29 de septiembre del 2020
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



Lo viral, el nuevo ensayo de Jorge Carrión editado por Galaxia Gutenberg, alude a dos viralidades, la de la crisis sanitaria que estamos viviendo desde hace medio año en todo el mundo, y la viralidad de Internet, con sus algoritmos, sus redes sociales, su tráfico de influencias, su lucha encarnizada por ocupar la pole position de los buscadores.

Es una hibridación casual. Sin la aparición de la pandemia, el autor se hubiera dedicado probablemente a escribir sobre su nueva y reconocida obsesión, la influencia de las plataformas digitales en el orden de nuestras vidas. Pero la crisis del Covid-19, tan demoledora, tan intrusiva, viene a fijar un nuevo paradigma desde el que expresarse, también para el ensayista.

Y en ese nuevo (des)orden de las cosas, Carrión usa el coronavirus para discutir el mundo que lo ha hecho posible, este neoliberalismo digital donde Amazon, Facebook, Google, Apple o Netflix se erigen como corporaciones con más poder que los gobiernos. Es el virus el motor del ensayo, pero no es el tema del ensayo. El tema es la hiperaceleración de la existencia, los atajos temporales, la dictadura de la disrupción, el frenesí del tiempo en que vivimos.

Lo viral podría servir como defensa y alegato del valor del tiempo. De la no instantaneidad. De la necesidad de pensar con calma, leer con calma, sentir con calma. De la cultura como refugio donde lo vertiginoso, por fin, se suspende.

El formato de Diario Fake de pandemia, con manipulación de las fechas a lo Kafka y el conocimiento del futuro por parte del narrador, es habitual en su imaginario, pues ya ensayó -valga la redundancia- la sucesión de micro ensayos en Barcelona. Libro de los pasajes. Este es, a su manera, un metadiario, un diario que habla de diarios y de las personas que los escriben.

Carrión se refugia en la tradición para intentar explicar el presente en un momento de enorme desconcierto. Nos trae citas y fragmentos que nos explicaron quiénes somos hoy hace ya mucho tiempo. ¿Se puede explicar el siglo XXI a través del Siglo XX?, se pregunta en la parte final del libro. Es una tradición dentro de la tradición, volver a los clásicos para esclarecer el presente.

A diferencia de algunas de sus obras más conceptuales, esta vez la voz tiene más brío, es más sensible, duda, se cuestiona… tiene miedo. El miedo es otro de los aspectos troncales de Lo viral. En el fragmento del 2 de marzo, compuesto por preguntas que son los miedos del autor, se pregunta: ¿Ha visto el ultravirus mi soledad y mi miedo? El virus nos ha puesto a todas las personas frente a nuestros miedos. Sus preguntas son, a diferente escala, las del lector.

Pese al tema trending que lo sacude y estructura, este ensayo tiene propósito de perdurabilidad. Está inteligentemente montado para ser convertirse en testimonio de lo que vivimos, para servir de documento histórico de las causas que nos trajeron hasta aquí. Será uno de las primera manifestaciones de una nueva era social y cultural. Cuando el 17 de noviembre de 2019 un virus desconocido entró en el cuerpo de un hombre de 44 años, comenzó el siglo XXI, el mundo estaba hiperacelerado. Tenía prisa por producir, prisa por consumir, prisa por comunicar, prisa por compartir, prisa por viajar, vivía y sentía tan rápido que en el fondo ni vivía ni sentía. Creía controlar el tiempo, pero era justo lo contrario. El colapso estaba a la vuelta de la esquina.

*La fotografía es del Twitter del autor.

The following two tabs change content below.
Javier López Menacho
Escritor. Comunicación digital. Sus cinco libros: Yo, precario, Hijos del Sur, SOS, 25 casos para superar una crisis de reputación digital, El profeta y Yo, charnego. Ha sido traducido al griego y al alemán. En 2014, cofundó La Réplica, periodismo incómodo.
Tags: ,

    Una Réplica

  1. JOSÉ REPISO MOYANO

    SOCIALMENTE TODA MENTIRA DESTRUYE ,UNA Y OTRA VEZ A TODO EFECTO SIEMPRE.
    Y ÉSA ES LA ÚNICA MALDAD QUE MATA.
    Los intelectuales tienen su canción mentirosa mientras el mundo o lo esencial agonizan. TODOS SE CREEN SENSIBLES Y ARTISTAS Y “GRANDES”. Sí, cada ser humano se cree inteligente, pero en verdad no lo es. Cada ser humano se cree justo, pero en verdad no lo es. Cada ser humano se cree respetuoso con cualquier bien, pero en verdad no lo es, ¡no! El ser humano se cree todo eso porque, en claro, se remite siempre a su ego vanidoso y a su antropocentrismo. Pero, para ser sensible de una cosa A, objetivamente tienes que ser consciente de la cosa A (esto un tonto lo sabe), pero nunca los seres humanos son conscientes de la cosa A; al contrario, ellos si pueden la patean, la putean, la crucifican, la niegan y la hacen agonizar de la manera más fría e inconsciente. La verdad es que el que sí es sensible es ése que acabas de silenciar o de vetar-fusilar inhumanamente, pues el que es sensible siempre está silenciado, desprotegido, agonizado y apuñalado por seguro por ti cada instante ante tantísimos intereses que mandan, ¡exacto!, mientras que a ti sí y sí cien mil veces te tienen a sus órdenes y tú con sus beneficios (¡ésa es la transparente y pura verdad!, o la pobre verdad… si no la matan dentro de poco también los HdP). http://delsentidocritico.blogspot.com/ José Repiso Moyano

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies