05 de julio del 2020
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



Las palabras construyen la percepción. Condicionan nuestra visión del mundo. Fabrican la realidad que nos circunda. Desde las palabras fluye la energía que ilusiona o la oscuridad que anula la acción, que somete al deseo de “ser”.

Primero se vacían las palabras. Luego se vacían los sistemas. Más tarde se vacían los Estados.

Hemos conocido que el Tribunal de Cuentas de la UE señala que España y Francia, son los únicos países que no denunciaron ninguna irregularidad en materia de contratación pública a la OLAF entre 2007 y 2013. Tal vez esto forme parte del vaciamiento de significados. Unos entienden una cosa y otros, otra. En esos años, se produjeron los descubrimientos de sonados casos de corrupción. España se estaba vaciando.

Simplemente basta con transformar sutilmente los valores de que son portadores los significados. En poco tiempo las personas bajan los brazos de la credibilidad. A continuación, se trata solamente de inocular el sentimiento de impotencia. Junto a esa actitud, los vaciadores, pueden actuar sin riesgos. Crear un sentimiento general de impotencia, de indefensión.

El repertorio de declaraciones exculpatorias ponen a prueba las bases mismas de los principios de convivencia. El principio de Responsabilidad es un caso. En la España actual nadie asume la suya. Solo basta con vaciar de contenido a las palabras. Honestidad, por ejemplo. Honor, tal vez. Patria, quizá. España, como concepto instrumental. Sindicalismo, hubiese podido ser.

corrupcion-bienvenido

Imagen de Kaos en la Red

Los indignados, lo fueron, como reacción a un estado de cosas. El coro mediático tradicional iba camino de ser totalmente controlado. Se les escaparon los medios basados en la Red. Aún está por verse su viabilidad en este contexto de restricciones.

Cuando un juez como Joaquim Bosch Grau, portavoz de Jueces para la Democracia, se aventura a escribir un tuit, en su cuenta personal, como este: “El Gobierno impone cerrar en 18 meses los casos de corrupción. Veremos absoluciones y archivos. Nunca se legisló tan al gusto de los corruptos”. Tal conclusión, proveniente de un magistrado, es para preocupar a los ciudadanos honestos que aún creen en la Justicia. Supone que ésta se ha vaciado de contenido.

Me resisto a creer que la Justicia se haya diseñado para resolver la impunidad de los implicados en casos de corrupción.

Hay que reconocer que el la política española aplica un inmenso esfuerzo en invalidar el pasado. Así, el más prometedor líder de la derecha, Albert Rivera, hace más de una década que está en las lides. Del resto, los personales sólo ceden al paso del tiempo y a la inexorable realidad de la muerte. Fraga iba en silla de ruedas al senado.

Tal como una cirugía estética al sistema democrático, el actual modo de entender la política arrincona el pasado en una esquina del olvido. Se juega con la idea de que todo se puede rejuvenecer. Las personas, las ideas, los partidos. La ficción y la realidad se confunden por obra de una manipulación calculada de las palabras. Basta con repetir constantemente una serie de interpretaciones “dirigidas” para vaciar su contenido significante. Estirar la “plasticidad” de la piel de la memoria colectiva para producir un renacimiento gatopardista.

La Replica Cabanillas Fraga

Fraga se pasó media vida intentando minimizar el significado del Franquismo.

Recuerdo cuando Pío Cabanillas refunda Alianza Popular y Fraga entrega el mando a José María Aznar. Primero se vacío de contenido el significado de ser franquista. Luego se aplicó el “ladrillo” como método, dentro de la operación de ingreso en el euro. Con Rato como director de esa acción. De aquellos polvos estos lodos.

¿Luego de las generales se avecinan otras operaciones similares?

Algunos apuestan a una confluencia efectiva con Ciudadanos. Tanto el PP como el PSOE de Pedro Sanchez. Vaciemos de contenido a nuestra esencia de valores identitarios. Refundemos. Invalidemos el pasado. Es lo que se procura en el caso Bárcenas, Caja B, Pokemon, Púnica, Pato, Blesa, ERES, Formación, Ático, Bankia, Rato… ¿a qué a algunos ya se les habían “olvidado” varios?

Las hemerotecas nos ofrecen verdaderas joyas para los debates inexistentes. Por cierto, ¿se atreverá Rajoy a batirse en uno ante cualquiera de sus posibles oponentes? Tengo serias dudas. La entrevista en Onda Cero con Alsina, lo dejó en evidencia. Sin papeles que leer, es como Adán sin la hoja. Fin de la cita.

Mientras en los diferentes partidos se ocupan de estos menesteres. La mayoría de los españoles aún se levantan sin ver novedades en la precariedad de sus condiciones de vida. Las dificultades de salir de la pobreza luego en encontrar un trabajo. El resolver las necesidades de educación. De ayudas a las situaciones de extrema dependencia de los mayores solos. De atender a la voracidad sin límites de la banca. En todos los casos la vida de los españoles sigue excluida de los parabienes que anuncian los apóstoles de la recuperación. Debe ser que el significado que le atribuimos a las palabras es divergente del que le atribuyen ellos. Lo cierto, es que el déficit nacional sigue. La deuda se incrementa. El vaciamiento de España prosigue.

Bauman
La mayoría de los titulares de periódicos, en una sociedad de la información sobresaturada, hace que la memoria “borre” los titulares del día anterior. Como Zygmunt Bauman sostiene, en una “era puntillista”, “…el interés por los temas nacionales de la televisión o de los titulares de los periódicos, y la participación en el proceso democrático, simplemente no pueden coexistir en la estructura mental de un creciente número de ciudadanos convertidos en consumidores…”. Gestionan el olvido. Eso puede ser la explicación plausible de la reincidencia del voto.

Lo que parecen intentar, es lo que Georg Simmel reflejaba en una proposición, refiriéndose a los diferentes significados de las cosas. Así lo formuló: “…y por lo tanto las cosas mismas, son experimentadas como insustanciales».

Me pregunto si ya nos pretenden convertir en insustanciales. Vacíos de significación. Las víctimas de los recortes no existen si no se las “significa”. Si los medios eluden exponerlas. No existen.

Usted, ¿se siente insustancial?

The following two tabs change content below.
Avatar

Alberto Vila

Economista, Analista Político en Diario 16, Bastión Digital, La Réplica y Liverdades / Comunicación y RRPP / Me baso en información publicada
Tags: , , , , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies