16 de julio del 2018
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



De la misma manera que el Imperio Romano supo vender como “bárbaros” a los pueblos enemigos, atribuyéndoles una brutalidad y costumbres animalescas, el Imperio Americano ha sabido calificar peyorativamente a los países que se sitúan en su periferia.

Todo Imperio necesita mentir para construir su grandeza, construir una serie de mitos que justifiquen la dominación, fundamentalmente la dominación “cultural”.

Así, el español medio ve Estados Unidos como una especie de Manhattan de unos diez millones cuadrados de superficie, como si un Woody Allen o una Meryl Streep fueran tan frecuentes como aquí, en España, un Pepe o una Loli. El español medio, no soy muy optimista sobre el término “medio”, cree estar más cerca de EEUU que de Ecuador o México, porque los americanos, otra conquista nominal, son gente “guay”, moderna, culta, rica y guapa, mientras que los latinoamericanos son pobres, cutres, maleducados y antiguos. Poco importa que la realidad sea totalmente distinta, poco importa que la realidad apunte a que los ecuatorianos son gente muy educada que no suele dejar tirado a ningún familiar desahuciado, mientras el estadounidense medio considera a su familia un engorro del que resulta mejor deshacerse contratando a un buen abogado. En el arte de la conquista, la mentira es el arma principal.

Esta construcción, que entiendo pacífica o, cuanto menos, escasamente discutible, parece desmoronarse cuando el pueblo civilizado, libre, rico y “guay” elige presidente a alguien como Trump. Y es que el votante de Trump, trabajador blanco con pocos estudios, es nuestro Pepe, con su teoría sobre los “sudacas” o “negros”, y la Loli baja a comprar el pan con los rulos en la cabeza.

Trump es el triunfo de lo cutre, el triunfo de la navaja frente al dron. Lo peor para EEUU es que el triunfo de Trump muestra la verdadera cara de los ciudadanos del Imperio, demuestra que los bárbaros son los romanos y que la civilización parece más un atributo de la periferia. Cada vez estoy más convencido de que los seres humanos más civilizados habitan en África. Que Trump sea un payaso es algo sabido por todos sus compatriotas, un asunto interno que no debería haber traspasado las fronteras. Al cruzarlas, ha puesto en peligro el mito americano, el propio “nomen” del Imperio.

 

The following two tabs change content below.
David Condis Almonacid. Escritor y letrado de la Seguridad Social. España no puede caer en una espiral autodestructiva. Replicar forma parte del proceso dialéctico que debe conducirnos a soluciones equitativas.

Últimas entradas de David Condis (ver todo)

Tags: , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies