18 de diciembre del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



Una oleada de casos de violaciones, pederastia y abusos sexuales están saliendo a la luz en los últimos tiempos como si de una hilera de dominó desplomándose se tratara. Hagamos un escalofriante repaso: el entrenador de atletismo de Lorca que abusó de Antonio Peñalver y otros tantos atletas jóvenes, el Bar España en Castellón, los innumerables sucesos ocurridos en los años 80 en la Premier League, las más de 300 gimnastas estadounidenses, el caso del pianista James Rhodes, los curas pederastas de Boston, etc. 

Son casos que guardan entre ellos rasgos comunes que convienen analizar. Se producen, por lo general, en contextos donde las víctimas se encuentran aisladas física y emocionalmente. No es casual que sean ámbitos deportivos, donde el retiro y la incomunicación son voluntarios, en los que proliferen estas atrocidades. Los violadores aprovechan la vulnerabilidad de las víctimas, a menudo jóvenes sensibles con problemas de sociabilidad.

Otro denominador común es que en una gran cantidad de los casos, el entorno, ya sea por miedo, incredulidad, complicidad o vergüenza, se alinea incomprensiblemente del lado del abusador en lugar de hacer causa común con la víctima. Es tristemente habitual que se produzca un silencio colectivo que blinda al abusador. Las víctimas que han contado su experiencia hablan de frustración, soledad, impotencia, depresión o culpa.


Tampoco es casual que muchos hechos se denuncien años o décadas después de haber ocurrido, es precisamente cuando la víctima consigue escapar de un asfixiante laberinto de abusos y de angustia. Algunas superan el trauma y la culpa hasta empoderarse y denunciar. Otras se llevan a la tumba su dramático secreto.

Duele decirlo, pero violaciones y abusos van a existir siempre, afrontémoslo. Además, no hay lugar en occidente que escape de esta lacra. Si estás leyendo estas líneas ten por seguro que en tu ciudad existen casos similares. Lo que es intolerable es que nuestra sociedad no se vuelque incondicionalmente con quien debe. Ya va siendo hora de superar ciertas negligencias sociales y ponernos en el lugar de las víctimas con firmeza, con empatía, planes de prevención, acogimiento, protección y atención a las víctimas. Es el momento de construir y articular una conciencia social al respecto.

Los que hemos visto “La Caza” (Thomas Vinterberg, 2012), entendemos que una falsa acusación —un riesgo que existe— puede romper la vida de una persona y su familia. Pero esta siempre podrá resetearla en otro lugar, marcarse nuevos proyectos y, con la conciencia tranquila, olvidar el incidente. La que no podrá ignorar lo sucedido es la víctima, que se encontrará a menudo con el fantasma de su violador. Acechante, repulsivo, cobarde, asqueroso. No queramos brindarle una mísera rendija de escape.

The following two tabs change content below.
Periodista. Codirector de La Réplica.

Últimas entradas de Alejandro López Menacho (ver todo)

Tags: , , , , , , , , ,

    Una Réplica

  1. T&T

    Al autor del artículo se le han olvidado otros casos de violación, ampliamente documentados: violaciones colectivas en la India, una de cada cuatro horas en Nueva Delhi; los casi 1.500 niños que sufrieron abusos sexuales durannte 16 años en la ciudad inglesa de Rotherham, perpretados por pakistaníes; violaciones durante la noche del fin de año y durante las fiestas de carnaval en Colonia; campamentos de refugiados donde mujeres refugiadas son violadas u obligadas a prostituirse por 5 o 10 euros, todo en suelo europeo; violaciones masivas todavía hoy en Sudán del Sur o en Irak, un “posible genocidio” según la ONU…

    ¿Solo los blancos europeos cometen violaciones? ¿Por qué se habla siempre de curas pederastas, y no de curas homosexuales pederastas? ¿A cuento de qué le perdonamos la vida a Polanski y a Jack Nicholson, solo por ser directores de cine y/o famosos? ¿Cómo es posible que en las listas de Podemos se les hayan escapado dos diputados económicos con antecedentes por abusos sexuales a menores, uno en Castilla y León y otro en Canarias?

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies