22 de julio del 2019
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



La violencia verbal es una forma violencia y sobre ello no cabe discusión posible. De esta manera, la utilización del término feminazi, para calificar a las mujeres que apoyan y/o participan en la lucha del movimiento feminista en pro de una sociedad más igualitaria, es una prueba más de cómo la violencia no es ajena a un patriarcalismo no dispuesto a perder posiciones hegemónicas y supuestos derechos en favor de la otra mitad de la población, durante siglos subyugada y olvidada.

Que por las calles de diferentes ciudades españolas circule un autobús decorado con frases donde se niega la existencia de la violencia de género, tildándola de violencia doméstica, y afirmando que leyes sobre la misma discriminan al hombre, es un insulto a la inteligencia de la población en general. Pero si en el mismo puede leerse, stop feminazis, debajo de una imagen de Hitler con los labios pintados y en cuya gorra se representa el anagrama del movimiento feminista, dicho autobús se convierte en un insulto grave contra ese movimiento, al compararle con un asesino genocida.

El citado vehículo representa una de las tantas contradicciones en las que suelen caer los detractores del movimiento feminista, al hacer gala una la radicalidad que critican en las mujeres, pues no dudan en recurrir ellos mismos a la violencia, en este caso verbal, para criticar unas leyes que precisamente tratan de poner freno una forma de violencia. Dicho autobús y en general la utilización del términos como el de feminazi, son una muestra de la normalización de la violencia, contra un colectivo por el solo hecho de reivindicar unos derechos que están reconocidos por la legislación nacional – Constitución, art. 1– e internacional – Declaración Universal de Derechos Humanos, art. 1 – .

Como se puede leer en el escrito de denuncia interpuesto ante el servicio especial de delitos de odio y discriminación de la Fiscalía Provincial de Barcelona por el Gobierno de la Generalitat, a través del Instituto Catalán de las Mujeres: es una propaganda que ataca la dignidad, los derechos y la libertad de las mujeres, creando un clima que normaliza la discriminación contra las mujeres y contra cualquier persona que no tiene encaje en la perspectiva supremacista o excluyente de sus promotores (…) que puede ser constitutivos de un delito de odio y discriminación por razón de sexo.

¿Por qué ese odio al movimiento feminista? La respuesta es bastante sencilla: los defensores de esta ideología ven amenazada una hegemonía mantenida a lo largo de la historia y puesto que cualquier argumentación para defenderla carecería de toda lógica, la única alternativa ante una situación interpretada como una amenaza es la violencia y el odio.  Para mostrar de qué manera es vivida la amenaza que supone el pensamiento igualitario del feminismo, recordemos las palabras del Arzobispo de Valencia al  asegurar que: la amenaza más grande que en estos momentos tiene la humanidad es precisamente la amenaza de la ley de género, de la enseñanza de género y de la ideología de género, las cuales conducen al deterioro de nuestra humanidad.

Desde un plano más irónico podríamos argumentar que la utilización del termino feminazi, demuestra el poco nivel cultural de los machistas orgullosos de serlo. Como venimos expresando, los conceptos feminismo y nazismo son opuestos, ya que el feminismo lucha a favor de los derechos de las personas y el nazismo supone un atentado contra esos mismos derechos. De esta forma la única posibilidad es que feminazi sea un acrónimo formado por los términos femenino y nazi. Cuanto se trata de feminazis , este país ha dado al mundo un egregio digno de aparecer en los libros; eso sí, como ejemplo para nunca seguir. Estoy hablado de Pilar Primo de Rivera; que, a pesar de su apellido, no tiene ninguna coincidencia familiar con el líder del partido naranja. El caso es que esta señora -hermana de José Antonio Primo de Rivera, fundador de la Falange Española y compañero de mausoleo del propio Franco- fundó la Sección Femenina de la Falange.

La suma sacerdotisa de aquella hermandad de madres abnegadas y esposas sumisas –según la demonina Tereixa Constenla (Con un solo gemido basta, El País: 10 de mayo de 2009)- que fue la citada Sección Femenina, se dedicó durante toda su trayectoria a su castrar cualquier intento por sacar la cabeza del agujero en el que el franquismo quiso hundir a la mujer. Si durante la segunda República, la mujer había alcanzado las mayor cuotas de derechos de toda la historia, el franquismo se encargó de volverla al lugar del cual -según su piadosa opinión- nunca debió salir. Y claro, la Sección Femenina y su abadesa al frente –la mayor feminazi que en el mundo ha sido– echó una mano para que así fuera. Eso sí: por la Gracia de Dios.

Como hemos visto, en la Sección Femenina se encarna esta conjunción de lo femenino con lo nazi, que en su versión española es el Nacional Catolicismo. Por ello, y continuando con el tono irónico, desde el movimiento feminista debería hacerse una labor pedagógica y explicar a machiluros -un nuevo acrónimo, en este caso de machista y chulo– y otras especies en peligro de extinción, el verdadero significado de término. Así aprenderían algo de su propia ideología. De esta manera, la respuesta al insulto de “feminazi” debiera ser algo parecido a: “qué más quisieras tú”, seguido de una explicación sobre significado del término según expusimos arriba. Procediendo de esta manera, seguro lo piensan dos veces antes de utilizarlo.

The following two tabs change content below.
Avatar

Antonio Ureña

Antonio Ureña García es Doctor en Filosofía y Ciencias de la Educación; Licenciado en Historia y Profesor de Música. Como escritor, ha publicado ensayos y relatos en diferentes revistas y medios electrónicos. Es coordinador del Proyecto Internacional Leer es un Derecho y editor de la revista Tiempo de Poesía. En sus escritos persigue hacer una reflexión critica sobre la cultura y sociedad actuales a modo de herramienta que colabore a hacer frente a la impostura y el letargo en los que pretenden sumirnos.
Avatar

Últimas entradas de Antonio Ureña (ver todo)

    2 Réplicas

  1. Rosalba Gonzàlez

    Cierto ! El machismo va de la mano con el bajo nivel cultural o el ver amenazado su rol social . Algo importante es observar como trata un hombre a las mujeres de su familia antes de hacer planes de vida con alguien. En los paises latinos la mujer lucha todos los días por el respeto de sus derechos como mujer .. Gracias por compartir tu artículo Antonio . Esperamos el de mañana .

  2. Agente069

    Estoy completamente a favor de tus comentarios, de verdad. Ojalá algún día la mujer pueda obtener los mismos derechos que los hombres, pero el camino es largo, aún queda mucho por hacer, el mundo es una puta verguenza., estoy completamente a favor del feminismo y de todos sus actos y de todas sus acciones como cuando pintan en marquesinas, estaciones de tren, colegios o incluso en iglesias, o como cuando escriben pancartas con mensajes de odio hacia los hombres, por no hablar del hombre al que su mujer le quemó la cara con sosa caustica o el hombre al que su mujer le incendió dentro del coche o el hombre que recibió 30 puñaladas de su mujer. La ley de violencia de género no protege a los hombres maltratados porque es una ley injusta, en que se basa para decir que el hombre a maltratado a su mujer por creerse superior a ella y por tanto, todos aquellos casos los tachamos de violencia machista, sin valorar más alternativas, «no perdona, es que la ha pegado porque es mujer». Las mujeres han sufrido mucho a lo largo de la historia, pero mucho mucho y se de lo que hablo porque soy bueno en historia, pero permíteme que de la bienvenida al siglo xxi, con tu permiso. El feminismo está llegando a unos niveles de polarización preocupantes, parece mentira creer que sea el hombre siempre el malo y la mujer la víctima, el feminismo actual busca eso y entonces ¿dónde está la igualdad que se supone que busca?
    Saludos Antonio.

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies