08 de agosto del 2020
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



Acabo de leer en un periódico de mi ciudad un artículo que me ha sorprendido y, al mismo tiempo, me ha agradado y que responde al titular: “Más de 20 planes de cultura y ocio en marzo”. ¿Cómo es posible que una ciudad, que parece vivir un momento histórico de decadencia social, tenga esa pléyade de actos culturales y de ocio que no solamente llenan el dietario mensual, sino que obliga a elegir cuáles te parecen más interesantes?

¿Qué pasa para que se nos regale a la ciudadanía esta abundancia de actos a los que el  referido periódico tacha de “culturales”? Los hechos demuestran que Jerez y otras ciudades sumidas en la crisis, a pesar de todo lo que está sufriendo, vive un momento dulce en lo que se refiere a la abundancia de actos culturales y de ocio. ¿Será  lo de siempre de “pan y circo” o, por el contrario, ver como la cultura y el ocio pueden compensar esa especie de bajón anímico que las recientes estadísticas nos mostraban con dureza la realidad social y económica de la Ciudad? Es curioso que siempre que nos referimos a la buena o mala salud de nuestra Ciudad, la economía la que domina el lenguaje, es punto de referencia y espejo donde hemos de mirarnos para  hacer nuestro diagnóstico de la salud colectiva. Quizás a la hora de conocer nuestra cruda realidad sean los temas del  excesivo paro, la decadencia de una economía que en otros tiempos conoció mejores momentos, las colas de los comedores sociales, la huida de nuestros jóvenes buscándose la vida por donde pueden si aquí no hay posibilidades para dar salida a sus ilusiones… o la de parejas de jóvenes que viven a expensas de la pensión de sus abuelos, o refugiados en casa de sus padres. Estos temas son muy dolorosos y, sin duda, están en las estadísticas y en las conversaciones diarias, como datos que no se pueden perder de vista a la hora de analizar la realidad de nuestra Ciudad.

 

cultura Pop

Ilustración de Eduardo San Gil.

Pero este nivel de actividades culturales y de ocio ¿puede influir positivamente en la vida de la Ciudad y en el día a día de sus ciudadanos? ¿Puede significar este ambiente en que la Ciudad tenga un rostro más agradable, menos deprimente y de más altura de ánimo? ¿Puede contribuir a que sus  ciudadanos, al menos  a un buen número de ellos, salgan de su pesimismo y se encaramen en un estado de autoestima lo suficientemente alto como les ayude a trabajar porque esta Ciudad adquiera el nivel que se merece?  ¡Ojala sea así!  Siempre he creído que la cultura puede y debe ayudar a las personas a salir de sus atolladeros diarios, ya que lo que sea activar la mente y desempolvar nuestra inteligencia, ayuda a encontrar soluciones a los problemas con los que la vida nos fustiga. Desde que el hombre es hombre, siempre ha sido así. La aplicación cultural del género humano siempre ha sido la palanca que ha movido este mundo y lo ha hecho progresar. 

Esto significa que hemos de  apostar porque la cultura pueda entrar en el meollo de nuestra convivencia diaria,  aportando elementos positivos que ayuden a crearnos un estado más optimista que el retrato económico que las estadísticas se encargan de fotografiarnos con crudeza. La cultura es el instrumento que tenemos a mano para que la ciudadanía se ilusione y acabe entendiendo que, el ser humano tiene unas capacidades innatas que, a lo largo de la historia, le ha llevado a superarse aún en  los peores momentos. Esta sociedad nos está llevando a identificar felicidad con consumo, desarrollo humano con confort material, valía de la persona con estatus social… y es algo que la inteligencia colectiva puede y debe parar.

La cultura tiene una dimensión lúdica que puede resultar agradable de cultivar y puede ser una importante contribución que ayude a la gente a olvidar o, al menos a dejar de lado por unos momentos, sus problemas diarios y superar así su habitual congoja. Pero esto, siendo positivo, no debe contentarnos. La cultura es mucho más y debemos aspirar a ahondar en su mejor significado.

Se da  también en nuestra sociedad otro tipo de cultura que se denomina “burguesa”, por cuanto muchos suelen acercarse a ella con ánimo de aparentar, de darse un lustre externo que alimente su estatus social. El ir al teatro, a un concierto o a una presentación de un libro se considera, de cara a la galería, como un gesto de lucimiento personal ante la pequeña sociedad en que nos movemos. No supone, en muchas ocasiones, elementos que enriquezcan el acervo personal ni ofrezcan a la persona elementos de autoconstrucción de cara a un enriquecimiento de su saber estar en la vida. Naturalmente, que ser asiduos de este tipo de consumo cultural es positivo y ayuda mucho a quienes lo cultivan a relacionarse e incluso a comunicarse con quienes les rodean; pero no siempre se traspasa la línea de lo que podríamos llamar “superficialidad” o de simple capa externa que no acaba de profundizar en el meollo de lo que puede considerarse como cultura.

Fotograma Odisea Espacio Replica

Fotograma de Una odisea en el espacio.

La auténtica cultura mira a construir ciudadanos críticos, tolerantes, abiertos a otros modos de vida, solidarios con el sufrimiento ajeno y crítico con aquellas actitudes de sectores sociales que abusan  de los más débiles y construyen un mundo más despreciable e injusto. Este tipo de cultura se construye con la lectura, con el diálogo abierto, el contacto con otras civilizaciones, el aprendizaje de la forma de vida de personajes históricos que marcaron, en su momento, la vida de sus coetáneos, y sacar conclusiones positivas de aquellos acontecimientos históricos que supusieron un salto cualitativo en la marcha de la humanidad o, por el contrario, nos trajeron grandes desgracias como pueden ser las guerras que han devastado, en muchos momentos históricos su desarrollo y degradaron al ser humano en su conjunto. Y es la que debe ayudarnos a afrontar la actual situación de crisis que vivimos, ahondando en sus raíces e identificando las causas y actores que la han causado, para poder superarla.

¿Esta Ciudad tiene a unos ciudadanos identificados con  este tipo de cultura, o simplemente se queda en lo que se identifica a cultura con ocio y fiesta? Creo que debe de haber de todo; pero es significativo que en nuestro ambiente surjan instituciones culturales que ofrezcan programaciones  que conecten con sus ciudadanos y contribuyan a enriquecerlos y recuperar la dignidad que la crisis económica les ha arrebatado. Es positivo que los sectores ciudadanos encuentren actividades culturales que les ayude a enriquecer su personalidad y a dotarlos de mejores instrumentos para afrontar su vida. La cultura no es algo ajeno a la vida y a su quehacer diario, sino que debe acogerse con entusiasmo como elemento de autoestima y de desarrollo humano.

 

 

La ilustración de portada es de Pablo Bernasconi.
The following two tabs change content below.
Avatar

Emilio López Pizarro

Jubilado. Fue periodista durante una breve temporada y funcionario público casi toda la vida. Hombre de bien. Es progenitor de los creadores de La Réplica.
Tags: , , , , , ,

    Una Réplica

  1. Rafael Solís

    Amigo Emilio, has puesto el dedo en la llaga, aunque he de decirte que tu impecable sintaxis no permite catalogar como error sintáctico el erróneo empleo de los tiempos en ciertos verbos. Permíteme que te diga que esta sociedad no nos está llevando a identificar felicidad con consumo, sino que nos está haciendo vivir en el mall de un enorme centro comercial que es el medio de que estamos rodeados.
    Te sugiero que leas esta entrada de mi blog, porque tiene mucho que ver con lo que tú dices en la tuya: http://lecheybananas.blogspot.com/2013/04/ni-contigo-ni-sin-ti.html . Los recursos naturales no dan más de sí, y ha llegado por fin la hora de consumir intangibles; volver a los principios en los que consumir más no era sinónimo, sino de algún festín ocasional. Por eso creo que es tan oportuno este artículo

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies