11 de agosto del 2020
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



En 1962 se celebró en Madrid la oposición para cubrir la cátedra de Lógica de la Universidad de Valencia. Competían dos candidatos: Manuel Garrido y Manuel Sacristán. El primero, sin perjuicio de su positiva trayectoria posterior, era un mero ayudante de cátedra afín al pietismo mercantil del “Opus Dei”; el segundo, el más brillante lógico del país, figura emergente, de ideología marxista.
Ni que decir tiene que ganó el primero, en uno de los episodios más vergonzantes de la vergonzante historia cultural de este país, una historia cultural que, siguiendo a Gregorio Morán y su brillante “El Cura y los Mandarines”, encontraría su más decadente metáfora en los concursos de “pedorretas” que organizaba Camilo José Cela (Camilo José “Pelas” en Venezuela).

Eran otros tiempos, dirán algunos. Sí, eran los tiempos de la oposición “silenciosa”, de las hordas académicas que se rebelaron con tal fuerza frente al franquismo que hasta el mismísimo Franco se vio obligado a salir corriendo, ataúd mediante, allá por noviembre de 1975. Eran, si tomamos la auténtica verdad, los tiempos de la cobardía, del silencio, los años de plomo de un régimen capaz en 1963 de asesinar y torturar a Enrique Ruano (estudiante antifranquista), con la complicidad de ABC, que aceptó el chantaje del “liberal” Fraga Iribarne e intentó informar de lo que habría sido, cosas de la vida, un simple suicidio. En él participaron y fueron, años después, condecorados por Barrionuevo, los siguientes policías: Francisco Luis Colino Herranz, Jesús Simón Sancristóbal y Celso Galván Abascal (a este último lo encubre todavía el gobierno del PP tras pedir la extradición la Jueza Servini).

Eran los años de la servil burguesía catalana, siempre tan deshonesta y fría, tan inhumana. La que propugnaba en “La Vanguardia”, allá por 1964, que, después de todo, el período 1939-1964 “No ha sido infecundo para la cultura y la lengua catalanas”. Si no ha sido tan infecundo querido Artur Mas, ¡qué narices nos estás vendiendo ahora!

El-Cura-y-Los-Mandarines

Eran los años donde se aplicaba aquella máxima de Goebbels: “Cuando oigo la palabra cultura saco el revólver”. Hoy, sin embargo, se supone que todo es cultura. Hasta la postura escogida para echar un polvo constituye un elemento cultural, el germen de un nuevo movimiento artístico. Una obra maestra.

Característica de los literatos del franquismo, de los que prosperaron en “La Bodeguilla” de Felipe González, fue su silencio, cuando no su desvergüenza. Hasta quienes crecieron en la cuna de Alianza Popular se dicen muy antifranquistas. Ya se sabe, el tiempo lo cura todo, el Alzheimer resulta un buen remedio cuando se quiere prosperar, aun cuando después te llamen cobarde, serás de los cobardes que lleva premio bajo el brazo.

 Con brillantez resume Gregorio Morán el “trepismo” en nuestra literatura:

Nuestra literatura, históricamente, tiene una singularidad que no conoce probablemente ninguna otra; por cada autor olvidado, despreciado o abandonado existe un enjambre de profesionales del birrete y el descaro que vive de ellos en la mayor de las tranquilidades intelectuales; con el mismo gracejo que si fuera una ONG ayudando a los africanos sin recursos (Max Aub es uno de ellos, uno de los olvidados).

¿Pero acaso importan algo estas consideraciones cuando te llamas Víctor García de la Concha y presides la RAE? Muy poco parece. Censuras el libro donde se te critica y aquí paz y después gloria; y el resto de literatos bien calladitos, no vaya a ser que Planeta se enfade y no publique vuestras novelas. Eso sí, todos muy de izquierdas, llenándose la boca de antipeperismo cuando no les oye nadie; es decir, en las presentaciones de sus novelas. La estética “progre”, ya se sabe que para prosperar hay que estar a buenas con el poder, “equidistante”, como en el escándalo de “La Central”, cuando este que escribe y algunos blogueros más denunciamos el doble discurso y el maltrato de los jóvenes que allí trabajan. Solo el valiente Javier López Menacho y alguno más, a regañadientes, se quejaron. Al resto no les interesaba enemistarse con la “gauche divine” barcelonesa, no vaya a ser que a la tal Marta Ramoneda le entrara un ataque de caciquismo y  no recomendara sus libros. Franquismo y postfranquismo; ayer el silencio del plomo, hoy el del egoísmo como virtud. Ayer comisarías oscuras, hoy cheques al portador.

En 1926, el fiscal del fascismo mussoliniano que condenó a Gramsci pronunció, impagable Gregorio Morán de nuevo, “una sentencia tan terrible como cargada de sentido”: “durante 20 años tenemos que impedir que funcione este cerebro” (no lo consiguieron, sus “Cuadernos desde la cárcel” son testimonio de ello). Hoy, en 2015, sería mucho más fácil: “hemos de impedir que entre en las instituciones de la cultura, arrinconarlo, abandonarlo a la suerte de “Twitter” y sus seguidores, convertirlo en una anécdota digital”. Y es que el amigo Gregorio hila con buen pulso cuando dice:

Las instituciones, si uno quiere acabar formando parte de ellas de una manera perenne, exigen una ambición sin límites, una carencia de escrúpulos absoluta y el arte de entretener mientras se conquista el objetivo. Algo que sólo se puede conseguir por la fuerza de las armas y, cuando no es así, por la de las letras. Pero si la cosa se pone “chunga” hemos de entablillarnos en el territorio inconmensurable de las apariencias, no queda más recurso, por temerario que parezca, que la seducción que genera la arrogancia. 

Escucho una voz grave de fondo. La imagen de un trasunto de Vito Corleone se acerca a nosotros: “No os lo toméis a mal replicantes, son los negocios. No es nada personal. Parecéis buena gente, no os metáis en líos, os haré una oferta que no podréis rechazar”…

 

 

*El dibujo de portada es de Arkaitz

The following two tabs change content below.
Avatar
David Condis Almonacid. Escritor y letrado de la Seguridad Social. España no puede caer en una espiral autodestructiva. Replicar forma parte del proceso dialéctico que debe conducirnos a soluciones equitativas.
Avatar

Últimas entradas de David Condis (ver todo)

Tags: , , , , , , , , , , , , ,

    Una Réplica

  1. Pingback: EL TREPISMO EN LA “CULTURA” | EL MUNDO PARA MIS YOS

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies