21 de enero del 2020
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica

Portadas

Ser profesora o ser maestro es la profesión más cuestionada del mundo. Nunca escucharemos un «doctor no creo que deba operar así», pero al «no creo que deba enseñar así» estamos acostumbradísimas. Enseñar se ha convertido, por desgracia, en una lucha constante contra muchas de las familias y en un mar de burocracia inabarcable. Y en moneda de cambio y diana de los partidos políticos.

A la tercera fue la vencida. Podría haber sido mucho antes, pero ha sucedido hoy. Con una mayoría raquítica y auspiciado por la sombra de la ultraderecha y su fétido aliento, se formó el gobierno de coalición entre PSOE y Unidas Podemos, llamado a presidir este país durante cuatro años.

El pasado día 30 de diciembre, aprovechando la algarabía producida por zambombas y panderetas, sirviéndose del distraimiento y del jolgorio de nuestras entrañables fiestas navideñas, los enemigos de la indivisible España sellaron un pacto secreto para partirla, arrojar sus despojos a la anarquía y hundirla en la oscura sima del bolchevismo y la masonería, devolviéndola así al cantonalismo de los arévacos y de los vetones. ¡Pobre España!

Hace muy poco tiempo, en abril de este mismo año, el Errejonismo era una corriente influyente en una fuerza política con 42 parlamentarios. Hace tan solo cuatro años, su influencia era aún mayor, Podemos tenía 69 parlamentarios tras las elecciones generales.

Un barril de coñac

21 noviembre 2019 Opinión

Cada vez que llega el 20 de noviembre me acuerdo con nostalgia del tío Cipriano. De Franco también, pero con angustia y repulsa. También me acuerdo de los juramentos. No he vuelto a hacer ninguno desde el 20 de noviembre de 1975. ¿Por qué? Verán: Mi tío Cipriano abominaba de Franco, a pesar de haber hecho la guerra en su ejército — se jubiló como comandante de Ingenieros— , y de casi haber sobrevivido a la dictadura acumulando rencores y rumiando aversiones incurables contra el dictador. Nunca vi a una persona aborrecer tanto a otra.

Se confirmaron los pronósticos. La genial idea de Pedro Sánchez e Iván Redondo de repetir elecciones para hacer crecer los votos socialistas, triturar a Podemos y tener una excusa para pactar con la derecha acabó con 52 diputados de ultraderecha neofranquista en el Parlamento. No solo no hubo autocrítica por parte del presidente en funciones, sino que parecía encantado de la vida. Y es que, más que probablemente, esté satisfecho y prefiera el renacer del franquismo sociológico a gobernar con la izquierda. Están de enhorabuena.

Vota

9 noviembre 2019 Actualidad


El domingo estamos convocados a las urnas. Otra vez. Usted debería votar -es imprescindible para todos- no sin antes reconsiderar algunas evidencias, estamos en jornada de reflexión.

El pasado fin de semana fuimos testigos de un acto de españolismo mal entendido, otro de tantos, a los que nos tiene acostumbrados la derecha y más la ultraderecha, donde el patriotismo y la españolidad se confunden con una simbología de la que se creen dueños exclusivos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies