16 de octubre del 2019
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



Si pudiéramos coger las ideas de algunos cargos electos de Vox, meterlas en un tubo de ensayo y hacerles la prueba del Carbono 14, concluiríamos sin asombro alguno que son muy anteriores a los tiempos de Abderramán III, cuya estatua han terminado quitando, después de tres años de acoso, de la plaza de Cadrete, donde lucía orgullosa desde 2016, con su bacinete de inspiración Omeya y su barba estilo Abascal.

¿Y por qué los españolistos, españolazos y españoleteros de aquellas buenas tierras de pan llevar han ultrajado la memoria de tan célebre personaje histórico y de su pueblo mismo? Cabe pensar que por su raza: Abderramán era moro. Y por su religión: era seguidor del Profeta. Un inmigrante en toda regla. Y sin papeles. ¿Qué importancia tiene la historia cuando hablamos de limpiar España de herejes, moros, rojos, maricones y otra gentuza de mal vivir?

Si estos señores de Vox y sus socios -C’s y PP- prescindieran por un momento de su odio a los libros o sanasen de su alergia a la lectura, descubrirían sin indagar mucho que Abderramán fue, creo yo, de los primeros y más feroces antiseparatistas que dio España. Consiguió aniquilar a Omar Ben Hafsún, el primer nacionalista andaluz que conocieron estas tierras, al que combatió con terquedad y fiereza. Alberto Carlos debería tener un busto suyo en la mesita de noche, junto a la foto de Malú.

Según los cronistas, Abderramán era blanco de piel y tenía los ojos azules -descendía de vascos por parte de madre-, y su apariencia era muy alejada, por ejemplo, de la del señor Abascal, al que mirando el busto en cuestión podría confundirse con el mismísimo interfecto. Quitar la estatua del califa de la plaza del pueblo en base, quizá, a “reparaciones históricas”, es como si en Roma quitaran la de Calígula por haber sido un cabrón.

Alarma el hecho de Cadrete -como el de Madrid Central, sí-, pero alarman más los motivos. Solo encuentro una explicación para la eliminación de pancartas, bustos, banderas y otros símbolos que hasta ayer eran naturales, propios de la convivencia y la de la pluralidad y que ahora estigmatizan y derriban.

Tengo una suposición y me pone la carne de gallina: se han crecido y estamos en los albores de otra Contrarreforma. Una contrarreforma política, religiosa, cultural, social, ideológica; un movimiento emprendido por iletrados, cenutrios, corruptos y trasnochados; una reacción sibilina y venenosa que ofende nuestra inteligencia y amenaza nuestras libertades; una contrarreforma retrógrada venida de lo más oscuro de esa España inquisitorial, analfabeta y supersticiosa; el retorno de esa España de “cerrado y sacristía, devota de Frascuelo y de María”, esa España cañí de palo y tentetieso, la de Carmen Collares y el padre Venancio Marcos. ¡Madre del amor hermoso, qué estarán diciendo los vecinos, allende las fronteras!

The following two tabs change content below.
Avatar

Jose Antonio Illanes

José Antonio Illanes es escritor. Trabaja en la multinacional Red Bee Media como subtitulador para sordos y audiodescriptor para ciegos. Acumula multitud de premios en el campo de la narrativa: Gustavo Adolfo Bécquer, Alberto Lista, Malela Ramos, Ciudad de San Sebastián, De Buenafuente, Gabriel Miró, La Felguera, Tomás Fermín de Arteta... Es autor de "Historias de cualquier alma", "La trastienda de la memoria" y "El azor y la zura", premio de novela Malela Ramos. Es colaborador de la revista cultural Atalaya y ahora de La Réplica.
Avatar

Últimas entradas de Jose Antonio Illanes (ver todo)

Tags: ,

    Una Réplica

  1. Jorge Vetti

    El artículo, Excelente.
    ¿ Pero a qué vecinos te refieres? A los franceses que votan Macron o a los malparidos que eligen Le Pen? ¿ O más allá de fronteras,a los que apoyan a Salvini? Puedes ir más lejos, para entender que la lacra del neofascismo no es un esperpéntico fenómeno exclusivo de este pobre país.
    ¡Salud!

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies