05 de diciembre del 2020
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



Hace justo ahora seis años fundamos La Réplica e iniciamos una aventura periodística que trataba de alzar la voz, ofrecer un espacio a disposición de quienes no podían salir en los medios generalistas, ayudar y fortalecer las luchas sociales, escuchar a los colectivos olvidados y, en definitiva, escribir sobre causas por las que vale la pena dejarse la vida

La idea era contribuir a formar en la red un discurso de contrapelo, el periodismo incómodo que ningún director de periódico en su sano juicio aceptaría en su publicación, en pos de la justicia social y la igualdad de oportunidades.

Comenzó un octubre de 2014 y hoy echamos el telón con una sensación agridulce, mezcla de satisfacción, orgullo, emoción, nostalgia y tristeza. El tiempo ha pasado y por el camino hemos experimentado muchas horas de periodismo, escritura, reflexión y activismo. Porque eso ha sido también La Réplica, un espacio de activismo que daba cabida a todo pensamiento transformador y progresista.

Era necesario, para ello, que el medio no tuviera publicidad, que no dependiera de nadie ni obedeciera a ningún poder, en definitiva, que fuera libre en el más amplio sentido de la palabra. De lo contrario, y cualquiera que conozca el mundo periodístico lo sabe, no hubiera podido ser Periodismo incómodo. Muchos artículos de La Réplica no hubieran pasado el filtro del director de un medio de comunicación al uso.

Este fue el primer logo de La Réplica, en el año 2014

En todo este tiempo, hemos acumulado la friolera de más de 3.000.000 de visitas, más de 1.500 artículos, más de 135 colaboradores y muchas, muchísimas experiencias. 

Fuimos un agente social y cultural de cierta envergadura y alguna relevancia. Hemos recibido muchísima gratitud en la red y también, hay que ser sinceros, mucho odio. Nos han donado fondos para mantener la web, nos han felicitado, hemos recibido cientos de currículums y enhorabuenas, pero también hemos recibido varios avisos de querella y amenazas de todo tipo. Tan hermoso, emocionante y horrible como el mundo en el que vivimos.

En la medida de nuestras posibilidades, y teniendo en cuenta que lo compaginábamos con nuestros trabajos personales, mantuvimos un medio valiente, honesto, transparente y que recogió voces de numerosos colectivos (feministas, ecologistas, sindicales, memorialistas, culturales, etc.).

¿Por qué lo dejamos entonces? 

En primer lugar, está la sensación en el ambiente de un ciclo acabado. Tan hijos del 15M somos que nos fuimos apagando, y es necesario confesarlo, al ritmo que se apagaron las luchas sociales en la calle. Hay mucho por hacer y mucha llama que avivar, pero no será con La Réplica, será con otras muchas herramientas. 

En segundo lugar, y con franqueza, la vida nos pasó por encima

Nos atropelló ese enemigo al que tanto aludimos en estas páginas; el neoliberalismo y su ordenamiento de la vida. No hemos encontrado tiempo ni fuerzas ni arrojo para dedicar a este proyecto que se transformará, como la energía, hasta manifestarse de otra manera y en otros ámbitos. 

No pudimos, no supimos y al final, no quisimos, mantener el empuje al tiempo que hacíamos frente a nuestras obligaciones diarias. Hemos madurado, tenemos el doble de responsabilidades y las nieves del tiempo platearon nuestra sien. 

Es también un final esperado. Sabíamos que La Réplica solo tenía sentido con la energía, el descaro, la insolencia e inconsciencia de un medio adolescente.

Segundo logo de La Réplica, año 2017

Pero lo cierto es que la frecuencia de publicación y las visitas ya dibujaban en la pantalla el rastro del corazón enfermo que pierde el pulso antes de morir. Y eso que, cuando estábamos a punto de echar el telón, como en las películas de suspense, aparecía otro texto que nos hacía agarrarnos al borde del precipicio. Llegaba otro artículo que merecía la pena difundir, alguna otra realidad que impugnar, alguna voz que sacar del ostracismo. Eso no va a cambiar nunca; el mundo siempre nos dará razones para seguir luchando.

No vamos a desaparecer. Seguiremos escribiendo, por supuesto. Y seguiremos publicando cosas y mojándonos, pero lo haremos desde un ámbito más personal, barnizando las palabras y con más experiencia, con la amplitud de miras de ese bien preciado que nos están robando: El tiempo.

Queremos agradecer a muchísimas personas que nos han ayudado: a nuestro amigo Ángel Cardiel, principal soporte informático de La Réplica y pieza indispensable para que siguiera online, gracias de corazón por todas las horas que has dedicado al proyecto de forma altruista, sin cobrar nada y siempre con buenas palabras. También al gran Juan Casamitjana, gracias por tu generosidad, de corazón.

Y a todos los colaboradores y todas colaboradoras que conformaron una gran polifonía activista y lucharon por un mundo mejor. 

GRACIAS .

Vuestros son los méritos de esta hermosa aventura.

No nos extendemos más; ahí queda un gran repositorio de artículos, que mantendremos en la red durante un año más. Y ahí queda esta aventura, en el recuerdo, en el pensamiento y también en nuestros corazones

Fue bonito replicar al poder y soñar que podíamos cambiar el mundo dándole a la tecla. 

Será bonito seguir haciéndolo de alguna otra forma. 

Al fin y al cabo, no sabemos vivir de otra manera.

ILUSTRACIÓN: GRILLANTE

The following two tabs change content below.
Avatar
La Réplica es un medio digital que analiza la actualidad sociopolítica desde un prisma crítico, comprometido, plural y honesto. Hacemos el periodismo que no le gusta a los poderosos, periodismo incómodo.
Avatar

Últimas entradas de La Réplica (ver todo)

    3 Réplicas

  1. Carmen Ibarlucea

    Comprendo perfectamente sus razones. Yo también ando un poco así… pero como tengo dos patrias (o tres o cuatro, quizás más) justo estaba escribiendo sobre Chile, ese lugar donde nací y donde ahora vuelvo los ojos para ilusionarme y responder al desencanto que me ronda el corazón.

    ¿Qué puedo decirles? … sólo GRACIAS, ustedes me han dado cobijo y libertad, me siento afortunada por haber podido caminar juntas estos años.

    Cariños inmensos,

  2. Elbarruso

    Una pena , gracias por este tiempo de artículos maravillosos, por podscats auténticos, por ser de los que te cuentan lo que otros nos ocultan…
    Que os vaya muy bien …

  3. Anna del Brau

    [email protected],
    Mucho no he podido colaborar porque os conocí tarde, hace pocos meses. Y por una amiga y colaboradora vuestra que aquí arriba ha expresado también su sentir. Gracias Carmen. Rompe el corazón que un medio tan necesario como el oxígeno tenga que desaparecer.
    Agradezco que también me publicárais y haber podido leer mucho de lo que otras personas escribieron. Espero que esto sea un Hasta Pronto!!!
    Un abrazo energético!!

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies