26 de septiembre del 2020
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



Lo que para muchos fue evidente desde el principio ha sido realmente lento de asimilar para don Tony Blair, aunque todavía hay peores alumnos en la “clase de las Azores”, como veremos a continuación.

Como todos recordaréis en 2003 y bajo el pretexto de la presencia de armas de destrucción masiva, una coalición de países liderada por los Estados Unidos de George Bush y con España entre sus integrantes invadía el país iraquí. Dichas armas nunca aparecieron, de hecho, las investigaciones concluirían que el programa para desarrollar ese arsenal existió pero fue anulado en 1991. Tampoco se encontró prueba alguna sobre las supuestas colaboraciones entre Saddam Husein y Al Qaeda. Tras la ejecución de Saddam y con el tiempo transcurrido… ¿qué queda?

La cifra estimada es de hasta un millón de muertos, tenemos a un país roto, inmerso en una guerra civil y un escenario, el de la desestabilización de la región, favorable para el avance de los terroristas del Estado Islámico. Por si fuera poco, en España semejante coyuntura devendría en el peor atentado terrorista sufrido en nuestra historia. Ni siquiera estos hechos lograron desvincularnos de la belicista política norteamericana, como demuestra la impunidad en el caso del homicidio del camarógrafo José Couso.

aznar_irak

Aznar estuvo en Irak, concretamente en 2003

En 2007, tal y como relataba BBC y de acuerdo al ranking de estados fracasados o fallidos de la revista Foreign Policy, Irak llegó a situarse en el segundo puesto (por detrás de Sudán). En el territorio dividido entre chiíes suníes y kurdos, el reguero de muertes es continuo, la pena de muerte fue reinstaurada y la pobreza es mucho mayor que antes de la guerra. Noam Chomsky resalta –muy certeramente desde mi punto de vista- que la política de EE.UU. de pretender acabar contra ISIS y oponerse a su vez a todas las fuerzas que luchan contra él no hace sino allanar el terreno a los terroristas como postulábamos con anterioridad . Los principales combatientes del Estado Islámico en la región son Irán y el PKK, este último en las listas de “terroristas” de Estados Unidos. Algo no muy diferente está sucediendo en Siria. La doble moral del país norteamericano y de occidente es alarmante en este punto, dado que de hecho desde países considerados aliados (y con un largo historial de violación de los derechos humanos) como Arabia Saudí e Israel se ha financiado tradicionalmente a ISIS y otras milicias de corte similar. Posiblemente algunos lectores poco informados se horrorizarán o pondrán en tela de juicio esta información, pero nada de lo relatado es nuevo, la financiación (como reconoció la propia Hillary Clinton) de los grupos terroristas en Afganistán que darían pie a Al-Qaeda con el objetivo de propiciar un “Vietnam soviético”, es otro ejemplo objetivo e histórico de la nefasta e irresponsable política exterior de Estados Unidos y que nos ha salpicado de lleno.

Con estos datos en mente y volviendo al plano nacional, no basta por lo visto con que mintieran para involucrarnos en una guerra injustificable y que como ha quedado demostrado no ha traído más que pesar y desgracia, no basta con el horror sufrido por el pueblo iraquí, ni con el 11-M y las falsedades que con alevosía se vertieron al pueblo español sobre la autoría del atentado, no basta con contribuir a desestabilizar la región hasta entregarla a grupos terroristas. No basta. Aznar sigue empecinado en que su postura de perro faldero del imperio belicista yanqui aupó en realidad a nuestro país a la más alta cumbre, mientras la ruin Esperanza Aguirre tiene la cara dura de decir que España ni siquiera estuvo presente en el conflicto de Irak. Como telón de fondo y para más inri, un Rajoy henchido de orgullo al final de su legislatura argumenta que han sacado al país de la crisis «sin dejar a nadie de lado«.

Estas sentencias, tan alejadas de la realidad y con tan poca empatía hacia el pueblo iraquí de un lado y -en otra escala pero igualmente hiriente- al español del otro; insensible al padecimiento de tantas y tantas familias, debería automáticamente convertirse en el gatillo que accionara a la sociedad a salir a la calle para pedir no ya la dimisión, sino la inhabilitación de todo cargo y actividad política para semejantes sinvergüenzas. Una sociedad que se pretende democrática no puede tolerar semejante amoralidad entre sus dirigentes. Pero hacer eso, caballeros, equivaldría a ser patriota y a la vez a tener una sensibilidad internacionalista para con la justicia, a ahondar en una conciencia democrática real, a escribir una historia de la que sabernos orgullosos como país y como sociedad… Y como es bien sabido, por estas latitudes se destila más aquello de los desfiles presididos por un Jefe de Estado que no ha sido elegido en comicios algunos o un trapo teñido de rojigualdo del que nos dicen hemos de sentirnos identificados sin representar ni un mísero valor que merezca la pena.

The following two tabs change content below.
Avatar

Mario Siles García

Ingeniero, escritor, pintor por hobbie y activista por necesidad. En definitiva, un hombre renacentista que aúlla desubicado en plena era de la especialización.
Avatar

Últimas entradas de Mario Siles García (ver todo)

Tags: , , , , , , , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies