29 de noviembre del 2020
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica


juanlu_sanchez_eldiario

La Réplica estuvo en la presentación del cuaderno editado por eldiario.es titulado «La caja B de la democracia», un profundo monográfico sobre la cleptocracia española.

Os confieso un secreto, antes de llamarnos La Réplica barajábamos otras opciones para nombrar este medio digital. Entre ellas, la que más me gustaba era El Vigilante. Y no era por nostalgia de aquel personaje de Marvel creado en los 60, sino por reivindicar esa frase de la escritora Amira Hass «el trabajo del periodista es vigilar lo que hace el poder y los centros de poder».

Se (mal)presupone inherente al periodismo una labor crítica con los poderes fácticos, una función de vigilancia ante el enriquecimiento fraudulento o los abusos de la cúpula gobernante. Y es que a lo largo de la historia el ser humano no ha sabido gestionar de un modo limpio el bien común. Durante la última década, en nuestro país esta labor de contrapoder ha sido débil, casi inexistente. Muchas veces la prensa era propiedad de esta cúpula de raíces liberales, otras, directamente cómplice de sus maquiavélicas estrategias de perpetuación. No hay nada que aterre más a la casta que el surgimiento de un medio económicamente independiente. Porque un medio autofinanciado es un medio libre. Por el contrario, claudicar ante empresarios y gobernantes solo desemboca en «mala prensa», como decía Camus.

 

cleptocracia

 

Han sido demasiados los casos en que los medios de comunicación destaparon las estafas y corruptelas de sus dirigentes. En los Estados Unidos, el Washington Post descubrió el caso Watergate llegando a forzar la dimisión del presidente Nixon. En los últimos años, Wikileaks se ha convertido en un verdadero quebradero de cabeza para las grandes corporaciones americanas y el medio al que se acude para filtrar documentación sensible al interés público, textos relacionados con el espionaje y la corrupción. Aquí en España, El País se llevaba un premio Ortega y Gasset por hacer pública la trama Gürtel o el programa Salvados conseguía reabrir el caso del Metro de Valencia. Son algunos ejemplos de lo esencial que resulta para una sociedad tener periodistas en estado de alerta.

Estos días leemos estupefactos el enorme trabajo de investigación de eldiario.es, que desenmascara uno de los casos más repugnantes de la crisis bancaria española, el de las «tarjetas black«. Cada día se conocen datos nuevos que indignan a la opinión pública. Por resumirlo, se trata de una élite mafiosa que llevó una vida de lujo y excesos saqueando una caja de ahorros que más tarde tuvo que ser rescatada con el dinero del contribuyente. Gastos sin declarar al fisco. El trabajo coordinado del Partido X, 15mPaRato, UPyD, Boye-Elbal y eldiario.es se ha encargado de sentarlos en el banquillo de los acusados. En un país democrático normal, este pequeño «Watergate» hubiera forzado la dimisión del presidente del gobierno. En España, donde las élites han desactivado los mecanismos de alarma, los corruptos siguen dirigiendo el cotarro.

eldiario_caja_b_2

Isabel Elbal, Simona Levi, Ignacio Moreno, Ignacio Escolar y Andrés Herzog

La prensa es tan solo una pieza más en el tablero anticorrupción. De nada sirve un periodismo vigilante si no viene acompañado de una labor educativa desde las aulas. Su denuncia será estéril si resulta ignorado por el poder judicial, si los partidos de la oposición están metidos en el ajo. Urge que la ciudadanía respalde una política de «tolerancia cero». Quien expurgue, quien robe, quien manipule, quien extorsione, quien mienta, quien explote, quien delinca… no tiene cabida en nuestra sociedad. Y mal haríamos en hacer la vista gorda porque estaríamos repitiendo los mismos errores que han puesto en tela de juicio a toda una generación, la de la transición, que enamorada de sí misma nunca imaginó pasar a la historia como una generación cobarde, corrupta e hipócrita. Una generación que olvidamos vigilar y no sumió en la más profunda indecencia.

The following two tabs change content below.
Alejandro López Menacho
Periodista. Codirector de La Replica. Autor del libro '101 películas españolas para entender nuestro presente' en la editorial Héroes de Papel. "Los viejos sueños eran buenos sueños. No se cumplieron, pero me alegro de haberlos tenido".
Alejandro López Menacho

Últimas entradas de Alejandro López Menacho (ver todo)

Tags: , , , , , , , , , ,

    2 Réplicas

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies