21 de septiembre del 2019
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica

Resiste

Spagna 1986. Si avvicinava il mio quattordicesimo compleanno. Alcuni amici di mio padre mi vollero regalare un disco -un LP a quell’epoca- e mi chiesero quale preferivo. Se avessi dovuto scegliere solo qualche giorno prima, gli avrei chiesto senza dubbio In the army now degli Status Quo. Però per casualità -o forse no- quella stessa mattina avevo ascoltato in un famoso programma radiofonico di musica commerciale una canzone inconsueta, che parlava di cose di cui normalmente le canzoni che si ascoltavano alla radio non solevano trattare, meno che mai in quella emittente. Mentre quasi tutte si occupavano di argomenti come l’amore, la disillusione, l’estate, i tuoi occhi, la mia bocca, il tuo sorriso ed altre stupidaggini, la canzone in questione proclamava il bisogno di scappare dalla città, dal baccano della mondanità come modo per riuscire a incontrare sé stessi e raggiungere quella dimensione insondabile della vera libertà. Vi erano parole che in quel tempo non riuscivo a capire, però ebbero l’effetto di un’ affascinante martellata sul mio cervello di adolescente.

Tras una bocanada de aire fresco, se divisa en la pleamar una ola gigante que lleva siete años engendrándose con mansedumbre y pujanza. Cae con la fuerza de un rayo sobre una multitud anhelante de afectos. Irrumpen poemas de soledad y desacato, raigambre y furia, memoria y ternura, pura orfebrería rockera. Contemplamos la serena sapiencia de un poeta encadenao, apresado a unas guitarras rudas e insolentes; el lápiz vibrante al servicio de una aguardentosa voz que oprime nuestros más hondos latidos.

El conflicto es un hilo conductor en el cine ambientado en Los Balcanes, en aquellas películas de un territorio en el que conviven multitud de lenguas, etnias y comunidades y permanece marcado por las sucesivas guerras que ha sufrido a lo largo de todo el siglo XX. Estas diez películas pueden aportar al espectador una panorámica general, llena de matices, sobre una península fascinante en sí misma

La serie en general, desde una óptica global y gestáltica, es una maravilla que pasará a la historia de la cultura popular para siempre. Dentro de 25 años se seguirán haciendo spin off de la serie y los niños sabrán quiénes son Daenerys, Tyrion o Arya (hasta llevarán sus nombres). Lo queramos o no, está insertada en el inconsciente colectivo, como lo está Star Wars. Y eso es lo grande de esta serie. Pasará a la historia con todos sus fallos, elipsis y concesiones, pero sin duda lo hará. Hemos tenido la suerte de ser testigos de un fenómeno cultural de masas que ha conectado a millones de personas alrededor del globo, y que difícilmente se repetirá en un futuro cercano. Saboreemos esa sensación.

Conocí a Vasili Stolyarov en una calle peatonal del centro de Madrid mientras interpretaba al violín una pieza de Tchaikovski que me dejó hipnotizado; víctima de un hechizo que me erizó el vello y me lanzó hacia emociones que solo Stendhal sabría describir.

El síndrome de la clase alta

13 noviembre 2018 Actualidad

Eso, a lo que han llamado crisis, no siendo otra cosa que un conjunto de maquinaciones de los poderes económicos para lograr un progresivo hundimiento del denominado Estado del Bienestar,privatizar los servicios esenciales a cambio de pingues beneficios y reducir costes laborales.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies