24 de octubre del 2020
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



El señor Javier Maroto es uno de los más claros exponentes del pijofascismo español, esa patriótica corriente del marianismo que aumenta su peso conforme crece la ola de inmigrantes ocasionada por la guerra en Siria. Antes aplaudían la intervención militar en Irak, Libia y otros países árabes en precario equilibrio. Ahora, cuando la población huye debido a las consecuencias del desastre, se inhiben. Que los acojan los vecinos, que para eso aplaudían los bombardeos.

Maroto, peloteando a Fernández Díaz, se descuelga diciendo que “entre los refugiados hay muchos yihadistas que pueden poner bombas en las ciudades”, metiendo cizaña, asustando al gentío, zancadilleando como la periodista húngara, como diciendo: “Salid a la calle a protestar para que no vengan”, azuzando a la insolidaridad, al racismo, a la xenofobia y al fascismo, que era su intención.

La condición de canalla no la otorga el estatus de refugiado, los atentados del 11-M no los perpetraron refugiados sirios. Cualquier parásito con corbatita y colonia cara puede ser el peor de los canallas, el que incite al odio, al rechazo, al desprecio al débil. “Mala gente que camina y va apestando la tierra”, que diría Machado. Luego van a misa, rezan cuatro padrenuestros y duermen como lirones.

Es verdad que entre los refugiados puede haber yihadistas, claro, y fontaneros, y albañiles, y médicos, y escritores, y matemáticos, y físicos, y periodistas, y maestros… Pero eso no lo ven, o no les interesa verlo, porque eso no siembra egoísmo ni es “patriótico”, según su ridículo concepto de patria. ¿Qué podría hacer un refugiado como no fuera poner bombas? Faltaría más. Claro que entre los refugiados sirios puede haber de todo, con suerte hasta psiquiatras capaces de curar la cleptomanía de sus colegas y la psicopatía que él mismo padece.

Si únicamente fueran “pedantones al paso que miran, callan y piensan”, pasaría. Pero gobiernan, influyen en la sociedad, la legislan, la educan, crean corrientes de opinión… Y son solo eso, mala gente que camina y va apestando la tierra. Por suerte el mundo está lleno de esos otros que “no conocen la prisa ni aun en los días de fiesta. Donde hay vino, beben vino; donde no hay vino, agua fresca. Buenas gentes que viven, laboran, pasan y sueñan, y un día como tantos descansan bajo la tierra”. España está llena de ellos, señor Maroto. La ola de refugiados sirios, también.

The following two tabs change content below.
Avatar

Jose Antonio Illanes

José Antonio Illanes es escritor. Trabaja en la multinacional Red Bee Media como subtitulador para sordos y audiodescriptor para ciegos. Acumula multitud de premios en el campo de la narrativa: Gustavo Adolfo Bécquer, Alberto Lista, Malela Ramos, Ciudad de San Sebastián, De Buenafuente, Gabriel Miró, La Felguera, Tomás Fermín de Arteta... Es autor de "Historias de cualquier alma", "La trastienda de la memoria" y "El azor y la zura", premio de novela Malela Ramos. Es colaborador de la revista cultural Atalaya y ahora de La Réplica.
Avatar

Últimas entradas de Jose Antonio Illanes (ver todo)

Tags: , , , , , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies