16 de julio del 2019
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



Dentro de pocos días comenzará la Cumbre del Clima de París y los líderes mundiales se reunirán para, con toda probabilidad, no alcanzar un acuerdo suficiente para frenar el Calentamiento Global. Justo en este momento la dirección de Abengoa, la multinacional andaluza de energía renovables, acaba de presentar preconcurso de acreedores como primer paso para liquidar la empresa. Un claro ejemplo de cómo la clase dirigente, y los políticos a su servicio, enfrentan el Cambio Climático. Un Cambio Climático que se agrava por momentos, siendo la problemática socioambiental más importante que enfrenta la humanidad.

Nadie discute que Abengoa está en primera línea mundial en el desarrollo de nuevas tecnologías de energía renovables, especialmente de energía solar. Así lo constatan multitud de proyecto en los cinco continentes, principalmente en América. Un avance realizado gracias al trabajo de una plantilla de más de 27.000 personas en todo el mundo.

¿Cómo una empresa puntera a nivel internacional en algo tan necesario para mitigar el Cambio Climático como las energías renovables está al borde de la desaparición?

Son cuatro los factores que han llevado a Abengoa al borde del precipicio: 1) Una mala gestión económica por parte de su dirección, desplegando una política de expansión empresarial que no valoró adecuadamente los riesgos. (Una dirección  con sueldos millonarios y mano de hierro con una plantilla sometida a abusos y precariedad laboral); 2) La profunda crisis económica que sufrimos desde 2008 que ha mermado considerablemente las inversiones productivas por parte de los grandes capitalistas internacionales; 3) La caída del precio del petróleo que hace que las inversiones en energías renovables sean vistas ahora con menos garantías de beneficios a corto plazo; 4) El recorte gubernamental de las subvenciones a las energías renovables en el Estado español; subvenciones que la dirección de Abengoa había incluido a priori en su cuenta de resultados. Estos cuatro factores han conducido a la ‘multinacional del Sol’ a no poder hacer frente a una deuda bruta de, al menos, 9.000 millones de euros.

Abengoa en 2013 inaugurando el Soland Center. Otros tiempos.

Abengoa en 2013 inaugurando el Soland Center. Otros tiempos.

Frente a esta situación, el gobierno español del PP se ha apresurado a decir que no puede ayudar financieramente a Abengoa porque podría ser denunciado internacional, en la Unión Europea o en la Organización Mundial del Comercio (OMC), por ir contra la libre competencia al favorecer a una empresa privada sobre otras. Un argumento increíble cuando el mismo gobierno, y muchos otros, ayudaron directamente con miles de millones a bancos privados.

La banca, tanto dentro como, especialmente, fuera de las fronteras del Estado español, parece dispuesta a dejar caer al ‘gigante del Sol’ con pies de barro. Una multinacional líder tecnológica a escala global con sede en Sevilla es, sin duda, una anomalía. ¿Qué hace esta empresa en una tierra marginada política y económicamente, en al periferia de la periferia europea? Para el 1% que diseña la política económica europea, Abengoa no tocaba en Andalucía controlada desde Andalucía. En esta tierra andaluza sabemos muy bien lo que es la sequía crediticia y desde antes de la llegada de la crisis económica, pues fue unas de las herramientas para sumir a Andalucía en un subdesarrollo histórico, desde inicios del Siglo XX.

Ya deben estar multinacionales de la energía del centro europeo sobrevolando como buitres el cuerpo moribundo de Abengoa. Un cuerpo demasiado goloso para dejarlo morir sin más, sin apropiarse de su personal cualificado, de sus tecnologías, de sus proyectos… ya sea mediante un rescate mediado por la banca internacional o haciéndose con sus despojos tras el cierre. ¿Salvarán Merkel u Obama a Abengoa en un alarde de ‘ayuda’ colonial?

abengoa la replica

La crisis de Abengoa nos muestra, una vez más, la necesidad de articular una respuesta desde abajo para hacer frente al Cambio Climático y a nuestra dignidad laboral. No podemos depender de los caprichos de los de arriba, de las dinámicas de los mercados hambrientos de beneficios, y de los políticos que gobiernan fundamentalmente para unos pocos.

Necesitamos gobiernos que respondan a los intereses de la gente trabajadora y no del 1% más rico y que, por ejemplo, impulsen una banca pública capaz de apoyar a proyectos empresariales social y ambientalmente responsables (especialmente  a los cooperativos). Una banca pública que en casos como Abengoa pueda financiar al proyecto al tiempo que exige acabar con los abusos y la precariedad laboral, genera empleos de calidad, diversifica la economía y potencia la mitigación del Cambio Climático.

Pero sobre todo, tenemos que articular urgentemente la democratización y la descentralización de las energías renovables para, al tiempo que mitigamos el Cambio Climático, repartamos riqueza y aumentemos la autonomía, la resistencia y la resilencia de la gente trabajadora. Este control radicalmente democrático de las fuentes de energía renovable debería venir acompañado de una gestión genuinamente democrática de otros recursos naturales claves, como el agua, los hidrocarburos, el territorio y la biodiversidad. Unamos a todas las luchas sociales reivindicaciones ecologistas desde una perspectiva de clase.

The following two tabs change content below.
Avatar
Profesor de Ecología, delegado del S.A.T. en la Universidad de Sevilla y miembro del círculo Macarena y miembro del Colectivo Acción Anticapitalista.
Tags: , , , , , ,

    2 Réplicas

  1. javier arjona

    Abengoa… es la responsable del robo del agua en Cochabamba. «También la lluvia». La población se sublevó y recupero el agua. Abengoa taodavía intento estafar al estado boliviano exigiendo 25 millones de dólares..
    Abengoa enjuició al estado mexicano…porque lo pobladores dron vuelta a un protyecto de residuos pelgrosos en Zimapan..

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies