18 de septiembre del 2020
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



Se celebra estos días en la catoliquísima España un auto de fe con todos sus perejiles. El condenado –horrendum comunistium Toledus nomine- se ha cagado en Dios. Sí, con saña bolchevique y furia de miliciano anarquista. En Dios. Llevado al tribunal, el reo no abjura, persiste en el pecado. Es más, lo agrava: “Soy ateo y me cago en Dios todos los días”, ha manifestado, sumando al cargo de blasfemia el de apostasía. Se declara, además, relapso: ¡Todos los días! Ya con esto…

Algunos españoles de bien lucían pancartas con la leyenda: “Respetar la fe”. ¿Qué es respetar la fe? ¿Qué es cagarse en Dios? A mi corto entender y como modesto creyente, cagarse en Dios es, por ejemplo, prostituir Su mensaje en función de intereses e ideologías espurias, muchas veces en sintonía con el más escrupuloso cumplimiento de nuestro acervo católico más cañí.

Cagarse en Dios es, por ejemplo, permitir que centenares de personas se ahoguen en el mar sin prestarles auxilio, es esclavizar a inmigrantes y temporeros, hacinarlos en zahúrdas de cartón y plástico, negarles asistencia médica o acusarlos de robarte el trabajo. Cagarse en Dios es justificar la muerte de una mujer a manos de un canalla o blanquear que un pensionista rebusque en la basura o duerma sin calefacción. Cagarse en Dios es predicar la pobreza y vivir en un ático de lujo de 400 metros cuadrados.

Cagarse en Dios es quitarle una beca al hijo del parado o del mileurista, legislar pensiones de 400 euros y sueldos de 800 mientras tú cobras cerca de 8.000, pedir que un albañil se jubile a los 70 cuando tú te jubilas a los 50 con una pensión millonaria. Cagarse en Dios es silenciar la muerte de miles de niños al día. ¡De hambre! Cagarse en Dios es poner clavos en espacios públicos para que los mendigos no duerman en ellos, es recortar camas, quirófanos y médicos en hospitales y luego subvencionar cacerías y fiestas taurinas, es dar a los ricos la hucha donde los pobres guardaban su jubilación, es quitar las casas a familias trabajadoras, venderlas a fondos buitres y correr a besar la mano de un papa.

Cagarse en Dios es inocular odio ante un centro de menores extranjeros, es inventar y difundir mentiras contra los más débiles y azuzar el miedo y la ignorancia contra ellos, es quemar nuestro planeta y condenar a nuestra especie por dinero. Cagarse en Dios es exactamente desear al prójimo lo que no deseas para ti mismo. Cagarse en Dios de verdad es por desgracia algo muy cotidiano, muy normalizado y muy serio, por eso lo confundimos fácilmente con la gilipollez que ha dicho Willy Toledo. Y sí, cagarse en Dios de verdad debería ser delito.

Foto: Paco Fuentes. El País. Campamento migrante en Lepe.

The following two tabs change content below.
Avatar

Jose Antonio Illanes

José Antonio Illanes es escritor. Trabaja en la multinacional Red Bee Media como subtitulador para sordos y audiodescriptor para ciegos. Acumula multitud de premios en el campo de la narrativa: Gustavo Adolfo Bécquer, Alberto Lista, Malela Ramos, Ciudad de San Sebastián, De Buenafuente, Gabriel Miró, La Felguera, Tomás Fermín de Arteta... Es autor de "Historias de cualquier alma", "La trastienda de la memoria" y "El azor y la zura", premio de novela Malela Ramos. Es colaborador de la revista cultural Atalaya y ahora de La Réplica.
Avatar

Últimas entradas de Jose Antonio Illanes (ver todo)

Tags: , , , , , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies