narrativa: Gustavo Adolfo Bécquer, Alberto Lista, Malela Ramos, Ciudad de San Sebastián, De Buenafuente, Gabriel Miró, La Felguera, Tomás Fermín de Arteta... Es autor de "Historias de cualquier alma", "La trastienda de la memoria" y "El azor y la zura", premio de novela Malela Ramos. Es colaborador de la revista cultural Atalaya y ahora de La Réplica.

Últimas entradas de Jose Antonio Illanes (ver todo)

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies