15 de junio del 2018
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



Dice la Biblia que “el que perdona cultiva el amor y el que insiste en la ofensa, divide“. Este versículo se lo tuvieron que saltar, quizás conscientemente, el retrógrado grupúsculo de ultracatólicos que manejan y gobiernan el país. Llámese Rajoy, Zoido, Rivera, Santiago Abascal, Felipe González o Llanera. Da lo mismo, todos alimentan la vengaza, el sadismo, la represión, la pervesión democrática; el odio.

Con la nueva hornada de ayer son ya decenas los presos políticos catalanes que permanecen entre barrotes por desarrollar su actividad ideológica. Alejados de sus familias, maltratados por unos vengativos y violentos cuerpos de seguridad, desarticulados políticamente, y, en definitiva, humillados, se enfrentan como pueden a los continuos embistes del Partido Popular desde el aparato judicial y al despiadado escarnio de Albert Rivera y Vox, más unidos que nunca en sus tweets, siempre crueles, presumidos, autoritarios y vengativos.

El odio de la extrema derecha coincide con el silencio cómplice del partido socialista, muchos de nuestros padres y de algunos actores de izquierdas que desean pasar la página del asunto catalán. No se dan cuenta que el silencio que hoy conserva sus votos será la tumba de la libertad del mañana. La élite erdoganiana y voxera aplasta día tras día a la disidencia de un modo que debe causar estupor a cualquier demócrata y que ya lo está haciendo en gran parte del extranjero. Con la sempiterna complicidad del rey hooligan y de los diarios generalistas, representados perfectamente por El País y su director, Antonio Caño.

Mientras Rato, Urdangarín y Bárcenas siguen en la calle y Cifuentes se agarra a su sillón, algunos políticos —subrayo lo de algunos— que solo han utilizado las palabras y que jamás han robado duermen encarcelados a la espera de un juicio previsiblemente injusto y maniatado. También encierran a raperos y activistas. Mientras destrozan familias para siempre, secuestran nuestro estado de derecho, manipulan el poder judicial, denigran un sentimiento (el independentismo) y aplauden un insólito viacrucis político, preparan sus mejores chaquetas y mantillas para lucirlas la próxima semana. Se hacen llamar cristianos.

The following two tabs change content below.
Periodista. Codirector de La Réplica.
Tags: , , , ,

    Una Réplica

  1. xavier

    El mensaje que estamos recibiendo es:
    ¿ aunque votar un referéndum no es delito ?……lo hacemos delito
    ¿ mi ideología independentista no es delito ?……la hacemos delito
    si el posible presidente, no me gusta ……. lo encarcelo
    donde no ha habido violencia ………….. la inventamos
    si un delito no casa con los hechos………….. reescribimos los hechos
    no hay armas……………………….. pero hacemos que disparen al aire
    no somos Tejero……………………pero lo equiparamos

    o sea la democracia es una bola de plastelina, que podemos modelar a gusto sin problemas ni limitaciones a gusto del consumidor.

    Asumiendo que los independentistas hemos cometido errores, como no podía ser de otra manera, el error de la violencia no lo hemos cometido y ayer alguien se hacia la siguiente pregunta :
    ¿ es posible ir hacia una República sin violencia ?, y yo me pregunto ante tanta arbitrariedad ¿ es posible conseguir algo en este país, de forma pacifica ?.

    ¿Hace falta la rendición, la humillación publica, el escarnio y de seguir así latigazos en la plaza publica ?, todo esto empezó porque unos cuantos queríamos ejercer el derecho a votar, a elegir nuestro futuro, ¿ como es posible que una cosa tan simple, tan sencilla de entender y tan fácil de evitar poniendo un “NO” en una papeleta haya derivado en esta situación ?

    El resto del país, que mira en estos momentos hacia otro lado y los que se alegran de esta situación, no ven el fondo real del asunto, esto ya no va ( desde hace mucho tiempo) de los “locos catalanes”
    va de otras cosas muchísimo mas importantes que mis ansias de independencia.
    La separación que se ha creado en este país, va a costar dios y ayuda recomponerla, yo no tengo, nada contra lo españoles, pero si al otro lado no hay nadie y lo que se oye es el “ a por ellos”, la venganza, la humillación y la destrucción la otra parte del país tendrá que empezar a preguntarse si el precio de la “victoria” ha merecido la pena, porque las marcas que van a aquedar serán duraderas muy duraderas.

    Los independentistas no vamos a desaparecer , nos hacemos mas fuertes, gracias a lo que acontece, a mi modo de ver España tiene pocas alternativas , una pasaría por encarcelarnos y otra por hacernos desaparecer, precedentes haberlos hailos
    ….. y yo solo deseaba votar para poder elegir mi futuro……………

    Libertad presos políticos

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies