24 de abril del 2019
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



Si alguien pedía autocrítica en la izquierda en este temible periodo de auge de la ultraderecha, en el libro La trampa de la diversidad (Akal, 2018, Daniel Bernabé) encontrará una pieza demoledora sobre cómo la izquierda ha ido perdiendo el relato contra el neoliberalismo.

Sostiene el autor que al aceptar la diversidad como un mercado en disputa, los movimientos progresistas y de izquierdas han ido olvidando la conciencia de clase, discutiendo sobre temas más pueriles en lugar de sobre los nefastos desequilibrios materiales de nuestra sociedad. De este modo, las polémicas sobre diversidad atomizan cada día a la izquierda (a menudo enfrentada con ella misma) mientras la ultraderecha avanza en torno a fake news, sentimientos proteccionistas colectivos y un discurso xenófobo tajante que prioriza “lo de aquí” y “lo de ahora”.

foto: Raúl Solís para La Voz Del Sur

Bernabé da ejemplos de rivalidades absurdas y fraticidas, de luchas que no son relevantes y que por contra, siembran un caldo de cultivo perfecto para el relato manipulador, directo y desacomplejado de la ultraderecha. Enlaza ejemplos nacionales e internacionales con habilidad, olfato y un humor muy fino. Se echa en falta, eso sí, un espacio más prolongado y meditado para las conclusiones, o mejor dicho, para las soluciones, que se quedan en poca cosa. ¿Cómo equilibrar y combinar las legítimas demandas de los grupos minoritarios y diversos con un sentimiento colectivo de orgullo de clase? ¿Cómo podemos eludir el perverso anzuelo de una ultraderecha creciente?

A lo largo de las 256 páginas del libro Bernabé invita a la izquierda a mirarse al espejo. Al no ser un reflejo demasiado halagüeño, muchos activistas y/o militantes han cargado duramente contra el libro y el autor, en un penoso ataque ad hominem que resulta una curiosísima paradoja. Pero lo importante no es si Bernabé está más o menos certero en su tesis, pertinente a nivel general aunque cogida con pinzas en algunos ejemplos, sino el hecho de haber abierto el debate con honestidad y preocupación.

Ahora quizás nos lo pensaremos dos veces a la hora de enfrascarnos en trifulcas estériles que no cambian una coma las condiciones de vida de nuestra gente, personas que lo están pasando mal sumidas en la precariedad y haciendo frente a alquileres abusivos. Contra la demagogia de la ultraderecha tendremos que dirigir (de nuevo) el foco hacia lo más básico: el camino hacia la igualdad de oportunidades.

The following two tabs change content below.
Avatar
Periodista. Codirector de La Réplica.
Avatar

Últimas entradas de Alejandro López Menacho (ver todo)

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies