16 de julio del 2019
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



Max Weber conceptualizó Desencantamiento como el paso de una sociedad basada en las creencias y en lo místico a una sociedad moderna, burocrática y secular donde lo racional se impone frente a poderes ocultos e imprevisibles. 

En estos días que tanto gusta utilizar conceptos abstractos de Ciencia Política con el objeto de describir situaciones complejas en 140 caracteres para conseguir un titular impactante, llamativo, ingenioso y casi siempre peyorativo, véase el uso y abuso de términos como “Populismo”, “Nación”…o la última perla soltada “Pablismo-Leninismo” por un “intelectual socialista”.

Intentaré utilizar y “estirar como un chicle[1]” un par de conceptos con la intención de contribuir a esta espiral de simplificación, postureo y cuñadísimo instalado en el debate político actual.

Para ser suaves, podríamos explicar esta situación diciendo que la sociedad esta cambiando y pasa por un bache, que la política no atraviesa su mejor momento, que los partidos no acaban de despertar y que sus lideres están desorientados, pero ¿para  que ser suaves?, estamos hasta los huevos.

La vulgarización y banalizacion que hace la derecha española de la actualidad económica, política y social es más o menos normal, ellos van a lo suyo, lo que me irrita y molesta es la actitud de las izquierdas, cayendo en el juego de la derecha, el de convertir la política en algo detestable con el objetivo de mantener a la ciudadanía desilusionada y asqueada, y por tanto alejada de tan bochornosos espectáculos.

Mientras unos miran a los cielos para hacerse hegemónicos, los otros en  la trinchera no se atreven a soñar. “Confunden los deseos con la realidad”, el infantilismo[2]de la izquierda en palabras de José Múgica. El resultado es por todos conocido, otro gobierno popular y por tanto, desempleo o precariedad, factura de la luz o llenar la nevera.

Otro alemán, Robert Michels lanzó la teoría de la Ley de Hierro de la Oligarquía para describir la mutación que sufre una organización abierta, democrática y pluralista  a una autocrática y oligárquica, sostenida por elementos burocráticos, de eficiencia y presidencialistas.

Véase estos elementos como aparato, sillones y líder. 

Los casos reciente del Comité Federal del PSOE de octubre del pasado año o el Vistalegre II reciente son buena muestra de lo anterior.

Si por parte morada y desde sus propias filas se denunciaba falta de democracia interna, purgas y a ciertas “camarillas” que parasitan al jefe con tal de acaparar el poder total de la organización, en la otra parte, en la familia de color rojo (todavía), el octubre revolucionario se cerró con un “pronunciamiento”, el sonado numerito de la autodenominada “única autoridad”, las puñaladas de algunas baronías y la consecuente defenestración de un Secretario General elegido por los militantes.

Podríamos justificar estos episodios y decir que la izquierda esta en crisis, pero en realidad atraviesa varias crisis, de planteamientos, de credibilidad, de movilización…aunque todas están conectadas, y la estructura y el funcionamiento son claves.

Que existe un PSOE endogámico no es nuevo como ellos mismo aseveran en su ponencia y que el mismo Ignacio Urquizu[3] asiente diciendo que a éste le falta talento y mérito en lo personal e ideas en general, la tensión en PODEMOS entre la visión de una aristocracia universitaria y la realidad vista desde el sector precario o de cuello azul también produce fricciones[4], la cuestión es ¿se parece la clase dirigente de la izquierda a los ciudadano de este país? Yo diría que no, ¿Qué piensa usted?

No conozco el funcionamiento interno de los círculos, pero las incontables denuncias de obligatoriamente obedecer a “toque de corneta” me hacen pensar que el rumbo marcado por el “gran timonel[5]” y de sus grumetes admite pocas críticas. Por el contrario, el tejemaneje interno de las Casas del Pueblo[6] si lo conozco, y el principio fundacional de estas ha sido laminado, ahora sirven como lugares donde se ha de aclamar al señoríto provincial, ese es su principal cometido, ya se sabe, si te mueves no sales en la foto.

Por tanto estamos ante una democracia interna sobre el papel, con “militantes como dios[7] manda” y sin la más mínima autocrítica, de lo contrario, se busca la división, la destrucción del proyecto, el enfrentamiento o el poder…esta situación hace que la gente común se aleje de los partidos, ya sean nuevos o centenarios, pero, ¿a estos que les importa?, si una vez institucionalizados pueden sobrevivir sin militantes perfectamente. La organización se ha convertido en un fin en si mismo y no un instrumento para conseguir una mejor sociedad.

 Podríamos definir entonces esta situación secular como Desencantamiento 2.0, es decir, siempre lo mismo. La inagotable capacidad de la izquierda para desilusionar.

¿Conseguirán la famosa pretensión del caudillo? ¡Hagan como yo y no se metan en política¡.

Desde aquí, mi apoyo la lucha de los compañeros ESTIBADORES.

 

 

 

 

[1] En palabras de Giovanni Sartori.
[2] Iberoamerica Central Noticias, 29/01/2016.
[3] Eldiario.es 4/02/2017
[4] Lamarea.com 20/12/2016-21/12/2014
[5] Autobiografía de Federico Sánchez, Jorge Semprún.
[6] Quiero decir las Agrupaciones Locales o Provinciales.
[7] Autobiografía de Federico Sánchez, Jorge Semprún.
La ilustración es de Gallardo.

The following two tabs change content below.
Avatar

Antonio Jose Pecellín

Graduado en Ciencias Politicas y Máster en Intervención Social
Avatar

Últimas entradas de Antonio Jose Pecellín (ver todo)

Tags: , , , , , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies