29 de octubre del 2020
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



Os voy a confesar una cosa, durante muchos años me he burlado, en el más infame de los sentidos de la palabra «burlar», de Jarabe de Palo. Por alguna razón muy imbécil pensaba que su música era simple, comercial y hueca. Al parecer mi «yo pasado» prefería canciones complejas, ruidosas, densas, una pose de canalla e intelectualidad en el mensaje. No sabía que el tiempo me demostraría que esa simpleza en realidad era sencillez, que lo comercial no está reñido con la calidad y que el único bobo era yo.

La superioridad moral en mi criterio musical ha sido un lastre que he cargado conmigo durante demasiados años, producto de leer más de la cuenta las revistas musicales y sus resabiados clichés sobre lo que es o no alta cultura. Hoy, sacudidos mis complejos (porque eso son, al fin y al cabo) disfruto de cualquier música que me evoque algo sin pedir el carnet a su autor ni despreciar ningún género.

Con Jarabe de Palo me he reconciliado al ser espectador de la encomiable lucha de Pau Donés contra el cáncer. Cada vez que ha aparecido en público se le notaba agarrándose a la vida como si el mañana no existiera, y es que, efectivamente, este martes, 9 de junio del 2020, su mañana dejó de existir.

Ha pretendido irse de este mundo normalizando la lucha contra la enfermedad (aunque sabía que esta era letal) y pasando más tiempo con su hija. En el tramo final de su vida, y tras un paréntesis familiar, decidió volver a lo mejor que sabía hacer: componer y tocar canciones.

Su último disco sigue los patrones de Jarabe de Palo, frases cortas y con pegada (un legado de su paso por el mundo de la publicidad) encajadas en ritmos alegres y latinos con su toque de fusión. La novedad de Tragas o Escupes reside en las letras: cada canción supone un canto amargo a la vida, el último aliento y las últimas palabras de un autor que sabe que la música va a llegar a su fin. Parece estar pensando eso mientras lo vemos cantar, demacrado, en el videoclip de Eso que tu me das, pieza grabada en la azotea de su casa. Apenas podía permanecer de pie, pero se marca unos tímidos pasos de baile. Es una canción sencilla, rítmica, cubana, bonita y que transmite un mensaje conmovedor, el de la gratitud con los que le rodean. Donés entendió muy bien esos atajos musicales hacia el corazón. Yo nunca los entendí. Hasta ahora, que me parecen preciosos.

The following two tabs change content below.
Alejandro López Menacho
Periodista. Codirector de La Replica. Autor del libro '101 películas españolas para entender nuestro presente' en la editorial Héroes de Papel. "Los viejos sueños eran buenos sueños. No se cumplieron, pero me alegro de haberlos tenido".
Alejandro López Menacho

Últimas entradas de Alejandro López Menacho (ver todo)

Tags: , , , , , , ,

    Una Réplica

  1. Agustina Pérez Gomez

    Bonito obituario y actitud aun más bonita del autor:humildad y reconocimiento de que los clichés que nos hacemos en la vida nos impide ver «más alla del bosque».

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies