08 de agosto del 2020
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



La muerte de Buenaventura Durruti, el revolucionario anarcosindicalista más célebre de la historia de España, sigue siendo todo un misterio. A solo cuatro meses del comienzo de la guerra civil española, Durruti fue a Madrid a reforzar una resistencia antifascista muy mermada, pero poco duró su aventura. Un 20 de noviembre de 1936 murió víctima de un disparo y el hombre se convirtió en mito.

Hipótesis hay para toda los gustos: desde que la muerte le sobrevino tras recibir un disparo accidental cuando discutía con el sargento Manzana, hasta que murió a causa de un balazo proveniente del bando fascista o que fue un agente estalinista el que perpetró su asesinato, entre otras explicaciones. Nunca hubo una investigación oficial.

Sea como fuere, Lluvia de agosto, la novela de Francisco Álvarez editada por Hoja de Lata recrea el clima que invadía España por aquel entonces y pone énfasis en los momentos más significativos de la vida de Durruti. Sus actuaciones con el «grupo de acción» Los solidarios, sus días de exilio y cárcel, su vuelta a una España republicana, la formación de la archiconocida Columna Durruti o su amargo y enigmático final. La aproximación respetuosa de Álvarez a su figura consigue trasladar la fascinación por el personaje, al que da voz valiéndose de documentos históricos, discursos y las entrevistas que concedió a diversos medios de comunicación.

Así explicado, pudiera parecer éste un libro histórico, una suerte de biografía. Pero no, Lluvia de agosto se reivindica como novela porque tiene todos los ingredientes para serlo, investigación periodística al margen. Su autor, que ya tenía una dilatada obra en cuanto a narrativa corta, se estrenó en el ámbito de la novela con esta recreación de los últimos años de la vida de Buenaventura Durruti, enmarcada en la investigación que una periodista francesa llamada Libertad Casal ejerce cincuenta años más tarde.

Con el McGuffin de descubrir quién disparó la bala que mató a Durruti, Lluvia de agosto encaja con inteligencia las piezas del puzle, las ficticias y las reales, usando elipsis, cambiando el punto de vista o aludiendo a documentación histórica. El resultado, más allá del interés histórico que pueda generar, es una historia que se puede, y se debe, leer como ficción.

La obra de Francisco Álvarez va ganando enteros a medida que pasan las páginas y tiene un final memorable, donde la pulsión narrativa adquiere su momento más épico y reivindicativo. Por su equilibrada receta, con el tiempo, podría establecerse como una obra de ficción de referencia cuando alguien quiera acercarse a la figura del legendario sindicalista de la CNT.

The following two tabs change content below.
Javier López Menacho
Escritor. Comunicación digital. Sus cinco libros: Yo, precario, Hijos del Sur, SOS, 25 casos para superar una crisis de reputación digital, El profeta y Yo, charnego. Ha sido traducido al griego y al alemán. En 2014, cofundó La Réplica, periodismo incómodo.
Tags:

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies