21 de junio del 2018
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



Seguro que a Zidane no le interesará mi propuesta, pero, sinceramente, creo que debería dar un paso adelante y presentarse a presidente del Gobierno, da igual bajo qué siglas. Si Zidane fuera presidente, los españoles viviríamos más felices. Ya no se trata de acudir al eslogan felizidane, ni de hacer juegos de palabras más o menos graciosos con su apellido. Se trata de la supervivencia del país. Si Zidane fuera presidente, el conflicto catalán estaría más que arreglado.

El 1-O hubiera aplaudido a los catalanes que votaban en el referéndum y tras escrutar los resultados los habría felicitado por su buen voto, recordándoles que el encuentro era amistoso y que, de momento, no estaba previsto un encuentro oficial. Si Zidane fuera presidente hubiera invitado a los Jordis al Bernabéu, y los Jordis hubieran, incluso, aplaudido los goles de Cristiano. Con Zidane, los españoles viviríamos integrados, cada uno en su demarcación, sin táctica ni estrategia de ningún tipo, pero con la convicción de que obtener una victoria es importante. No habría imposiciones, ni prisión para quien diera un mal pase. El compañerismo primaría y hasta Llarena se echaría unas risas con Junqueres hablando de lo cívico y bien organizado que estuvo el referéndum. Con Zidane, Felipe VI podría jugar de delantero centro y aprovechar su talla para meter algún gol de cabeza o para arrastrar a los contrarios y facilitar el gol de Piqué. Y zizou, con cierto aire de ausencia, aplaudiría a rabiar viendo abrazados a Felipe y a Gerard. Con Zidane de presidente Pablo Iglesias se sentiría lo suficientemente seguro y libre para jugar al primer toque y dar asistencias de gol. Los españoles nos quedaríamos perplejos viendo a Pedro Sánchez y Albiol atajar cualquier intento ofensivo del equipo rival. No pasarían ni el balón, ni el jugador. Zizou dejaría en el banquillo a Rivera, como revulsivo, pues tanta verticalidad puede alterar el equilibrio en el centro del campo.

Con Zidane los españoles seríamos españoles por convicción, no por imposición, y quien quisiera salirse del equipo debería someterlo a la consideración de los compañeros. Con Zinedine los recogepelotas se pelearían por ser seleccionados para ver los partidos y habría cola para ser utillero. Con Zidane el paro bajaría porque al ciudadano le entrarían ganas de hacer algo útil por su país. Con Zidane, los bancos no pagarían más impuestos, pero participarían más en la sociedad. Con Zidane o, probablemente, con alguien con sentido común, todavía podríamos hablar de democracia y de libertad. Lástima que no podamos contar con la felizidane.

The following two tabs change content below.
David Condis Almonacid. Escritor y letrado de la Seguridad Social. España no puede caer en una espiral autodestructiva. Replicar forma parte del proceso dialéctico que debe conducirnos a soluciones equitativas.

Últimas entradas de David Condis (ver todo)

Tags: , , , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies