03 de agosto del 2020
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



La Covid-19, este virus desconocido y malvado, va mutando como lo hacen todos los virus. Este no ha tratado a todos por igual, es selectivo, así que podemos decir que ha mutado a liberal.

Cuando se declaró la pandemia esta se cebó especialmente con nuestros mayores, con esos mayores que, con sus esfuerzos y sus luchas nos llevaron a la sociedad del bienestar y llenaron la hucha de las pensiones con la plusvalía de su trabajo. Ahora que les tocaba tener un retiro descansado y digno en residencias publicas con buenos servicios, fueron trasladados a geriátricos concertados, donde lo que prima es el negocio por encima de las personas. Allí fueron abandonados en sus camas, agonizantes, esperando que murieran en la más profunda soledad, con el único acompañamiento de algunos profesionales que no daban abasto ante tanto despropósito.

Se nos ha caído un tópico manido, el de que tenemos la mejor sanidad del mundo. Hemos visto y comprobado como la pandemia ha descosido el sistema sanitario dejándonos sin camas, sin UCIS y sin profesionales de la sanidad, pues estos quedaron a merced del virus pagando, muchos con sus vidas, el despropósito y la proeza de combatirlo. Sin las protecciones adecuadas se daba una lucha desigual e injusta.

foto: Cade Martin

La ciudadanía les agradecía su esfuerzo con unos aplausos a las veinte horas, pero luego no se manifestaba para que tuvieran los recursos y el personal suficiente. El premio que les otorgó las autoridades fue espantoso; muchos de ellos no fueron renovados laboralmente y otros obtuvieron un premio en forma de precariedad laboral, siguiendo en el trabajo como si nada hubiera pasado.

Este desastre de nuestra sanidad llega de la mano del Partido Popular en su expresión mas liberal; privatizaron todo lo público con la complicidad del PSOE, que tras muchos años de Gobierno no ha tenido la determinación suficiente para derogar estas políticas neoliberales de las que se debería avergonzar, entre otras cosas por llevar entre sus siglas la “S” de socialista y la “O” obrero, siglas que Felipe González se encargó de dilapidar.

La Covid ha venido a maltratar a los pobres, que han tenido que hacer confinamientos en minúsculas viviendas sin poder desplazarse a otras zonas pues no tenían otra posibilidad habitacional, ni siquiera medios para escaparse de vacaciones. Como la carga que soportan parecía aún ligera, les hemos añadido unos pocos de euros mas en la cesta de la compra, obligando a comprar mascarillas para salir a la calle.

El virus también se ha cebado con los niños más desfavorecidos, esas personitas pobres que en el mes de marzo se vieron privadas de ir a la escuela y que perdieron el plato de alimento diario que recibían en el comedor escolar, ese que al PP se le ocurrió cambiar por pizzas y comida rápida precocinada. Estos niños y niñas no podían asistir a las clases ni tenerlas a través de Internet pues tampoco disponían de los medios oportunos. Mientras se abrían los bares y allí sí se podía, según nuestros políticos, interactuar unas personas con otras. Los niños han ido perdiendo conocimiento de las materias y capacidades; así nos quedará una siguiente generación de peones lista para poder precarizar y explotar sin que oponga resistencia.

Las criticas se reparten a partes iguales entre el Gobierno de la nación y el de las comunidades. Antes, las segundas criticaban a la primera y ahora a la inversa, pero las dos partes tienen un punto en común: actúan de “asustaviejas”, pues están amenazando permanentemente con sancionar y multar.

Uno se pregunta qué se está haciendo con los recursos obtenidos a través de las sanciones. ¿Los están utilizando en la lucha contra la pandemia o, por el contrario, los están destinado a pagar deudas?

Estas y algunas razones más son las que me hacen pensar que la Covid-19 ha mutado hacia un estado liberal, pues una vez más (y van…) se incrementaran las desigualdades. La crisis la pagaran los pobres y los débiles mientras que otros más listos verán incrementado su patrimonio tras haber invertido en farmacéuticas, material sanitario y en la vacuna que todos deseamos. Les reportará nuevos dividendos. Lo peor es que estos magnates dormirán tranquilos pensando que lo están haciendo muy, pero que muy bien.

The following two tabs change content below.
Avatar

Manolo Fernández

Activista contrapoder. Fue concejal de Ganemos Jerez
Avatar

Últimas entradas de Manolo Fernández (ver todo)

Tags: , , , , , , , , , , , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies