20 de julio del 2019
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



Me confieso. En mi larga trayectoria en el periodismo y las redes sociales he metido la pata cientos de veces. Quedan muchas más. Sin embargo, gracias al método de ensayo-error aprendí valiosas enseñanzas. Aprendí que antes de darle al «enter» hay que pensarlo dos veces, que un periodista está obligado a contrastar («si tu madre te dice que te quiere, compruébalo«), que a veces las apariencias engañan y el rigor debe acompañarnos siempre, da igual la urgencia que exija nuestro texto. 2015 me trajo otro axioma; el pasado en la red siempre acecha.

Pensaba en esto a raíz del caso Zapata y otros acontecimientos similares. Veréis, cuando en 2010 llegué a Twitter era una red social de carácter lúdico, una herramienta mediática poco extendida en nuestro país que aún se exploraba a sí misma. Personalidades relevantes estaban al alcance de cualquier usuario, la naturalidad campaba a sus anchas y se formaban hilos de conversación realmente distendidos. Era puro entretenimiento.

El tiempo hizo que Twitter se expandiera entre la población y pasó a ser una herramienta clave en el periodismo digital. Al conocer su potencial, la política entró en el pájaro azul como un elefante en una cacharrería, consciente de tener entre manos una poderosa bomba comunicativa. También lo hicieron las empresas, que hiperprofesionalizaron la red, y así capitalistas, informáticos, políticos y periodistas fuimos investigando los límites y recovecos de Twitter hasta reanimar nuestro ayer.

Hoy el pasado nos persigue. La huella digital nos hace presos de nuestras palabras. Busquen, comparen y lean. Y quien se sienta libre de pecado que tire la primera piedra.

Entre tanto, cabe preguntarse a que nivel de chaladura circense hemos llegado. Si esta guerra de hemeroteca twittera tiene algún sentido o está aplastando nuestra espontaneidad y nuestro olfato periodístico. Pensemos si no vivimos un tenebroso black mirrow en el que cualquiera puede dispararnos con una bala nuestra en forma de tuit, si no estamos perdiendo el derecho a equivocarnos, a vivir nuestro presente, a escribir sin cadenas. Parémonos un momento en medio de este vertiginoso día a día y decidamos si queremos seguir alimentando a este monstruo.

The following two tabs change content below.
Avatar
Periodista. Codirector de La Réplica.
Avatar

Últimas entradas de Alejandro López Menacho (ver todo)

Tags: , , , , , ,

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies