24 de febrero del 2020
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



La respuesta es sí, Stranger Things es la serie del verano. Te lo explicamos con 10 razones.

  1. Porque es una serie sobre la amistad y de esas ya no hay tantas.
    La lealtad, la superación, el trabajo en equipo o la capacidad de perdonar y otros aspectos no tan populares como los celos o la incomprensión son elementos principales de las relaciones entre los personajes. En un mundo donde las últimas grandes series se fundamentan en la degradación moral del ser humano o los grupos sociales (Breaking Bad, The Sopranos, True Detective, The Wire…), se agradece una temática en clave positiva. Sobre una envoltura de serie de misterio, ciencia ficción y un terror muy blanco, se esconde una enternecedora historia de amistad.
  2. Por su indisimulada nostalgia.
    Uno de los principales méritos de la serie es que juega con la ambientación, la ropa, los decorados, la música, y otros aspectos como la tipografía (¡incluso vuelven los malos comunistas!), provocando que te invada «esa vieja sensación» que ya parecía olvidada. Es todo familiar pero, al mismo tiempo, nuevo. La serie tiene juego, puesto que está llena de guiños a películas de los años setenta y ochenta (ET, The Goonies, Alien, Poltergeist, Tiburón… etc.). Eso sí, está inmerso en una narración natural y no metido con calzador, lo que involucrará por igual a los nostálgicos que espectadores de nuevo cuño. Es una buena serie para ver con tus hijos adolescentes.maxresdefault
  3. Porque por fin una serie donde niños y adolescentes no están de relleno o resultan ridículos.
    ¿No os sucede que en la mayoría de series los adolescentes parecen peleles al servicio de la trama o de emociones muy llanas y simples? Cada vez que los guionistas se sientan y tratan a personajes infantiles con la dedicación que merecen, la misma que cualquier otro personaje, el público suele agradecerlo. En este caso, la inventiva, empatía y complicidad del grupo de niños protagonistas vale por toda la serie.
  4. Porque respeta los juegos de rol y sitúa la ciencia del lado de la fantasía.
    Ya era hora que los juegos de rol no fueran tratados desde un enfoque caricaturesco, sino como parte implícita de la trama y manifestación de la personalidad del grupo protagonista. Dungeons y dragons sirve como explicación teórica de la realidad paralela en la serie. Y a destacar, la originalidad de usar la ciencia como motor del  Mcguffin.
  5. Por la impresionante banda sonora.
    Aunque invitaba a una banda sonora más «John Williams» -para entendernos-, lo cierto es que la música elegida para la serie tiene referencias de la época claramente adultas, The Clash, Echo & The Bunnymen, Joy Division, The Clash, New Order, Bowie.., que luego se han instalado entre lo más selecto de la historia de la música. Los melómanos van a gozar con la serie.
  6. Porque entiende que cada edad puede tener un tipo de amor diferente.
    Las relaciones de amor romántico en esta serie pertenecen sola y exclusivamente a adolescentes o niños, contraviniendo el estilo Hollywood, que suele fijar la relación amorosa en clave adulta. Lo mejor es que este amor resulta siempre creíble, «cuela». Y como sucede en la infancia, casi nunca acaba como uno quiere.
  7. Por la impresionante escenografía y la exquisita factura técnica.
    Hay planos maravillosos y algunos escenarios y encuadres para el recuerdo. El desguace de automóviles, el ambiente del mundo al revés, las inmersiones de Eleven en el submundo o la casa de Joyce son solo algunos ejemplos. Además, ha generado una iconografía propia que ya ha tenido multitud de homenajes en la red. Como muestra, la siguiente imagen:13615137_714278468710575_5718451608650490324_n
  8. Porque hace de las cabeceras un arte.
    Totalmente a contranatura, las cabeceras de Stranger Things tienen una larguísima duración y consigue que te olvides que tan sólo estás ante los primeros compases del episodio en cuestión. Su anticipado cliffhanger tiene un efecto maravilloso, cuando quieres más, te queda todo el capítulo por delante.
  9. Porque es heredera directa de Stephen King.
    Porque hay referencias que sólo con citarlas ya ganas enteros, Stranger Things se apoya en las mejores referencias de la cultura popular. Quizás, la referencia más clara no sea cinéfila (Spielberg o John Carpenter) sino el escritor Stephen King, que se ha pronunciado varias veces al respecto de la serie. 

     

  10. Porque, de repente, vuelves al verano de tu vida.
    Hubo un verano en el que viviste tus mejores experiencias, las más intensas y emocionantes. Hubo un verano que tuviste más miedo que nunca. Hubo un verano que te enamoraste. Hubo un verano en el que te sentiste vivo. A todo ello alude Stranger Things y a todo ello puedes volver, en cierta manera, viendo la serie. Luego creces y te das cuenta que nada era tan importante, ni lo que te emocionaba, ni los miedos ni el amor que pensabas que era el amor de tu vida. Probablemente dentro de uno, o dos, o tres veranos, Stranger Things sólo sea un recuerdo, una emoción pasajera, un affaire de julio y agosto. Pero hoy mismo es emoción, y eso, tal vez, sea lo único que importa.
     
The following two tabs change content below.
Javier López Menacho
Escritor y Social Media Manager. Ha escrito el libro Yo, precario (Libros del Lince, 2013), Hijos del Sur (Tierra de Nadie, 2016) y Juan sin miedo (Alkibla, 2015) y SOS, 25 casos para superar una crisis de reputación digital (UOC editorial, 2018). Ha sido traducido al griego y al alemán. En 2014, creó La Réplica, periodismo incómodo.
Tags: , , , , , , , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies