07 de diciembre del 2019
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



En el teatro de lo moral y lo ético suele producirse una acusación revanchista de la derecha en el existencial debate político que la enfrenta a la izquierda: «ustedes, izquierdistas, creen ser los buenos, mientras que nosotros, por ser derecha, somos malos«.

Con sus cavilaciones y excepciones, en todo el maremágnum de controversias que suscita ese eterno diálogo, la actualidad ecuatoriana nos brinda un ejemplo notorio de lo surrealista que la situación puede llegar a ser.

Durante la década de los ochenta, el neoliberalismo fue la doctrina económica que implantaron los diferentes gobiernos de Hurtado, Febres y Durán en Ecuador. Por entonces, se priorizó adecuar la economía a las demandas del capital transnacional. Además, sobre la base de un modelo empresarial y de privatizaciones, se redujeron estrictamente las partidas presupuestarias sociales, así como otras macroeconómicas de tipo económico y cambiario, lo que no hizo sino aumentar la inflación a la vez que los bolsillos de sus dirigentes.

En mitad de todo aquello, los indígenas, olvidados por estos gobiernos, supieron organizarse y en 1986 crear paralelamente la CONAIE (Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador), la cual surgió gracias a “la consolidación del movimiento indígena mediante tres pilares: los sectores de izquierda, la intelectualidad indígena y la figura de Monseñor Leonidas Proaño (destacado exponente de la teología de la liberación en Ecuador”. Esto no lo afirma otro que el que fuera su presidente en 2013, Humberto Cholango, dirigente Kichwa, en una entrevista realizada por América Latina en movimiento. Recuerda además, en otra entrevista realizada por Hemisferio Zero, cómo su padre lo llevaba “a las primeras asambleas que se celebraban a escondidas, en las quebradas, en los páramos o en casa de algún compañero”. Y es que entonces, con aquellos gobiernos, las reuniones entre indígenas y su uso al derecho de asociación no era algo del todo asumido.

movimiento_indígena

Dicho declive social se acentuaría gravemente con el gobierno de Jamil Mahuad, con una caída del 30,1% del PIB nacional en solo dos años (1998-2000), seguido por una posdolarización económica y una total inestabilidad política al inicio de este siglo en la que las familias de la oligarquía disputaban entre sí por preservar el poder. Entre tanto, nadie miraba por los los Kichwa, Zápara, Shuar, Achuar, Awa, Chachi, Huaorani, Siona, Epera, Secoya, Tsáchila y Cofán. Nacionalidades dentro del Ecuador que no tendrían mención ninguna en su Constitución hasta la llegada de Rafael Correa.

A partir de Correa, la vida cambiará un poco para los indígenas: constitucionalmente, por primera vez se hablará de un Estado Plurinacional en la nueva Carta Magna de 2008. Prueba de ello, en su artículo 1.3 se reconoce que sus lenguas “kichwa, shuar y demás idiomas ancestrales son de uso oficial para los pueblos indígenas”, y su artículo 84.1 asegura mantener, desarrollar, y fortalecer su identidad y tradiciones en lo espiritual, cultural, lingüístico, social, político y económico”; socialmente, se impulsaron programas de desarrollo en salud, vivienda, comunicaciones, minería, vialidad, inclusión social, etc.

En materia educativa, Correa rescató la educación intercultural bilingüe, la cual sufrió una gran precariedad cuando únicamente la dirigía la propia CONAIE a través de su movimiento Pachakutik sin recibir ningún tipo de apoyo estatal; agrariamente, casi seiscientas mil hectáreas de suelo ecuatoriano han sido  titularizadas entre 2010 y 2014 en favor de los indígenas, habiéndose entregado más de 250.000 títulos de propiedad a día de hoy.

Se calcula en total que, desde 2008, el gobierno de Correa ha realizado una inversión de 217 millones de dólares para mejorar la vida de las comunidades indígenas.

Cuál ha sido la sorpresa cuando ciertas personalidades representantes de la CONAIE declaraban realizar una marcha hacia Quito para reclamar un paro nacional contra las políticas del presidente Rafael Correa. Este grupo, según fuentes del periódico peruano “El Comercio”, no superaba el millar de integrantes, casi todos quichuas y saraguros. No obstante, el actual presidente de la CONAIE, Jorge Herrera, dijo en rueda de prensa que a lo largo del recorrido habían tenido en las calles el apoyo de “más de 100.000 personas”.

abc

Así retrató el Abc el paro de Ecuador

Sorprendentemente, a pesar de no llegar al millar de personas, rápidamente periódicos como ABC (España), El Nuevo Herald (Miami), Clarín (Argentina) y El Observador (Uruguay) se hacían eco de la noticia como si acudiesen por cientos de miles desde todos los rincones de Ecuador.

Dicha marcha, que buscaba ser refrendada ayer con un paro nacional, terminó siendo, según el Gobierno, un fracaso para sus convocantes miembros de la CONAIE, los cuales terminaron optando por bloquear la carretera Panamericana Sur. De nuevo según el Gobierno, lo hicieron utilizando mujeres y niños.

Rafael Correa, que sigue contando con el apoyo de la mayoría del pueblo indígena ecuatoriano (el 7% de la población nacional) acusa a estas personas que llaman al desorden y la desestabilización de “ponchos dorados”, y de ser aliados de la derecha.

No se puede saber hasta qué punto ello es cierto, pero sí que resulta llamativo que los principales medios de comunicación conservadores de otros países fueron los principales voceros de lo sucedido en Ecuador, hablando de una inestabilidad que no reflejaron los partes de las autoridades ecuatorianas y que no existen fotografías que lo demuestren. En añadido, Jorge Herrera amenazó con “radicalizarse” el paro nacional en los próximos días si es que Rafael Correa no se pronuncia sobre sus peticiones.

Incluso el presidente indígena de Bolivia, Evo Morales, se manifestó al respecto afirmando que la derecha ecuatoriana estaba usando a los movimientos indígenas para atacar el gobierno de Correa, por lo que hacía un llamado a sus “hermanos indígenas” para no ser tratados como instrumento.

Rafael Correa

Correa calificó el paro como un «fracaso»

Es difícil dilucidar y desgranar si existirá tal tipo de relación entre quienes ostentaban el poder antes de que se iniciase la Revolución Ciudadana en Ecuador y los dirigentes de la CONAIE, pero no es tan difícil comprobar el vínculo de su actual presidente con la comunidad indígena: un hombre que habla el quechua, que ha estado en misiones de Padres Salesianos con población mayoritariamente indígena, que incluso se contagió de escabiosis en una de ellas y que a finales de los 80, trabajó como voluntario en Cotopaxi para enseñar matemáticas a los indígenas. Además, les ayudó por entonces a crear una red de microempresas rurales.

No es un político infalible, y seguro que el propio Correa se reiría si alguien lo calificase de esa manera. Nadie duda de que su hacer político contará con muchos errores, como todos los macroproyectos, pero a vista de las urnas y de los analistas políticos y económicos que se ciernen sobre los datos que hoy maneja Ecuador y manejaba hace diez años, esos errores son casi nimios frente a los éxitos cosechados.

Seguramente carecerá de otras cosas, pero si de algo presume su currículum político y humano es precisamente de haber estado siempre del lado de los indígenas. De los que fueron colonizados. De los verdaderos americanos. Habrán de buscarse otra manera de deslegitimarlo.

The following two tabs change content below.
Avatar

Alejandro García Maldonado

Licenciado en Derecho por la UMA, ha colaborado en medios como El Confidencial, Claridad Digital, El Turbión, El Importuno y Cubainformación. Autor de las obras "Testigos cegados" (2011) "Transcripción del Manifiesto Comunista" (2012), "Tra due anime" (2015) y "Al resguardo del tilo rojo" (2018). Ha cursado estudios a distancia sobre antropología biográfica en la Bernard Lievegoed University (Zeist, Holanda) y dirige el proyecto literario "Etreso Biografías". Diplomado en Periodismo por el National Council for Training of Journalist de Londres, actualmente escribe un libro de relatos cortos que verá la luz a finales de 2019 y reside en Suecia.
Avatar

Últimas entradas de Alejandro García Maldonado (ver todo)

Tags: , , , , , , ,

    4 Réplicas

  1. Miguel G. Barea

    Correa, posiblemente, haya demostrado ser el mejor presidente de la historia de su país. Es sensible con las minorías y el medioambiente, además de consciente de las limitaciones socioeconómicas del país que preside y de su sociedad, y su amplio conocimiento de la Economía le ha llevado a tomar medidas sensatas, y por tanto realizables. El anti-ejemplo de Correa no es Obama, ni siquiera Rajoy, sino Nicolás Maduro, un inepto sin dotes diplomáticas que ha dilapidado toda la obra de Chávez en pocos meses, conservando, eso sí, su formas un tanto arrogantes y demasiado autoritarias.
    Lo único que yo veo reprochable a Correa, sobre todo porque me afecta personalmente, es su desprecio hacia la prensa y los profesionales del Periodismo. Claro que hay que aclarar que en ese país, y en la mayoría de los latinoamericanos (puede que se salven Chile, Uruguay, Argentina y Costa Rica) la prensa no tiene nada que ver con la europea, que dentro de lo que cabe es plural. Allí, gracias a modelos de negocio 100% capitalistas heredados del neoliberalismo de los noventa, líneas editoriales como las de ABC o La Razón son consideradas moderadas. Complicado panorama…

  2. David Condid

    La marcha sobre Quito ha sido un completo fracaso. Estoy en Ecuador estos días y he estado en Quito los días de la marcha.
    Efectivamente, la tesis principal es que la derecha ecuatoriana, encabezada por el opusino Lasso, un corrupto que forzó leyes para enriquecerse, está detrás de los indígenas. El apoyo a Correa por parte de los ciudadanos es muy elevado. Por primera vez en la historia los ecuatorianos se sienten orgullosos de su país.

  3. David Condid

    En el Distrito 2 de Sangolqui se contratan más profesores para el curso 2015-2016. La Revolución Ciudadana al servicio de la educación.
    Las mafias de la comunicación española tendrán que explicar algún día todas sus mentiras.
    Ecuatorianos orgullosos de su Presidente.

  4. Marco Jiménez

    No se puede calificar de «bueno» a alguien que fue «bueno». Que contradictorio y/o sospechoso a la vez: el indígena luchando en contra de quien más a trabajado por su gente.
    Será que se volvió costumbre estar siempre en la oposición?

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies