17 de septiembre del 2019
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



Escarmientan a Rita Maestre por un delito contra los sentimientos religiosos. Han pedido públicamente hasta cárcel, y algunos, por lo bajinis, incluso flagelación y hoguera. Su delito: protestar en una capilla y quedarse en sujetador. Un delito gravísimo en esta moderna y próspera Alemania del sur donde pecar es delinquir, como en Irán o Arabia Saudita. Ahora piden su dimisión y luego querrán exiliarla, mandarla a purgar sus nefandos pecados como muy cerca a Babilonia, la madre de todas las rameras y de todas las abominaciones de la Tierra.

A algunos de mi generación, a pesar de haber crecido bajo una inexorable educación católica, apostólica y romana, el catolicismo cañí se nos ha quedado con los años –y con los desengaños- en un poso de fe cristiana bien entendida, sin postureos al uso, aspavientos frailescos ni persignaciones beatíficas, y vemos el cristianismo con un tinte de espiritualidad más que de religiosidad, lejos del tenebrismo medieval con que en España se contempla la fe desde algunos sectores de notoria influencia. Herejía, cabe suponer. ¡Condenación! Y sin caer en el comunismo cristiano de Cabet o Haggerty, en la Teoría de la Liberación de Torres Restrepo o en el Bergoglismo, y a tenor del circo montado por la Inquisición española en torno al Caso Maestre, cabe concluir que sí hay delitos graves contra los sentimientos y los fundamentos religiosos más primarios. Y pecados.

Es fariseísmo juzgar a una persona por quitarse una camiseta en una capilla mientras se niega amparo a quien huye de la guerra y se le vende a sus verdugos, es hipocresía callar ante el capitalismo salvaje, la destrucción del planeta, el hambre mundial y la opresión de los débiles, es infame vender armamento a socios del Daesh, arruinar a ancianos, excarcelar a mafiosos, terroristas y malhechores, expulsar a familias de sus casas, empobrecer la educación y la sanidad, recortar libertades, institucionalizar la corrupción y otras mil canalladas más silenciadas por unos fariseos que hoy, desde el Gran Sanedrín, la prensa oficial y las redes sociales, juzgan tan severamente a una mujer por un acto del que ya se disculpó. Eso sí es pecado. Señores cristianísimos, probos y trajeados de la cosa: Ya pueden darle al sepulcro todas las manos de cal del mundo que por dentro sigue tan lleno de gusanos como el primer día.

The following two tabs change content below.
Avatar

Jose Antonio Illanes

José Antonio Illanes es escritor. Trabaja en la multinacional Red Bee Media como subtitulador para sordos y audiodescriptor para ciegos. Acumula multitud de premios en el campo de la narrativa: Gustavo Adolfo Bécquer, Alberto Lista, Malela Ramos, Ciudad de San Sebastián, De Buenafuente, Gabriel Miró, La Felguera, Tomás Fermín de Arteta... Es autor de "Historias de cualquier alma", "La trastienda de la memoria" y "El azor y la zura", premio de novela Malela Ramos. Es colaborador de la revista cultural Atalaya y ahora de La Réplica.
Avatar

Últimas entradas de Jose Antonio Illanes (ver todo)

Tags: , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies