22 de septiembre del 2019
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



La democracia nos está saliendo respondona. Y si no que se lo pregunten a los responsables de los últimos referéndum, se llame Brexit o sea el organizado por la paz en Colombia, que suponía prácticamente confirmar el acuerdo entre el Gobierno y la guerrilla. Ambos parecían ganados por goleada y, al final, en un vuelco de los acontecimientos ganó la opción inesperada.Ahora en Italia, el Primer Ministro Renzi tiene previsto otro referéndum para cambiar un artículo de la Constitución que, a su juicio, no favorece la gobernabilidad de la nación, y teme por un resultado negativo que acabe con su carrera política. Las élites políticas desconfían de las consultas a las bases, como la Gestora del PSOE, que no quiere ni oír una consulta a la militancia sobre algo tan importante como dar el “no” o la “abstención” a Rajoy para formar Gobierno.

paz_referendum_colombia
La élites creen que la gente no está preparada para decidir sobre temas tan importantes y complejos como los que se debaten en el Gobierno de una nación. Eso de «una persona un voto» es un tema muy bonito que no sirve para el normal desarrollo de una sociedad cada día más compleja. La democracia ha sido la mejor opción cuando a las élites les ha venido bien, pero cuando las cosas no les han salido bien es una opción discutible, descartable. Ya han aparecido voces críticas que ponen en cuestión la esencia de la democracia y hay quien incluso aboga —eso sí, con la boca pequeña— por ir hacia un tipo de democracia donde los “preparados”, las “elites” y los que “saben” sean los que decidan sobre cómo gobernar a las «masas» (como peyorativamente se refieren al pueblo llano). Conste que esta argumentación la he escuchado con relativa frecuencia en labios de políticos, de gente “culta” —al menos así se consideran ellos— e incluso de amigos míos que leen la prensa y opinan de todo lo que se les presenta con una contundencia virulenta. Y eso que son temas complejos; pero ellos ofrecen soluciones contundentes al momento despreciando alternativas que podrían ser válidas.

A muchos nos sorprendió que el Partido Popular ganara las elecciones, incluso superando los resultados en la segunda convocatoria, tras todo lo que había llovido en estos cuatro años de Gobierno donde sus políticas restrictivas han creado un caldo de cultivo que invitaba a todo menos a votarles. Además, los niveles de corrupción que aparecían un día sí y otro también en el seno del partido, que tenía envueltos a gran parte de sus dirigentes. En cambio, en las comunidades más castigadas por la corrupción de los dirigentes populares crecía el apoyo a Rajoy. Desconcertante. La decepción nos  invadió en un momento con tanta rabia que entonces comprendimos esa frase de Caballero Bonald “si fuera más joven me iría de España”.

javier_fernandez_golpe_de_estado

Pero… esto es también democracia. Aunque nos pese. La democracia también actúa en los bajos fondos de los hombres y alumbra situaciones poco queridas. Es un reflejo a veces de la miseria humana que se hace presente en lo que creíamos más sano de la convivencia. En ocasiones podemos caer en la tentación de discutir eso de “una persona es un voto”, sin embargo, era una de las grandes conquistas de un sistema que, como todo lo humano, no es perfecto  y a veces puede resultarnos hasta frustrante.

En estos momentos a muchos de nosotros la democracia no está resultando respondona, y no parece moverse por los mejores parámetros éticos, y ni por los resultados más convenientes para la sociedad; pero, con todo, es un sistema que debemos respetar porque es lo menos malo que tenemos. Quienes nos sentimos decepcionados con los últimos síntomas de un sistema político que a veces nos resulta agotado, debemos seguir trabajando por mejorarlo, aunque nunca perdamos de vista que, a pesar de todo lo que hagamos, siempre será imperfecto como todo lo que sale del ser humano. Lo peor de todo es claudicar y acabar como algunos diciendo “yo no voto más; no estoy dispuesto a participar”.

rajoy_democracia

La democracia es un sistema que nos costó mucho conseguir y que, con todas sus taras encima, nos ha permitido vivir con cierta estabilidad durante algunas décadas. Debemos perfeccionarla continuamente para que cumpla con creces con la ilusión que muchas generaciones anteriores trabajaron y sufrieron por hacerla realidad. Es una herencia muy costosa para que se dilapide con frivolidad o por la decepción de muchos ánimos pesimistas. ¡Ah! Y que conste que yo no soy partidario de aquello que suele decirse de que “el pueblo es muy sabio y que todo lo que dice o decide es perfecto”. No, el pueblo en su conjunto se equivoca a veces y se manifiesta incorrectamente sobre temas que pueden resultar importantes para su convivencia, porque los seres humanos, tanto a nivel  individual como colectivamente, nos equivocamos. Pero, a pesar de todo, la democracia ha de imperar para bien o para mal, nos dé la razón o nos la quite, sobre todo mientras no se invente otra forma de convivencia mejor.

The following two tabs change content below.
Avatar

Emilio López Pizarro

Jubilado. Fue periodista durante una breve temporada y funcionario público casi toda la vida. Hombre de bien. Es progenitor de los creadores de La Réplica.
Tags: , , , , , , , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies