28 de octubre del 2020
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



Abres un enlace en la red y lees este titular:

“Un hombre se suicida tirándose de un balcón y deja a su familia huérfana”

A partir de esta noticia surgen los siguientes comentarios de los lectores:

-”Todo esfuerzo es poco, nadie se pone en la piel de los héroes”.

-”Si señor, sufriendo por un bien”.

-”Su esposa e hijos cobraron el seguro. Que gran hombre, lo hizo todo por su familia”.

-”Ya no se hacen sacrificios como el de este hombre”.

-”Lo dio todo y eso merece nuestro respeto”.

-”Mas gente así hace falta”.

-”Ojalá fuéramos todos un poco como él”.

Seguro que tu primera reacción, al leer eso, sería que nadie en su sano juicio emitiría este tipo de opiniones sobre un hecho tan trágico. En cambio, si una persona ocupa por completo su vida en un trabajo, deja a su familia de lado, a sus amigos, aficiones, ¡resulta que es digno de admirar!

“¡Qué gran sacrificio! Si todos fueran como él… “. Pues lo siento, pero si todos fueran como él, el mundo sería un enorme matadero donde solo serviríamos, como un cerdo en una granja, para el único propósito de dar de comer a su dueño.

Es curioso, tenemos como ídolos empresariales a personas que han tenido que tomar decisiones tan complicadas como:

– La familia VS desarrollo profesional.

– Amigos VS trabajo bien remunerado.

– Aprender a tocar un instrumento VS adelantar trabajos por la noche para sumar puntos con el jefe.

– Conocer mundo VS trabajar duro en vacaciones.

Complicadas elecciones, ¿verdad?

Hay que ser rematadamente imbécil para elegir la segunda opción ademas de un poco masoquista.

El problema es, que al que elige la segunda opción, encima le tocamos las palmas, le animamos a tirarse al pozo, que además, muy probablemente, no tenga agua. Pero es que encima le contamos ese ejemplo a los jóvenes, no vaya a ser que ese verano quieran irse a conocer Italia en tren, en lugar de trabajar de repartidor de UBER Eats para ayudar a pagarse el MBA de 18.000 € y poder luchar contra los ricos de cuna.

foto: Hunter Race

¿Quien se inventó que hay que sufrir para ser el mejor currante?, ¿quien ha decidido que el que se queda el último en la oficina es el ejemplo a seguir?

Aquel que cuando llega su jubilación quiere seguir trabajando puede ser respetable, pero, ¿puede ser un referente?

Estamos adiestrando para que sean productivos, y se nos olvida educar para que sean felices.

Queremos convencer ademas de que ser rentable te puede hacer feliz.

La satisfacción llega cuando haces lo que te gusta, si no te agrada, mentalízate para que acabe gustándote, esa es la solución. Y si toda tu vida has realizado algo que no has podido saborear, no te preocupes, seguiremos alegrándonos de que hayas dejado un mundo “mejor” a los tuyos. Y si no hay descendencia por que has perdido tu vida, no te preocupes, en el olvido tampoco le haces daño a nadie.

Después de siglos de progreso la vida debería de haberse vuelto calmada y saludable, o así lo imaginaban nuestros abuelos, y nuestros padres. Pero no, la vida se vuelve mas rápida y nuestras ansias son mayores, aunque curiosamente seguimos imaginando que nuestros hijos, ayudados por la tecnología, vivirán de forma relajada mientras nosotros construimos un mundo hipercompetitivo que engulle u olvida a los que no se suben a la cresta de la ola por “cobardes”.

Hemos dejado de buscar el equilibrio para buscar una excelencia que luego deberemos de duplicar y  elevar a la potencia, para poder mantener, no el crecimiento, sino la aceleración del crecimiento.

La productividad es un término puramente económico, y como tal no debe anteponerse a los sentimientos.

foto: Joshua Ness

Hay que pensar en el futuro para dejar un mundo mejor a la humanidad, por que de eso se trata, de ser sostenible. Sostenible no es crear un referente ególatra y ambicioso, eso es contaminación, y al igual que la contaminación ambiental, también es difícil de eliminar y su vida es mas larga que la de una pila en un lago.

-Trabaja DURO en silencio y deja que tu éxito haga todo el ruido.

-Los líderes se hacen, no nacen. Están hechos por DURO ESFUERZO, es el PRECIO QUE TODOS DEBEMOS PAGAR para alcanzar cualquier meta que valga la pena.

-Un poco mas de PERSISTENCIA, un poco mas de ESFUERZO, y lo que parecía irremediablemente un FRACASO puede convertirse en un éxito glorioso.

-Nuestra recompensa se encuentra en el ESFUERZO y no en el resultado. Un ESFUERZO TOTAL es una victoria completa.

-Lo IMPOSIBLE es el fantasma de los TÍMIDOS y el refugio de los COBARDES.

¿Saludables y motivadoras frases?, ¿para que produzcas un 23% mas antes de acabar desfalleciendo? Lo importante es que tu entrega supere a lo que puedes dar, que fabriques máquinas que hagan el trabajo de hijos que no lleguen a la excelencia.

Que entre todos fabriquemos un Arca que surque las ruinas del nuevo apocalipsis.

Y, al igual que la de Noé, muy pocos tendrán el privilegio de estar en esta nueva Arca.

Por cierto, tú, y siento el spoiler, NO VAS A ESTAR EN ELLA.

The following two tabs change content below.
Andys Batty

Andys Batty

Dirección de equipos multidisciplinares. Estudiante Economía UDIMA. Dirección y Administración de Empresas UNED. Programa superior Dirección de empresas UB. Interesado por el funcionamiento de la actual economía y empresa. En continúa formación teniendo cómo objetivo humanizar las actuales relaciones empresariales.
Andys Batty

Últimas entradas de Andys Batty (ver todo)

Tags: , , , , , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies