16 de octubre del 2019
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



Durante siglos los avatares de la política han convertido la disciplina histórica en víctima propiciatoria de sus ambiciones, cuando no en rehén de sus dislates. Sin distinguir épocas ni latitudes, la Historia ha sido tradicionalmente manoseada por sujetos de distinto pelaje ideológico con el interés espurio de dar algo de solidez a idearios que a menudo carecen de basamento alguno.

En los últimos tiempos este fenómeno se ha hecho especialmente palpable en el solar patrio de la mano de ese engendro que, por partición, ha surgido de la casa madre popular, VOX. Conocido el victimario hagamos un somero repaso a los hitos históricos damnificados.

Uno de los grandes mitos asentados por la historiografía nacional-católica es la presentación de la II República como un régimen absolutamente corrupto y degradado por vicios miles, entregado a la voluntad de Moscú, sin posibilidad de reforma pero necesitado de una redención autoritaria. Figuras como Ricardo de la Cierva, quien llegaría a ser Ministro de Cultura con UCD, representan esa intelectualidad del Franquismo cuya sombra se alarga hoy en la producción de revisionistas como Pío Moa o César Vidal. A ellos se ha unido recientemente un estudio de Manuel Álvarez Tardío y Roberto Villa García, 1936. Fraude y violencia en las elecciones del Frente Popular (2017), cuyo título deja entrever un supuesto fraude electoral masivo perpetrado por las autoridades republicanas en pro de la victoria del Frente Popular en las elecciones de febrero de 1936. Una extensa y fundamentada crítica de la obra realizada por un especialista en este periodo de reconocida solvencia como Enrique Moradiellos no deja lugar a dudas cuando afirma que este estudio no ofrece material probatorio para impugnar el hecho cierto de que hubo unas elecciones básicamente limpias y un resultado claro en forma de victoria electoral del Frente Popular [1]. Más allá de debates historio-gráficos sobre los claroscuros de la II República, la triste realidad es que estos auténticos maestros en la tergiversación documental han fabricado un abono cuya efectividad estamos comprobando en estos días cuando, por ejemplo, ciertos cabildos municipales, revirtiendo la Ley de Memoria Histórica, han decidido reponer en el callejero el nombre de destacadas personalidades ligadas al golpe de Estado de julio de 1936 y al propio Franquismo [2].

La distorsión histórica no concluye en el siglo XX sino que se retrotrae a otros periodos de esplendor mal digerido como el que protagonizaron los Austrias mayores. La publicación de Imperiofobia (2016), un fenómeno editorial con más de veinte ediciones, ha hecho saltar las alarmas de diferentes especialistas que alertan de la extensión de discursos pseudohistóricos entre un público no especializado pero no por ello exento de opinión e influencia. La apuesta de Elvira Roca Barea por un neocolonialismo autocomplaciente y por la identificación de lo español con el catolicismo contrarreformista como armas de combate contra la Leyenda Negra ha tenido, sin embargo, una respuesta académica de altura en Imperiofilia (2019), recientemente publicada por José Luis Villacañas[3]. Ligado a este género de nostalgia imperial habsbúrgica está también Iván Vélez, director de la ultranacionalista fundación DENAES y candidato de VOX por la provincia de Cuenca, autor de un panegírico sobre Hernán Cortes al que eleva, armado de la espada y de la cruz, a los altares de la Hispanidad.

La orden de retirada de un busto de Abderramán III por un concejal de VOX en Cadrete (Zaragoza) [4] ha reavivado la polémica relación entre la ultraderecha y el pasado islámico de la Península Ibérica durante la Edad Media, interpretado como un paréntesis histórico extraño y sin implicaciones en la actualidad. Las constantes alusiones de este partido al espíritu de Covadonga [5] durante el pasado ciclo electoral o la propuesta de convertir el día de la Toma de Granada por los Reyes Católicos (2 de enero) en día de la Comunidad Autónoma de Andalucía demuestran un uso interesado de la Reconquista que no se veía desde el periodo Franquista, como asumen historiadores como Eduardo Manzano o Alejandro García Sanjuán, autor este último de una obra de referencia en el tema que nos ocupa, La conquista islámica de la Península Ibérica y la tergiversación del pasado (2013). Sin embargo, culpar a la ignorancia de estos posicionamientos sería caer en un grave error. VOX cuenta en sus filas con arabistas como José Ramírez del Río, diputado por Córdoba, o medievalistas como Rafael Sánchez Saus, ex rector de la Universidad San Pablo CEU, que no ha dudado en acusar al mundo académico de mitificar el pasado andalusí para contraponerlo al mundo cristiano occidental por intereses políticos [6].

Pharos es un sitio web gestionado por especialistas en la Antigüedad Clásica centrado en denunciar la apropiación del mundo grecolatino por parte de grupos de la ultraderecha. Aunque enfocado en EEUU y Canadá esta plataforma ha dedicado recientemente un artículo a VOX, partido al que acusa de invocar esta época como parte de su propaganda política[7]. Se exponen como ejemplos el vídeo electoral de la organización que, con innegables referencias a la película Gladiator, presenta a su líder, Santiago Abascal, como un trasunto de Máximo, el general traicionado por el emperador Cómodo, o la proliferación de productos promocionales que relacionan a personalidades de VOX con los espartanos de Leónidas, una de las piedras de toque preferidas de grupos de ultraderecha supremacista. Según esta plataforma, el actual campo de batalla de la historia, más amplio de lo que presupuso Lucien Febvre en la obra que humildemente da título a este artículo, tiene en la proliferación de páginas web de clara intencionalidad política y sin rigor histórico alguno otro importante frente de combate que los historiadores difícilmente pueden abarcar.

Que la Historia es un pastel demasiado apetitoso es algo que ya sabemos. Solo ciudadanos críticos, especialistas rigurosos y lectores exigentes pueden lograr apartar de un manotazo a golosos moscones del suculento manjar del pasado. 


[1] https://www.revistadelibros.com/articulo_imprimible.php?art=5379&t=articulos
[2] https://www.eldiario.es/andalucia/cordoba/PP-Cs-recuperacion-vinculados-franquismo_0_913409406.html
[3] https://www.zendalibros.com/la-leyenda-negra-como-excusa-el-populismo-imperial-de-roca-barea/
[4] https://www.lavanguardia.com/politica/20190619/462969369062/busto-abderraman-iii-zaragoza-retirado-cadrete-vox.html
[5] https://www.elmundo.es/espana/2019/04/12/5cb0b30921efa00e068b45e5.html
[6] https://sevilla.abc.es/sevilla/sevi-rafael-sanchez-saus-idealizado-al-andalus-pesar-humillacion-sufrieron-cristianos-201603071304_noticia.html
[7] http://pages.vassar.edu/pharos/political-party-using-antiquity-to-make-spain-great-again/

The following two tabs change content below.
Avatar

Sara Madrigal Castro

Licenciada en Historia (2006), profesora de Geografía e Historia en Enseñanza Secundaria.
Tags: , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies