04 de agosto del 2020
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica

Reacciona

¿Y nuestra carta?

4 agosto 2020 Actualidad

Una berlina barroca tirada por ocho corceles negros abandona a buen paso el Palacio Real. Los caballos lucen penachos negros que bailan al trote impuesto por cocheros vestidos con libreas encarnadas de paño fino, pelucas empolvadas y recogidas en trenza, zapatitos de charol y calzas blancas. Una caravana de cortesanos donde abundan las cortesanas, mayormente rubias, sigue en silencio a la berlina real. Una nube de moscas molestas como revolucionarios acosa a la comitiva. Hace calor. Un rey de España se marcha al exilio, otro rey, otra vez, y nadie sabe a dónde.

Es la madrugada de un domingo de la última semana de julio. Son noches calurosas en Barcelona, sin embargo, la ciudad está desierta, vestida con el color oscuro de esta inusual y calmada anormalidad.

Partiendo de la base del antiespecismo, por el que todos los seres sintientes son iguales en trato y respeto porque son Vidas, humanas o no, es como mínimo curioso que las leyes que supuestamente amparan a los animales se convierten en inútiles por las excepciones a la propia ley principal escrita por los humanos, y en la ley natural. Como la sociedad tiene intereses, estos se reflejan en las excepciones.

Ayer bajé a pasear hasta La Boquería. En Las Ramblas se reconocía a los vecinos y se podía caminar a gusto, sintiendo el airecito y no el olor a protector solar y perfume barato, como sucede cualquier verano cuando la ciudad recibe turistas por encima de nuestras posibilidades.

Brecha digital cero

16 abril 2020 Debate

El 13 de abril en rueda de prensa el presidente francés Emmanuel Macron se lamentaba en voz alta de las consecuencias de la pandemia en la profundización de la brecha educativa en la infancia del país. 

EL PALETOVIRUS

21 marzo 2020 Actualidad

Discrepan los virólogos en cuanto al origen del Paletovirus. Algunos lo ubican en la antigua Celtiberia y otros se remontan a los tiempos de Caín, pero una amplia mayoría coincide en el tratamiento y en los síntomas: niveles de fanatismo disparados, destrucción de la vergüenza, anulación de la ética, morbidez del cerebro o aparición de paranoias, algunas gravísimas e irreversibles.

Los libros de Historia, la memoria colectiva, los medios de comunicación, la opinión pública y, en muchas ocasiones, las propias instituciones por poner algún ejemplo significativo, siguen ignorando la valiosa aportación que muchas mujeres realizaron a la sociedad, la mayoría de veces simplemente por el hecho de ser mujer.

Media España ve aumentada su dioptría cuando perpleja lee el eslogan de una campaña del ministerio de Igualdad. ‘Sola y borracha, quiero llegar a casa.’ ¿Apología al alcoholismo? ¿Alientan a las mujeres a beber en bares y discotecas? La misma España que entiende lo que quiere es la que en sus medios afines habla luego de cómo iba vestida la víctima tras ser violada, o que ‘es que las dos chicas viajaban solas’ cuando acabaron desnudas y sin vida en algún descampado.

El coronavirus COVID-19 se extiende, poco a poco, por cada vez más países y ciudades. Se trata de un patógeno que se contagia con facilidad. Probablemente, llegue a convertirse en una pandemia como ya está anunciando la Organización Mundial de la Salud (OMS). Afortunadamente, se trata de un patógeno poco virulento que ha provocado, por ahora, tasas de mortalidad menores al 2%; más baja que la del virus de la gripe con el que convivimos habitualmente.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies