25 de junio del 2019
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



Cuando los acontecimientos se suceden, si estos son muy importantes o sorpresivos, tendemos a buscar las causas que los han provocado. Hay gente que, de hecho, vive de esos análisis y parte de su esfuerzo intelectual se vierte en esa búsqueda de causalidades. Se gastan miles de hojas de periódicos, de ensayos y de todo tipo de literatura; se crean y consumen centenares de horas de radio y televisión, horas en las que hurga en la sociología, la política, la economía, la psicología… todo para encontrar ese hilo del que tirar, esa verdad que parece oculta y que, inocentes de nosotros, creemos que nos solucionará el futuro.

Por desgracia, no es así.

Si algo se puede sacar en claro de las últimas elecciones andaluzas, sin ir más lejos, es que los tan cacareados pronósticos, estudios, encuestas, y todo tipo de prodigios tecnológicos, no sirven para nada. Hemos visto como un partido de extrema derecha, que en todos los vaticinios se aseguraba (y así lo decían los datos) que apenas conseguiría entrar en el parlamento andaluz, lo ha hecho con una fuerza inusitada. Y no tiene visos de ser algo pasajero. Sin duda, el inesperado resultado electoral andaluz provoca una reacción casi espontánea que plantea varias preguntas iniciales (que no plantearemos ahora) y unas pocas conclusiones directas. Una de ellas, es que los medios y la clase política está tan despegada del ciudadano de a pie que ya no lo entiende, no consigue codificarlo políticamente y es tan volátil como el gas a presión. Mal asunto para quienes han vivido a nuestra costa.

Además, se lanzan las consignas equivocadas, no se focaliza la crítica en el lugar adecuado y se hacen todavía más profundas las trincheras. Dando palos de ciego de una forma aterradora.

Con la incomprensión llega el miedo. Hay muchas bocas que alimentar y se empieza a tener la sospecha de que el maná, que parecía inagotable y cada vez más abundante (y sobre todo más selecto) para un sector de la élite, puede agotarse. Demasiados favores que de repente se ven comprometidos. Los que entran por los que salen, pero los que ya estaban dentro no quieren salir. Y tal vez no salgan, pero tendrán que repartir el pastel (que tal vez en unos años sean sólo las sobras, si no se revierten ciertas dinámicas) entre más comensales. Eso es lo que está pasando ahora: ellos (la clase política, los vividores de lo público) tienen miedo, pero no reaccionan del modo que deberían, que no es otro que intentando comprender qué está sucediendo, pero hacerlo de verdad y no con el espectáculo ridículo que dan en televisiones y medios de comunicación. Encontrar realmente qué es lo que el ciudadano medio y bajo (que al final son la mayoría social, aunque no económica, IMPORTANTE TEMA) y tratar de paliar en la medida de lo posible los desequilibrios que un mundo moderno y el día a día conllevan.

Esa es la teoría; en la práctica, saben perfectamente cómo deberían de actuar, pero actúan como ellos necesitan para mantener sus privilegios, ahora amenazados porque han visto que el modus operandi ya no funciona.

¿Qué hacer ahora? ¿Qué harán los que tienen que administrar nuestra sociedad, nuestro dinero público, nuestros impuestos? ¿Cómo actuarán quienes gobiernan, quienes tienen capacidad de decisión, quienes pueden realmente cambiar las cosas si tienen la voluntad de hacerlo? Respiren, porque la respuesta la saben, pero no quieren afrontarla. A poco que sepamos de Historia, veremos que cuando el barco se hunde, los poderosos son los que ocupan los botes salvavidas.

Así que, agárrense que vienen curvas.

 

La imagen de portada apareció en Debate.

The following two tabs change content below.
Avatar

Alejandro F. Orradre

Escritor || Jedi frustrado || Reseño mis lecturas en elfindeltsundoku.wordpress.com || Colaboro en @murraymagazine y @hablandoconletr
Avatar

Últimas entradas de Alejandro F. Orradre (ver todo)

Tags: , ,

    Una Réplica

  1. R

    No va a pasar nada, VOX es una coartada más del R78 para engañar a sus votantes y seguir legitimando este chiringuito del R78

    Está pasando lo mismo que pasó en Alemania en 2014, cuando el partido neonazi NPD sacó más de 300.000 votos en las elecciones europeas, y metió un eurodiputado en Estrasburgo

    Rápidamente, las cloacas del sistema trataron de ilegalizarlo y re-convirtieron a AFD, un partido que era como UPyD, en derecha alternativa anti-inmigración… A partir del 2015, todos los mass media alemanes empezaron a darle más publicida a Alternativa por Alemania, que hasta hace un par de años era, como ya digo, simplemente un partido euroescéptico y neoliberal en lo económico.

    El discurso de VOX se va a moderar, no son ultraderecha como sí lo es el FN en Francia, que tiene un discurso mucho más radical en todos los sentidos

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies