22 de agosto del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



Cualquiera que salga durante estos días por el centro de Jerez o sus inmediaciones quedará prendado del ambiente navideño que se respira. Es una irresistible combinación de tradición, color, villancicos aflamencados, vino y compañerismo que invade nuestras calles y multiplica su afluencia. El centro de la ciudad presenta un aspecto que durante el año pocas veces luce y cuyo principal reclamo atiende al nombre de zambomba.

Para una ciudad con 31.936 parados y un centro histórico en estado de coma, la época de zambombas —cada vez más larga en el tiempo, por cierto— representa un balón de oxígeno, un incentivo turístico que ayuda a maquillar el balance económico de muchas pymes. Pero atención, que no es oro todo lo que reluce.

El boom de la zambomba ha destapado la perversión del concepto por parte de ciertos negocios, que han entendido la fiesta con ojos exclusivamente recaudadores. Y habría que advertirles a algunos hosteleros que una zambomba no equivale a contratar a dos cantantes, un guitarra y un caja para interpretar villancicos. Eso es un concierto navideño. Una zambomba va más allá, en ella el espíritu de la misma es una parte indisociable.

Cuentan los libros de historia que su origen data del siglo XIX y que surgen en las antiguas casas de vecinos de los barrios más flamencos de Jerez, donde la gente se reunía en sus patios y compartía comida, vinos, licores y pasteles mientras cantaban villancicos y otras canciones populares. La esencia de la zambomba era básicamente comunitaria, significaba una forma de sobrevivir al dictado de los tiempos y al frío invierno. Como otras manifestaciones culturales que surgieron de las clases populares, hoy su contexto ha evolucionado.

Podemos ver zambombas casi en cualquier espacio y esfera social. Su universalización la ha hecho archiconocida, hasta el punto que fue declarada el pasado año Bien de Interés Cultural. En contraprestación, se han disparado los casos de zambombas impostadas, shows que buscan, al más puro estilo neoliberal, optimizar los recursos atendiendo únicamente al rédito económico. Son actuaciones que se alejan de la autenticidad y pierden su duende. Y ojo, porque ya se están viendo casos de turistas ofendidos, que se sienten estafados al topar con algunos de estos productos prefabricados de consumo rápido. También se han visto resacas bochornosas que han dejado un reguero de basura y desperfectos a su paso.

Jerez caería en un error si descuidara la identidad de la fiesta y atendiese solo a cubrir sus urgencias económicas, si creyéramos que la zambomba puede dar respuesta por sí sola a cuestiones económicas y no como una pieza más dentro de un plan de turismo permanente. Si no trabajamos en la calidad de nuestra fiesta, la zambomba está abocada a morir de éxito.

fotos: Cristobal Ortega
The following two tabs change content below.
Periodista, fotógrafo y diseñador gráfico. Ha escrito en Diario de Cádiz, Rock Estatal, y El Club de los Imposibles. Es director de La Réplica. Participa en Ganemos Jerez.

Últimas entradas de Alejandro López Menacho (ver todo)

Tags: , ,

    2 Réplicas

  1. Hosting

    La zambomba es la expresion mas genuina de la Navidad jerezana y se constituye en el principal argumento en el que se sustenta la convivencia y la participacion inherentes a estas fiestas, segun se viven en Jerez.

  2. Hosting

    Esta declaraciуn reconoce el valor turнstico y cultural de la zambomba como una de las principales seсas de identidad de Jerez y de toda Andalucнa.

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies