19 de septiembre del 2019
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



¿Qué título dar a un artículo que nace de una autopsia que nunca debió existir?

El asesinato de Laura Luelmo aviva un debate en el que no es fácil discernir entre quienes buscan una solución a futuro, quienes buscan venganza en nombre de la justicia, o quienes, sin sorprendernos de la bajeza humana, buscan un rédito político.

Laura, que no es considerada en las estadísticas como victima de violencia machista, pues no tenía relación alguna con el verdugo, ha sido asesinada por ser mujer. Lo que gramáticamente puede parecer una obviedad, no lo es. Hay muchos miembros de nuestra sociedad que eso o no lo ven, o no le dan importancia. Ha sido asesinada por ser mujer, grabémosnoslo. Leyendo las declaraciones de su asesino confeso, si hubiese sido un hombre quien le pregunta a una vecina por un supermercado, él seguiría vivo. Lo sabemos y debemos ser responsables y capaces de comprenderlo correctamente, es decir, no cayendo en el craso error de una dicotomía entre hombres malos y mujeres buenas, y a la vez, entendiendo su trasfondo. Tanto con la versión del asesino como con las hipótesis previas, de ser un hombre nuevo en la zona el que hubiera salido a correr por El Campillo, también seguiría vivo.

El asesino de Laura es un reincidente que además, al salir de la cárcel, solo tardó semanas en volver a delinquir. Hagamos Derecho y no política de los precedentes. Hay ciertas nociones de Derecho que muchas veces no se explican con claridad para todo el mundo, y quienes se hacen portavoces de la justicia, de la Cámara Baja o de los platós de televisión parece que no comprenden que deben llegar a toda la sociedad. 

foto: la Voz de Galicia

Por lógica y seguridad jurídica, a nadie se le puede castigar con una pena que no existe cuando se comete el delito, luego si la prisión permanente revisable está vigente desde marzo de 2015, no es aplicable para asesinos, violadores o pederastas que ingresaron en prisión antes de la fecha. Se les aplicarán las penas previstas en el Código Penal cuando cometieron el delito. El por qué es simple: si las penas son endurecidas en el futuro sobre determinados delitos, jamás puede contemplarse la retroactividad de la norma. Por poner un ejemplo, imaginen que cometen un homicidio imprudente al volante o un homicidio involuntario y le condenan por X años. Cuando le faltan meses para salir, el Código Penal triplica la condena para este tipo de homicidios. Probablemente usted pensaría que no es claro el sistema jurídico y penitenciario, y de hecho no lo sería. El que está en prisión ha de saber cuánto tiempo va a estar, por como decía, lógica y seguridad jurídica.

Ahora bien, hablar de castigos no es lo que nos tiene que ocupar si buscamos una solución de futuro. Podemos debatir sobre la prisión permanente revisable, de la que personalmente estoy de acuerdo para casos como este y que no entiendo la postura en contra de la misma de ciertos partidos como Podemos. Pero eso ahora no importa, y no es lo que debe centrar nuestra atención, aunque políticos como Casado y compañía hagan todos los llamamientos que quieran.

Y el porqué es sencillo. Porque la pena como castigo es la consecuencia de otra mujer asesinada, y lo que debemos es buscar es que no haya más mujeres muertas por violencia de género. Lo que nos tiene que unir es buscar cómo evitar a futuro, porque es lo único que podemos hacer por toda la sociedad presente y futura y por todas las mujeres a las que la Justicia no llegó a tiempo. 

Desde que se promulgara la ley en 2004, los feminicidios no se han visto reducidos como por ejemplo sí ha sucedido con la normativa DGT para reducir los muertos y accidentes. Al igual que esa normativa sí fue exitosa, esta ha sido un fracaso legal, pero lo que necesita no es ser suprimida, sino estudiada, analizada y modificada para su mejora por nuestros representantes con la ayuda de profesionales en la materia.

En su día, en el año 2000, se hizo un pacto de Estado entre el PSOE y el PP contra ETA. Solo desde 2003 han muerto más mujeres por violencia de género que todas las víctimas que sembró ETA . Hoy al terrorismo no se le ve de lejos con el pasamontañas ni precisa de mirar bajo los coches. Se encuentra en las casas y hay que poner todo el erario público que sea necesario para extirparlo. Esta cuestión debería ser prioridad de Estado como lo fue acabar con ETA, y así, aumentar no solo la inversión en políticas de protección y en medidas cautelares, sino en educación. Sólo la educación va a conseguir que nuestras niñas de hoy mañana como mujeres no tengan que vivir estos infiernos, entendiendo por educación no solo la escuela, sino el esfuerzo común de todas las entidades locales y municipios para realizar campañas de conciencia y cada uno tomar parte en su responsabilidad con los más pequeños de su alrededor.

Este asesinato ha roto los esquemas de muchos hombres y también mujeres que se pavoneaban últimamente, sobre todo tras los 12 escaños de VOX en el parlamento andaluz, de continuar la mentira que dicha mil veces se convierte en verdad. La supresión de la violencia de género alegando los «datos» que ellos manejan sobre denuncias falsas. Denuncias falsas que los feminazis marxistas que constituyen el Consejo General del Poder Judicial aseguraban que no alcanza siquiera el 1% de las denuncias de mujeres. Sin embargo, seguían hablando de los «datos» que ellos tenían. 

Me pregunto si Laura hubiera logrado zafarse de ese monstruo y hubiese acudido a la Policía. Quizás los mismos que aseguran que muchas mujeres mienten al denunciar, probablemente le habrían asaltado con las mismas frivolidades frente a lo supuestamente sucedido, porque dice usted que la acaba de tratar de violar, pero yo no la veo que tenga usted la voz demasiado temblorosa ni tampoco las marcas de hematomas tan grandes. Es que usted también irse sola al campo. ¿Le suenan estas palabras? Pero este no es el caso y ella está muerta, aunque menos mal que los monstruos son sólo los que matan a las mujeres con sus propias manos, y no con sus discursos poniendo en tela de juicio las palabras de las «denuncias falsas» que sus «datos» corroboran, ¿verdad?

Son muchísimas las reacciones que han habido ante esta tragedia. Una mujer de 26 años que como tantas miles dejan su ciudad, su región o su país para ser enfermeras, profesoras, camareras de piso, médicos, dependientas, cuidadoras o cualquier otra profesión, y cuya alegría solo ha durado nueve días. Todos tenemos amigas, hermanas, primas o sobrinas que vienen a nuestra mente en la misma situación, incluso también aquellos que a la hora del almuerzo viendo el telediario sueltan eso de que la mayoría de las mujeres mienten para cobrar subvenciones y joder a la pareja. Que por eso denuncian los viernes. Me pregunto si compartiendo mantel con sus hijas, si ellas tienen la desgracia de toparse con un desgraciado que les quiera amargar la vida en el futuro, sentirán que pueden contárselo a su padre cuando le escuchan decir eso de otras mujeres o de amigas de mamá.

Los monstruos nunca van a dejar de existir, eso es algo que no vamos a evitar. Pero sí podemos conseguir que tengan miedo a la sociedad como garante de la integridad de todos si se atreven a tocar a cualquiera de nuestros miembros. Y ese miedo de nada sirve si lo traducimos únicamente en endurecimiento de penas. Esa no es la solución total que lo va a arreglar todo, y a la vista está este asesino reincidente que ya ha estado más de diez años en la cárcel, y que hoy habrá de enfrentarse a prisión permanente revisable. Desde luego que va a ser positivo para todos que entre en la cárcel de nuevo y esta vez no vuelva a salir, pero debemos preguntarnos: ¿ha servido de algo endurecer las penas? ¿ha hecho que no mate a Laura? Le ha dado igual que le puedan pillar y no volver a salir, como le habría dado igual que le sentenciaran con pena de muerte, porque creo que la cadena perpetua es peor castigo.

La solución no es encerrarle, esa es la consecuencia. La solución es que no mate a Laura, ni él como reincidente ni ningún otro sin antecedentes. 

No es fácil ordenar los pensamientos cuando la sangre de una persona inocente salpica a todos de esta manera. Tampoco ser conciso, porque no se puede tratar algo así con lo que cabe en un twitter o con dos frases hechas. Y a pesar de ello, el cuerpo pide a la vez silencio y gritar de rabia. Este país ha vivido en su joven democracia muchos crímenes de los que la sociedad ha salido reforzada. Se ha logrado vencer a otros monstruos en el pasado reciente. Que este monstruo del machismo asesino sea el próximo depende de todos, de hombres y mujeres, y de nosotros, los hombres que repudiamos estas barbaries, es la tarea de rebatir y reprobar el machismo donde quiera que lo presenciamos, ya que bien sabemos que muchos cobardes, ante mujeres, no se atreven a decir las salvajadas que vociferan cuando solo hay amigotes alrededor. El machismo no puede percibir ni el más mínimo ápice de tolerancia, porque nuestro silencio ante sus manifestaciones, a nosotros mismos, por dentro, también en cierto modo nos mata.

Ojalá pudiera acabar la columna con la frase perfecta ante estos sucesos, pero estoy seguro de que no existe.

The following two tabs change content below.
Avatar

Alejandro García Maldonado

Licenciado en Derecho por la UMA, ha colaborado en medios como El Confidencial, Claridad Digital, El Turbión, El Importuno y Cubainformación. Autor de las obras "Testigos cegados" (2011) "Transcripción del Manifiesto Comunista" (2012), "Tra due anime" (2015) y "Al resguardo del tilo rojo" (2018). Ha cursado estudios a distancia sobre antropología biográfica en la Bernard Lievegoed University (Zeist, Holanda) y dirige el proyecto literario "Etreso Biografías". Diplomado en Periodismo por el National Council for Training of Journalist de Londres, actualmente escribe un libro de relatos cortos que verá la luz a finales de 2019 y reside en Suecia.
Avatar

Últimas entradas de Alejandro García Maldonado (ver todo)

Tags: , , , , ,

    4 Réplicas

  1. Juanjo

    La familia ha pedido que no se hagan valoraciones ni se alimente el hecho en las redes. No sé qué parte de eso no entienden los políticos de Vox, ni del PP, ni del PSOE, ni de CS’s, ni de Podemos. Ni siquiera sé por qué se escriben tantos artículos sobre el tema si lo han pedido.

    Bueno, sí, que cada uno a lo suyo… Unos con la prisión permanente revisable, otras con la apropiación del cadáver para su causa, otros que si era gitano… sirve para hacer campaña con tantas cosas… Da mucho de sí y es un plato muy apetitoso para que los carroñeros lo exploten, pero es justo lo que no quiere su familia.

    Todos tenéis unos motivos muy humanos y tiernos, pero su familia, ha pedido por favor, que de momento, les dejéis en paz con su dolor. Si tanto aprecio sentís… ¿por qué no accedéis a lo que os piden?

  2. Alejandro

    Hola Juanjo,

    En primer lugar, agradecerte que realices una réplica a través de este medio. Por lo general, los debates proliferan en redes sociales y no quedan aquí plasmados que es lo más conveniente para enriquecer cualquier debate.

    En segundo lugar, para responder directamente a tu pregunta con la que concluyes, yo no he tenido constancia de que hayan pedido nada, entre otras cosas porque no resido en España y no veo sus telediarios varias veces al día. De todos modos, te estaría agradecido de algo que constate que efectivamente la familia ha pedido que no se haga ninguna valoración al respecto. Me cuesta mucho creerlo que hayan dicho algo tal y como tú has parafraseado, por eso te pido que de responderme me dejes aquí alguna fuente. Cosa diferente es lo que haya dicho a políticos, pero mi artículo no conduce a ninguna finalidad arribista de ningun partido político.

    Aún así, más allá de que sea cierto que hayan pedido que nadie valore lo acontecido, voy a argumentarte, que no convencerte, por qué ante hechos así, considero que no podemos conceder silencio, que no colisiona con privacidad, es decir, en ningún momento entro en un morbo innecesario que es lo que querrá evitar la familia, sino que expongo un problema vigente en la sociedad que por desgracia, ha quedado plasmado en este asesinato.

    Como cualquier conducta tipificada en el código Penal, el cual regula las conductas que han de castigarse por ir contra la óptima convivencia de la sociedad, en el momento en que se produce una violación de cualquiera de sus artículos, como parte de Derecho Público, nos atañe en cierto modo a todos. Es obvio, que el bien jurídico protegido afectado no ha sido otro que la vida de la víctima, pero entre los «intereses difusos» que surgen del articulado penal (así los denomina la doctrina jurisprudencial, no es un término mío), está también la preocupación y reacción de la sociedad sobre la delincuencia en el mismo, reacción que desemboca en el poder ejecutivo de los órganos jurisdiccionales pero que nace del propio seno social. Por introducir un término técnico del Derecho que no tiene por qué saber todo el mundo, también se consideran intereses difusos por ejemplo, a la salud pública o al medio ambiente

    Como decía al inicio del artículo, estoy completamente en contra de que se quiera sacar un rédito para beneficio político, o para alimentar discursos de odio. Desde luego que yo y cualquiera debe dejarles en paz con su dolor en su intimidad, pero como delito contra Laura y contra toda la sociedad, por, y perdón por repetirme, tratarse de parte del ordenamiento jurídico englobada en el Derecho Público, es obligación de nosotros conciudadanos afrontar debates y promover medidas que puedan en un futuro desembocar en planes educativos, legislativos y de concienciación ciudadana para reducir a mínimos la existencia de muertes como la de Laura o las recientes del pequeño Gabriel o Diana Quer.

    Espero haberme explicado con claridad.

    Recibe un fraternal saludo.

  3. MANUEL J. VÁZQUEZ

    Con permiso, me gustaría hacer algún comentario sobre tu artículo.
    Es claro que esta sociedad tiene un grave problema. El debate ya está abierto, y desde hace mucho tiempo.
    En muchos casos no tenemos una bola de cristal para adivinar el futuro (por desgracia no podemos suprimir esos impulsos de ciertos individuos que de una forma un tanto aleatoria les lleva a cometer crímenes y violaciones contra las mujeres, en cualquier lugar, a cualquier hora…)
    Pero en otros casos, sí que hay indicios que deberían saltar las alarmas, y a lo mejor se podrían evitar ciertas desgracias, como es el caso con individuos reincidentes, por ejemplo.
    Ya me gustaría que los profesionales nos ofrecieran datos de los que tomar ejemplo, de otros países que lo estén haciendo mejor que nosotros, de su sociedad, de su sistema educativo, de su sistema legal, penitenciario, etc.
    Como persona sencilla y llana, pero curiosa e inquieta, sí que echo en falta algo más de rigor, de esfuerzo si quieres, entre tantos artículos como el tuyo, para que no sea uno más entre otros muchos, donde a fin de cuentas tampoco es que aporte nada nuevo, porque lo que de verdad demanda la sociedad es dar pasos hacia delante, para llegar a una solución. La gran pregunta es: ¿cómo?
    P.D. No sé a cargo de quién ha estado la maquetación del artículo, pero me resulta algo más que desagradable, y de mal gusto, la fotografía combinada de Laura con su verdugo. Sin ánimo de ofender, ehh?

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies