15 de julio del 2019
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica


politicos odiosos

Tomar partido en política tiene sus riesgos. Uno de ellos es parecer una persona un poco odiosa o desquiciante para la opinión pública. Hoy, en La Réplica, hacemos un repaso de los que pueden ser los diez políticos más indigestos de la actualidad. Así ha quedado nuestro Top Ten.

 

llamazares_gaspar

10. Gaspar Llamazares. De un tiempo a esta parte parece que Llamazares tiene el don de la verdad absoluta de la auténtica izquierda —la más pura— y que conoce perfectamente la hoja de ruta a seguir para doblegar al neoliberalismo y al PPSOE. Esos tics dogmáticos de maestro enfadado lo hacen ser un pelín odioso, sincerémonos, aunque compartamos sus posiciones bastante a menudo. La verdad es que Llamazares e Izquierda Abierta no han conseguido asomarse ni a la quinta parte del poder popular que ha conseguido Unidos Podemos y, con anterioridad, las candidaturas municipalistas, ni su liderazgo (tuvo la oportunidad) tuvo la mitad de carisma que el de Alberto Garzón, pero parece como si la sociedad estuviera en continua deuda con ellos. El no haber liderado el cambio político les ha sentado realmente mal, y es una pena, la verdad. Antes del 26J quiso restar más que sumar, lo que lo hizo más odioso si cabe y ahora nos sorprende siendo parte integrante de ese manifiesto que pide la unión entre Ciudadanos-PSOE-Podemos. Para llorar.

9. Esperanza Aguirre. Aunque parezca desconcertante, la señora Aguirre tiene un gran número de seguidores, también entre gente que se considera «progresista». Y no salimos de nuestro asombro, pues esta mujer es una de las personalidades más escoradas a la derecha del Partido Popular —imaginaros el nivel— y una de las encargadas de implementar la corruptocracia del Partido Popular en la Comunidad de Madrid. Aguirre ha costado muchísimo dinero a los españoles. Mentirosa compulsiva, cruel, irónica, las tramas Púnica y Gürtel hubieran sido imposible sin su participación. Ella presume del rol de «verso libre» que le asignó su propio partido, un estatus que en realidad esconde deslices masónicos, elitistas y un fuerte acomodo en los privilegios. Aguirre ha llevado a cabo un populismo salvaje, precisamente aquello que criticaba cada vez que le ponían un micrófono delante. Su cinismo, sus mentiras y su caradura han sido claves en la victoria de Manuela Carmena en Madrid. Sin Aguirre como antagonista hubiera sido imposible el actual Gobierno de Ahora Madrid. Gracias Espe.

miguel_angel_revilla

8. Miguel Ángel Revilla. Es un señor que ha calado entre cierta audiencia, por lo general mayor, que lo ha considerado simpático, espontáneo y bonachón por aquello de ir en taxi a la Moncloa, mostrar cierto desparpajo en público y contar chistes malos. Ha vendido la moto a ese tipo de personas de risa fácil que defiende al campechano corrupto de Juan Carlos I y hoy disfruta con el inefable Álvaro Ojeda. Ese es su público. El mismo que ha encumbrado a este insufrible político que inunda con bertinismo, patrones comunes, populismo y frases tribuneras los platós de televisión y llena de libros rancios y ennegrizados las librerías, cuando es obvio que es una pieza más del establishment patrio, símbolo del españolismo del toro y la castañuela. Cintora aún está a tiempo de huir de su lado. Revilla aseguró que si tuviera 20 años menos se presentaría a las elecciones generales. No, por favor, tenga usted piedad de nosotras.

oriol_junqueras

7. Oriol Junqueras. Sólo por ir en coalición con el partido más corrupto de la historia de Cataluña (CIU), ya merece su puesto en el top ten. Porque seamos sinceros, a Artur Mas se le ve de lejos, es un burgués veleta que no le importa mutar su discurso si así asegura su supervivencia política. A Junqueras no. Capaz de sentarse en una mesa de negociación con los representantes de Sanidad y decir que «no es el momento de protestar, porque Cataluña tiene causas mayores», ha liderado a Esquerra hasta convertirla en una suerte de PSOE en el contexto catalán. Los que se dicen de izquierda y de izquierda sólo tienen el nombre. Lo peor es que la descomposición de la CUP y la ambigüedad de Colau, convierte a Esquerra en una aglutinador de votantes que amenaza con llegar al poder. La jugada de Junqueras ha sido excepcional, dejar que todos se quemen hasta esperar su momento. Eso sí, a nosotros no nos engaña, podría ser el Felipe González catalán.

sergio_pascual

6. Sergio Pascual. La mano derecha de Iñigo Errejón. El encargado de aumentar los votos aprovechando los «significantes vacíos», no ha sido sino un auténtico lastre para la formación morada, un generador de discordancias internas y externas que siempre empujaba el discurso hacia la moderación y que ha conseguido él solito que corrientes tan dispares como el pablismo y los anticapitalistas se pusieran de acuerdo en algo: su cese inmediato. Pascual ha sorprendido vestido de penitente, se le ha visto en el Rocío, ha defendido la OTAN, también la escuela concertada, se hizo el sueco en asuntos como el de Bódalo y el de los titiriteros, y otras errejonadas que hacían pensar que pronto daría el salto a Ciudadanos con Rivera o al PSOE, junto a Rubalcaba, Pedro Sánchez o Bono. Pascual se tomó tan en serio lo de la centralidad del tablero que acabó siendo un tipo sencillamente inaguantable que buscaba no molestar a nadie y molestaba a todo el mundo. Y cuidado, que aún ocupa cargos en Podemos y no se va a ir ni con agua caliente.

joaquin_leguina_colegas

5. Joaquín Leguina. La perversión de la palabra socialista llevada al extremo tiene el careto de este señor rancio, de estética franquista e ideología ultrarretrógrada que fuera 12 años presidente de la Comunidad de Madrid. Leguina es una caricatura del socialismo de principios de siglo, un retrato de la caspa más castuza de la transición. Un auténtico chupóptero de las administraciones —miedo da contabilizar cuánto dinero puede haberse embolsado de las arcas públicas— y un polemista que siempre se escora a la derecha y usa argumentos que ni su amiga Esperanza Aguirre. Hagamos un repaso: aseguró en twitter, al más puro estilo cuñado, que hay muchas denuncias por violencia machistas que son falsas, acusó a las Ongs españolas de inflar los datos sobre la pobreza, insultó de un modo machista a una contertulia, respaldó a Wert, es colaborador habitual de 13tv y defendió el patético Consejo Consultivo de Madrid entre cientos de lindezas. La Réplica le escribió una carta abierta y su reacción fue bloquearnos en las redes sociales. Todo un demócrata el señor Leguina.

jose_maria_aznar

4. José María Aznar. Este señor, que debería ser juzgado en un tribunal internacional por crímenes de guerra, más que un personaje odioso —que lo es— es un personaje odiador. Odia a gente dentro de su partido (a Rajoy, a Montoro) odia a los rivales políticos de la oposición (a Iglesias, a Zapatero, a Sánchez, etc.), odia la socialdemocracia, odia el comunismo, odia el populismo, odia al País Vasco, odia a Cataluña, a Cuba, a Venezuela, a Ecuador y en definitiva, odia a cualquier ideología o territorio que no comulgue con su liberalismo neothatcherista casposo de nuevo cuño. Si buscamos en la enciclopedia el significado de despotismo aparece el rostro de Aznar sonriendo, con los pies encima de la mesa y las manos a la cabeza. Y es que se pueden describir sus ocho años en el poder como un rodillo conservador y antidemocrático que es capaz de hablar catalán —en su intimidad— y chicano si sus negocios privados y multimillonarios prosperan a costa de lo público. Y se sigue riendo del personal desde sus puertas giratorias, asegurando una y otra vez que ETA estuvo detrás del 11M. Para más inri, benefició los negocios de su hijo y colocó como alcaldesa de Madrid a su esposa, la inculta y homófoba señora Botella, que iba pregonando a los cuatro vientos consignas del Opus y que se fue de vacaciones a un spa de lujo mientras varias jóvenes fallecían en el Madrid Arena. Da muchísima grima Jose Mari.

susana_diaz

3. Susana Díaz. La líder del bastión socialista más clientelar y corrupto del estado español es algo odiosa por su descarado intento de apropiarse de la palabra Andalucía y concentrarla no ya en su partido, sino en su persona. Para Susana Díaz, Andalucía es ella. Eso pretende inculcar en el imaginario colectivo sureño. También lo es para su altavoz particular, Canal Sur Televisión. Es prácticamente inimaginable que esta señora no abra un telediario de la cadena pública andaluza. La señora Díaz, que lleva viviendo más de dos décadas de fondos públicos y del PSOE, intenta hacer creer que su marido es un «tieso» y que sus orígenes son muy humildes. Susana Díaz, la Esperanza Aguirre del sur, cínica, endiabladamente lista y arrogante hasta decir basta, capaz de rechazar medidas antidesahucios y rechazar la comisión de investigación sobre los fondos de formación, se sube al podio de personajes políticos odiosos gracias también a sus políticas socioliberales que benefician a los mismos de siempre, a los terratenientes andaluces y su cuadrilla de plutócratas.

2. Albert Rivera. A principios del año pasado, el líder de Ciudadanos disfrutaba de la etiqueta de yerno perfecto, amable, sosegado y sensato… hasta que la campaña electoral llegó a su punto álgido. Se hacía llamar por su militancia «el nuevo Adolfo Suárez». Pero fue entonces cuando Rivera —bien situado en las encuestas— olisqueó un ministerio, quizá un sillón de los que tanto recelaba, y comenzó a ponerse muy nervioso, histérico, visiblemente alterado. En cada comparecencia pública inventaba cosas, daba datos falsos, sobreactuaba de un modo muy burdo, contradiciendo su discurso «sensato» a diario y, definitivamente, mintiendo sin el menor atisbo de pudor (como recientemente, colgándose la medalla de la dación en pago) o culpabilidad. En términos de cuñadismo, hicimos una encuesta y ganó por poco a… ¡Álvaro Ojeda! Hoy, al tiempo que asegura no importarle su credibilidad, es sencillamente un político odioso, desquiciado, histriónico, que no se lo creen ni en su propio partido. Para la historia de la democracia reciente quedarán sus retahílas de mentiras, divertidas piezas de videoteca que acabarán pasándole factura.

felipe_gonzalez_odioso

1. Felipe González. De la chaqueta de pana al yate. Del socialismo al socio capitalismo. El que fuera considerado político con más carisma del país, hoy es un anciano atrapado en una puerta giratoria, corrupto, grosero y prepotente, tan engreído como endiosado. En su imaginario particular cree tener un discurso actual cuando es la viva imagen de la caducidad, de «la casta», terminología que Podemos consiguió implantar sobre las élites cleptócratas de la que es, junto con Aznar, su mejor referencia. El señor X de los GAL, manchado de cal viva, se hace especialmente odioso porque va dando discursos paternalistas y dogmáticos a una sociedad española que ya no es que lo vea como un dinosaurio político fuera de juego, sino también como un ladrón de guante blanco que nos ha empobrecido conscientemente a todas y a todos. Estamos hablando de alguien que es capaz de trivializar la dictadura de Pinochet, condecorar a un miembro de la dictadura argentina, justificar a Pujol, relacionarse con dictadores de África, o traicionar ideológicamente a toda una generación de padres y madres que creyeron sus cantos de sirena. En definitiva, un político a lo Frank Underwood.


Nota del autor: Esta es una lista personal, total y conscientemente subjetiva. Es obvio que hay muchos políticos y políticas de primera y segunda fila como Rafael Hernando, Martínez-Pujalte, José Bono, Toni Cantó, Andrea Fabra, Luis García Montero o Rita Barberá entre tantos otros que tranquilamente podrían aparecer en este ranking. Si no estás de acuerdo y te enerva esta lista, respira profundamente, relájate y propón tus candidatos en los comentarios. Estas listas son simples textos para remover el avispero y generar opinión.

The following two tabs change content below.
Avatar
Periodista. Codirector de La Réplica.
Tags: , , , , , , , ,

    3 Réplicas

  1. DANIEL

    SUJETO rencoroso y demagogo, no te enorgullezcas de tu odio y desarraigo por la política española y no hagas listas subjetivas y parciales de una realidad a medias. La subjetividad con la que escribes no tiene fin, y se te puede facilmente calificar como el tipico izquierdista disgustado y rencoroso que solo sabe criticar.

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies