11 de agosto del 2020
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica

Actualidad

Es curioso. Hace solo unos días publicaba la prensa que la provincia de Cádiz lideraba a nivel estatal la llegada de turistas. Se situaba como primer destino. Por encima de Madrid. Hemos recibido en estos meses de verano más de 65.000 visitantes. En torno a seis mil de otros países de Europa.

El anciano decrépito y multimillonario Juan Carlos de Borbón, el que fuera jefe de Estado sin haber sido votado por nadie jamás en su vida, el que tomó el testigo de las manos del propio dictador fascista Francisco Franco, el tipo que mató a su hermano de un balazo en la cabeza, el mismo que tuvo una amante alemana con la que iba a cazar elefantes y animales exóticos a África (en plena crisis económica en su país), se ha dado a la fuga y a día de hoy se desconoce su paradero. Nadie sabe donde está.

¿Y nuestra carta?

4 agosto 2020 Actualidad

Una berlina barroca tirada por ocho corceles negros abandona a buen paso el Palacio Real. Los caballos lucen penachos negros que bailan al trote impuesto por cocheros vestidos con libreas encarnadas de paño fino, pelucas empolvadas y recogidas en trenza, zapatitos de charol y calzas blancas. Una caravana de cortesanos donde abundan las cortesanas, mayormente rubias, sigue en silencio a la berlina real. Una nube de moscas molestas como revolucionarios acosa a la comitiva. Hace calor. Un rey de España se marcha al exilio, otro rey, otra vez, y nadie sabe a dónde.

Es la madrugada de un domingo de la última semana de julio. Son noches calurosas en Barcelona, sin embargo, la ciudad está desierta, vestida con el color oscuro de esta inusual y calmada anormalidad.

Hay en mi pueblo un brote de Covid-19. Muy virulento. Durante el confinamiento, la pandemia fue clemente con nosotros, pero hoy puede haber, según la prensa, unos treinta casos de Covid. En un pueblo pequeño como Montellano, treinta casos es una catástrofe en todos los sentidos.

Me ha sucedido a menudo esta cuarentena. Alguien hace retuit o le da un like a una publicación en el que un perfil extraño confiesa con pesar que su padre o su madre ha muerto en la residencia. Su catarsis es ese tweet, 280 caracteres de rabia y dolor. Hasta principios de mes, 19.000 de nuestro mayores habían fallecido en residencias a causa del Coronavirus.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies