26 de octubre del 2020
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



A finales del siglo pasado el escritor uruguayo Daniel Mella escribió y publicó tres novelas que sacudieron el panorama literario sudamericano, pusieron al autor en primera línea mediática y le etiquetó como gran promesa. Se trataban de tres novelas breves, muy diversas y sin embargo interconectadas. Pogo (1997), Derretimiento (1999) y Noviembre (2000).

El dominio del lenguaje y la osadía de tratar temas controvertidos, con una visión oscura de la condición humana y con el sufrimiento como eje central de su obra fueron muy pronto destacados por crítica y público, más teniendo en cuenta la edad que por entonces tenía el autor. A España llegó de mano de Lengua de Trapo. Sin embargo, pese a todo el boom mediático, Daniel Mella aparcó la escritura y ha pasado más de una década sin apenas actividad literaria pública. Eso no ha influido para que su obra siguiera viva y llegando a más lectores. Parecía que podía ser un nuevo Juan Rulfo, pero finalmente volvió a la escena.

Su regreso, con los cuentos de Lava y la novela Hermano mayor lo han reubicado como autor de referencia en su país. Algo tendrá su prosa cuando resiste el paso del tiempo y es capaz de elegir sus propios momentos al margen de la industria. En España, su obra es publicada por Comba Editorial, que después de editar sus últimos libros ha rescatado sus primeros trabajos en un tomo unitario: Trilogía del dolor.

La primera de las historias de Daniel Mella, Pogo, sorprende por su narrativa libre, su creciente decadencia y el contexto en el que el autor sitúa la acción, ese tiempo de madurez para cualquier persona, que aquí se convierte en un vía crucis de exculpación. Se asocia a Pogo con Historias del Kronen de Jose Ángel Mañas y a la obra de Ray Loriga, y a decir verdad, uno puede establecer ciertos paralelismos más generacionales que de estilo. Las drogas, las pistas de baile, los accidentes, las relaciones tormentosas o la rotura del vínculo familiar.

En Derretimiento el autor dobla la apuesta y crea una novela pesadilla de gran impacto emocional, una historia de horror en el que un protagonista, antiguamente impedido para realizar actividades físicas, paga con el mundo todo el dolor que arrastra en su interior debido a la crueldad con la que su propia familia lo trató. Tiene un par de elipsis que marcan el descenso al infierno de su protagonista, necesarias para construir la decadencia moral y física del personaje. Aquí apreciamos cierta evolución en la narrativa de Daniel Mella, más rodada y depurada. Sin duda, de los tres, es el libro más redondo.

En Noviembre, el leitmotiv del texto es la desaparición de una niña, que marca el pulso del relato y sirve como detonante del recuento del personaje principal de sus propias frustraciones. Recuerda, a su manera, a El Tercer Reich, de Bolaño. En las tres nouvelles aquí incluidas, un personaje carga con una culpa imposible de eludir, y acaba derruyéndose. En las tres viajamos al lado más oscuro del ser humano. Las tres aterran, pero extrañamente, contienen belleza en su expresión. Tiene esa capacidad Daniel Mella, la de envolverte y llevarte a los sitios más oscuros. Esta Trilogía del dolor es una buena muestra del poder de la literatura.

The following two tabs change content below.
Javier López Menacho
Escritor. Comunicación digital. Sus cinco libros: Yo, precario, Hijos del Sur, SOS, 25 casos para superar una crisis de reputación digital, El profeta y Yo, charnego. Ha sido traducido al griego y al alemán. En 2014, cofundó La Réplica, periodismo incómodo.
Tags:

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies