11 de agosto del 2020
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



El cineasta y arquitecto Alex Montoya acapara una larga trayectoria a sus espaldas en el mundo del cortometraje, pero hasta Asamblea no había dado paso a una cinta de larga duración. Durante los días de confinamiento ha estrenado este título en Filmin. Fue Tesla de Oro del Festival de Cine de Alicante recibiendo buenas críticas y el aplauso generalizado de la audiencia. Hablamos con él sobre un título que es una divertida y sutil sátira sobre el método asambleario y se ha convertido en un videofórum obligado para los hijos del 15M.

¿Por qué plasmar una sátira sobre los procesos asamblearios?, ¿se puede interpretar la película como una desaprobación del modelo?

Yo creo que no critica el modelo. Es más bien un estudio en clave cómica de lo que pasa cuando más de tres personas tratan de ponerse de acuerdo en alguna cuestión. Sea en una asamblea, en una reunión de vecinos o en el propio Congreso.

Al final de la película, una de los personajes principales le susurra al oído al director de la asamblea algo como: “Es duro, pero sabemos que es lo mejor”. ¿Tan duras son las asambleas? 

Son muy duras para la gente que ha estado haciendo el trabajo de base: el de las comisiones, el de moverse, informarse, quedar y redactar documentos. Todo para que al final llegue el grupo y se lo tumbe. Esa pobre gente, en la peli, son Josep y Elena, los que comparten esa línea de diálogo.

Hay un aspecto muy peculiar de la película y es que no se da a conocer cuál es el leitmotiv de la asamblea. ¿A qué se debe este McGuffin?  

Más que un MacGuffin es la base de la propuesta. Ser muy específico sin hablar de nada. Si estuvieran tratando un tema concreto con consecuencias definidas para el colectivo, entonces estaríamos hablando de otra película. No trataría sobre ponerse de acuerdo, si no sobre ese grupo de gente específico y su problemática concreta.

¿Prefieres la verticalidad a la horizontalidad en los procesos colectivos?

Supongo que lo mejor es una mezcla. Verticalidad para tener una línea más definida y más agilidad en la toma de decisiones, y horizontalidad cuando se trate de decidir sobre dilemas con una repercusión importante en el grupo.

Parece una peli austera; un sólo emplazamiento, un guión sólido… ¿ha sido sencilla la grabación?

No, porque teníamos muy pocos días de rodaje y estábamos limitados además por las horas de luz solar, que a principios de marzo no eran tantas. Eran muchas páginas de diálogos y no habíamos tenido casi ensayos. Una vez arrancó, aquello fue una montaña rusa traqueteante de la que por suerte salimos con vida. 

Los espectadores están empatizando mucho con la figura de Óscar, seguramente el personaje más cómico de la obra. ¿Por qué crees que ocurre esto?

Porque es muy majo. Es noblote, empático, solidario… y también bastante torpe. Es muy difícil no empatizar con él.

Hay otros arquetipos asamblearios como la intensa, la sentimental, el violento, el pasota… ¿son todos los personajes basados en hechos reales?

Le tendrías que preguntar a Disla y Pérez (autores del guión de la obra de teatro en la que está inspirada Asamblea) pero supongo que sí, que al final son una síntesis de gente que nos hemos cruzado todos.

En los procesos asamblearios se sabe que muchas decisiones vienen tomadas de antemano y que estas mismas pueden ser puro trámite. Sin embargo, en la película el guión que tenía planificado el protagonista y director de la asamblea se rompe, es el colectivo el que altera los planes. ¿Crees que hoy tienen más fuerza los colectivos o los liderazgos? 

Creo que los liderazgos son inevitables. Nos gusta tener una cara y un nombre en los que confiar y a los que pedir explicaciones si las cosas se tuercen. Lo que no es deseable es que los líderes se conviertan en ídolos y pierdan el contacto con los problemas de la población. Lo que le pasa a Josep en la peli es que no tiene madera de líder.

¿Por qué ruedas Asamblea en Valencia y por qué en valenciano? 

Porque vivo en Valencia y el proyecto nace en Valencia y no trata de esconder su origen. Lo que está muy bien, la verdad. La especificidad es un gran aliado de la ficción. La mezcla de idiomas estaba ya presente en el guión original y a mí, personalmente, como hijo de riojano y catalana, me apetecía muchísimo reflejar esa realidad bilingüe en pantalla y contribuir en lo posible a su normalización.

La habéis estrenado directamente en Filmin. ¿Cómo habéis vivido los contratiempos del confinamiento y qué crees que podemos sacar en positivo como sociedad?

Los contratiempos los hemos vivido como todo el mundo, con la particularidad de que nos ha pillado así la promoción de la película. Y no sé si podemos sacar algo en positivo de todo esto, la verdad. Me gustaría pensar que sí, que a partir de ahora vamos a apreciar más las pequeñas cosas, el contacto humano y que vamos a racionalizar nuestro consumo, pero para que esta crisis deje esa impronta en nuestra conciencia colectiva el proceso tendría que ser bastante largo y eso conllevaría muchísimas cosas negativas. No soy optimista, la verdad.

The following two tabs change content below.
Alejandro López Menacho
Periodista. Codirector de La Réplica.
Alejandro López Menacho

Últimas entradas de Alejandro López Menacho (ver todo)

Tags: , , , , , , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies