26 de abril del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



La reciente coalición entre las formaciones políticas lideradas por Pablo Iglesias y Alberto Garzón se forjó en base a un programa común de 50 puntos para las elecciones del 26J bautizado “Cambiar España: 50 pasos para gobernar juntos”, este programa se vertebra en torno a cinco ejes: económico, social, político-institucional, medioambiental e internacional. Si Podemos ha suavizado progresivamente sus propuestas, dicho programa, eminentemente socialdemócrata, significa renunciar (al menos en primera instancia) a algunas cuestiones vitales que venía reivindicando Izquierda Unida, como la nacionalización parcial de ciertos sectores o el referéndum republicano.

A juicio de quien suscribe estas líneas no como una renuncia ideológica, sino en pro a alcanzar un acuerdo de mínimos para aumentar los apoyos entre la izquierda y consensuar un programa factible desde el primer minuto que se centre en la recuperación de los derechos arrebatados y en el frenazo a la sangría social producida en este país; algo que por otra parte lleva tiempo propugnando don Julio Anguita, lo que le ha servido al viejo y lúcido Califa para volver a revalidar la etiqueta de “adelantado a su tiempo”. El presente artículo sin embargo se centra en el análisis de las medidas programáticas en torno a un punto muy concreto: el energético. ¿Cuál es la propuesta en este ámbito de la nueva formación de formaciones? ¿Contribuiría a los tan necesarios cambios de modelo productivo y de promoción a las renovables? Y para los más escépticos, ¿se trata de propuestas “radicales”? Veámoslo.

Un encuentro muy simbólico, el de Anguita y Pablo Iglesias.

Un encuentro muy simbólico, el de Anguita y Pablo Iglesias.

Plan nacional de transición energética (PNTE): así denomina el documento al conjunto de medidas que tienen como objeto “la modernización económica, la eficiencia empresarial y un sistema energético totalmente descarbonizado para 2050”. Este plan se compone a su vez de dos planes:

1) Plan Nacional de Ahorro Energético: orientado a mejorar la eficiencia energética de los edificios (una asignatura pendiente en nuestro país), pero también en el sector del transporte, la industria y la distribución eléctrica. Foco en la rehabilitación energética de edificios existentes, viviendas y de la Administración. Una medida que por un lado es necesaria para la consecución de los objetivos energéticos estipulados en el marco europeo y que, por otro lado, podría generar puestos de empleo en el maltrecho sector de la construcción.

modelo_energetico

2) Plan Nacional de Energías Renovables: como su nombre indica destinado a la promoción de estas tecnologías de generación eléctrica, se citan: solares (fotovoltaica y térmica), eólica, geotérmica, pequeña hidroeléctrica y biomasa de baja emisión. El documento indica la necesidad de implicar en el plan a todos los eslabones comprendidos en la cadena, desde la investigación hasta la instalación, aunque no hace más precisiones al respecto.

Según la propuesta de Unidos Podemos, dicho PNTE iría acompañado de una reforma del sistema eléctrico incluyendo:

  • Auditoría de la deuda acumulada por el déficit de tarifa y auditoría de costes de todo el sistema (además, se reclamará ante la Justicia la cantidad cobrada en exceso por las eléctricas en concepto de Costes de Transición a la Competencia). El déficit de tarifa y el “oscurantismo” que envuelve a este tema ha dado para estudios completos, desde la liberalización del mercado eléctrico español en 1997, las grandes eléctricas (Endesa, Iberdrola, Gas Natural Fenosa, E.On España y EDP) han obtenido beneficios de más de 60.000 millones de euros, pero al mismo tiempo se esgrime que los ciudadanos deben a este oligopolio unos 30.000 millones fruto de la diferencia entre los derechos de cobro reconocidos a las compañías eléctricas y lo ingresado por las mismas. Bajo este marco y la supuesta premisa de la insostenibilidad del sistema eléctrico español se han producido todos los recortes y el frenazo a las energías renovables. Además, España es el país con la electricidad más cara de Europa sólo por detrás de Irlanda y Chipre.
  • Establecimiento de controles para impedir prácticas oligopólicas y la integración vertical (es decir, la propiedad y el control de varias compañías por una jerarquía o dueño común).
  • Modificación del marco regulatorio de modo que las fuentes de generación reciban una retribución basada en los costes reales de producción. Esta medida afectaría de lleno a los intereses de las grandes empresas eléctricas y los “windfall profits”, traducidos al español como “beneficios caídos del cielo”. Básicamente, las renovables insisten en que podría reducirse el coste del sistema eléctrico nacional aminorando los beneficios de nucleares e hidráulicas ya que se trata de activos amortizados. autoconsumo
  • Aprobación de una legislación de autoconsumo en la que la energía autoconsumida instantáneamente queda libre de cualquier tipo de imposición, y la energía vertida al sistema eléctrico sea retribuida (en el capítulo II de “Un acercamiento a las renovables” que está publicado o verá la luz en breve en La Réplica, se extiende un poco este tema). Además de la agilización de los trámites administrativos y permitir las instalaciones compartidas. 
  • Adopción de medidas para la reducción del precio de la energía para la industria en consonancia con los principios de la transición energética de transparencia tarifaria. 
  • Sustitución progresiva del uso de energías fósiles por renovables garantizando una transición justa de los empleos hacia los nuevos sectores. En este punto Podemos ha sido criticado por su aparente tira y afloja, ya que en los últimos cuatro meses han aprobado iniciativas que apoyan a la minería y otras que no lo hacen. Es un tema peliagudo sin duda alguna ya que la economía de numerosas regiones depende casi de forma única de la explotación de este recurso y no se trata por ende de “liquidarlo”, sino de promover una transición. 

central_nuclear

  • Cierre de la central nuclear de Santa María de Garoña y no extensión de los permisos de operación para el resto de centrales en funcionamiento en vista de clausurarlas en 2024. 
  • Recuperación por parte del Estado de las centrales hidroeléctricas cuyas concesiones privadas caduquen. Otro ataque a la línea de flotación de las grandes eléctricas, recordemos sin embargo que los detalles de estos contratos de concesión son actualmente desconocidos. 
  • Prohibición del “fracking” y de prospecciones de hidrocarburos en el litoral. pobreza_energetica

En otros apartados del documento se proponen medidas destinadas a contrarrestar la pobreza energética y democratizar su acceso o impulsar la lucha contra el cambio climático:

  • “Establecimiento de una tarifa por tramos sociales para combatir los cortes de agua y la pobreza energética que afecta a 1,4 millones de hogares. Un mínimo vital básico de suministro eléctrico garantizado cuya tarifa se fijará en función de la renta. El mínimo vital de suministro de agua es 60 litros al día según la Organización Mundial de la Salud. Creación de un bono con una tarifa gratuita para todas aquellas personas que no tengan ingresos y otra súper reducida para las que se encuentren en situación de pobreza y/o exclusión social.”
  • Impuso para la aprobación de una Ley de Cambio Climático “orientada a la consecución de los objetivos del Acuerdo de París del Clima…”, que incorporará “objetivos ambiciosos para 2030 con una reducción de emisiones de GEI del 55% como mínimo, una generación con energías renovables al menos del 45% y del 40% de reducción en el consumo de energía respecto a 1990. El Plan de Transición Energética contemplado en el apartado de <<democracia económica>> debería garantizar que en 2050 el 100% del consumo energético proceda de fuentes renovables”.
  • Teniendo en cuenta que España y Lituania tienen los impuestos medioambientales más bajos de la UE, se propone “impulsar una fiscalidad verde que desincentive los consumos más contaminantes. Se introducirán igualmente los criterios de adaptación y mitigación al cambio climático en todas las políticas de forma transversal, con acciones para aumentar la resiliencia de las ciudades y los ecosistemas. Potenciar una política forestal de repoblación con especies autóctonas y el desarrollo del efecto sumidero. Se derogará con carácter inmediato la Ley 11/2014 y el RD 183/2015 que modifican la Ley 26/2007 de Responsabilidad Medioambiental, de forma que se restituyan los pilares rectores de precaución y prevención, y el principio de que “quien contamina paga” y que contaminar no sea rentable”.

En definitiva, hay medidas cuya definición merece ser extendida, pero con el documento en mano estamos ante un programa energético sensato y necesario que no recoge sino las directrices de transición energética de Europa y las reivindicaciones del sector de las renovables; nada de hordas comunistas llevando a cabo la nacionalización del sector. Con todo, es previsible que debido al ataque directo a los intereses del lobby energético español, la crítica sea furibunda y el programa citado de “extremista” y de “radical” también en este aspecto.

antisistema

Reflexionemos sobre otra cuestión, si por un lado hemos asistido bajo el gobierno del PP a toda una serie de recortes anteponiendo la devolución de la deuda al bienestar social por doctrina de Bruselas, en materia energética y bajo ese mismo ejecutivo éramos introducirnos en la senda del no-cumplimiento de los objetivos energéticos que se imponían en la Unión. De prosperar un gobierno liderado por Unidos Podemos, la tónica sería presumiblemente la contraria, desafío a la ortodoxia austericida de la Troika pero sí a la promoción de los objetivos energéticos.

Llegados a este punto hay dos malas noticias a destacar: en el plano internacional y a juzgar por lo acontecido, para Europa es mucho más importante el recorte a corto plazo del déficit que el cambio productivo en las lastradas economías del mediterráneo y el cumplimiento de los objetivos energéticos y climáticos (que incluso podrían propiciar precisamente la reducción del déficit en un plazo mayor); además de ello y a nivel nacional, en nuestro país hemos asistido a una dicotomía evidente, mientras que perdíamos soberanía nacional a pasos agigantados en detrimento de los dictados de Bruselas, en el plano energético no ha sido así, el oligopolio español parece atesorar el poder suficiente para contrarrestar o al menos dilatar en el tiempo las políticas europeas en esta materia.

The following two tabs change content below.

Mario Siles García

Ingeniero, escritor, pintor por hobbie y activista por necesidad. En definitiva, un hombre renacentista que aúlla desubicado en plena era de la especialización.

Últimas entradas de Mario Siles García (ver todo)

Tags: , , , , , , , ,

    2 Réplicas

  1. Joseph

    Muy bien. .. si la interpretación que hago de dichas propuestas es correcta, los comunistas extremistas y los transversales neonazichavistas traerán 3l infierno en forma de reducción severa y a medio largo plazo muy severa del importante gasto del estado español en importar energía. .. la cual se sacará de manera extremomasona de las muy abundantes renovables que como el sol abundan en el estado y a largo plazo a coste cuasi cero… amen de la bolchevique medida de fomentar la autoproducion despenalizada y protección absoluta de las personas sin medios frente a la actual pobreza energètica. .. pero además haremos de una buena vez el cálculo de la factura real que cobran las eléctricas por aquello que nos pertenece al pueblo. . Y digo pertenece porque el que aznar lo regalara a sus amigos y solo se socialicen las deudas es a mi entender todo menos legal. .. que viene en infierno justo. … comunisssstas… y lo de los bancos se da por perdido? Recortes. . Sólo estilo Bastille. .. [email protected] .. socorro que quieren hacer justicia y además reducción de gastos sin pisar al pueblo. . Pobres oligarcas. .. ellos también tienen derecho a vivir de lujo mientras los niños de los de abajo no pueden hacer deberes por falta de luz… o pasan frio…

  2. Joseph

    Perdó rajoy. . No me castigue. .. yo no les ajunto más. .. pero es que no parece que sean tan malos los extremistas estos… es más. .. a ver .. como decirlo. .. esas medidas si reducen la deuda a largo plazo. .. Además reducción de gasto y aumenta la perspectiva de empleo. .. no le quite la pensió al Aitona. .. yo les llamo ROJOS … ufff … el mismo color que siempre dio MIEDOS. . azul. . Ese que destiñe cara al sol… a mi que lo de rojo lo llevo en la sangre. .. será cosa de globulismos factores Red – .. y el morado que ne gusta mucho. .. yo lo pondría hasta el la bandera. .. así como idea..

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

CERRAR