28 de septiembre del 2020
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



En las redes, un hervidero siempre y más en estos tiempos, surgen todo tipo de polémicas auspiciadas por la ansiedad y el tiempo libre de la gente en confinamiento. Ya pasaba antes, pero ahora se ha hecho todavía más evidente, más enconado y hasta más encarnecido. Son las muestras de la sociedad en la que vivimos, encerrada en sus casas en una suerte de experimento social macabro.

Uno de los temas estrella es el de la política. Son miles los tuits cruzados, los hilos interminables, las discusiones enconadas en las que cada usuario defiende una postura, una política, una ideología. Gente encendida luchando en batallas por Internet, la definición de nuestros días.

Uno de los puntos calientes, dentro del ámbito político y en plena crisis pandémica del coronavirus, es la gestión del Gobierno. Faltaría más, las acciones deben ser controladas, vigiladas y anotadas, porque de ello dependen las vidas de muchas personas frágiles, vulnerables ante el virus. Ahora bien, ¿es lícito intentar sacar rédito político de esta situación?

Lo estamos viendo en Cataluña y Euskadi, donde sus dirigentes han hecho declaraciones de dudosa moralidad intentando sacar tajada política de una situación en la que lo recomendable sería dejar de lado cualquier tipo de disputa e intentar entre todos remar en la misma dirección. Porque esta crisis (y lo que vendrá después) será muy grave. Pero, por desgracia, una parte de la clase política está sacando su cara más egoísta, radical y deshumanizada.

Muchos pensaban que el PP, por su histórico de actuaciones deleznables, haría alguna de las suyas durante este mes horrible de marzo. Pero, para nuestra sorpresa, ha sabido aparcar (en buena parte) la agenda política y está colaborando con las autoridades (en algunas CC.AA. lo son ellos) y están consiguiendo sofocar las voces más partidistas en aras de actuaciones de Estado. Es una actitud que es de agradecer. Cualquier gesto por el bien común ha de ser reconocido y reforzado, hoy más que nunca.

Pero que no nos nublen la vista esos debates tuiteros de unos contra otros: el Gobierno tampoco ha hecho bien muchas cosas y no podemos olvidarlo para, cuando la tormenta amaine, ser valientes y exigir lo que nos deben. Pero eso es el futuro (anotémoslo en papel, en una agenda, y llegará el momento de sacarlo a la luz) y el ahora no debería ser una constante pelea entre unos y otros, entre palmeros liberales, palmeros progresistas y palmeros conservadores. No debería ser una guerra en la que hay gente que se limita a soltar bulos para generar más caos, para intentar dañar la imagen de X persona o tal partido… son gestos que en el peor momento de este país desde la posguerra sólo restan, nunca suman por mucho que esas personas creen que están haciendo algo bien (defender su ideología, su partido o lo que narices imaginen que están logrando).

Seguimos encerrados, con las redes sociales como una de las pocas ventanas al mundo ahora mismo. Si las ensuciamos echándonos mierda encima los unos a los otros, defendiendo a personas que nunca sabrán de nuestra existencia, conseguiremos lo que ellos quieren (tanto unos como otros): que cuando todo termine, nada cambie.

Y eso no puede ser. El mundo ha cambiado y de nosotros depende que sea a mejor.

The following two tabs change content below.
Avatar

Alejandro F. Orradre

Escritor || Jedi frustrado || Reseño mis lecturas en elfindeltsundoku.wordpress.com || Colaboro en @murraymagazine y @hablandoconletr
Avatar

Últimas entradas de Alejandro F. Orradre (ver todo)

    Una Réplica

  1. Jorge Vetti

    Las últimas declaraciones de Casado NO apuntan en la dirección que señalas (sin duda la más digna, la que demuestra más altura). Lo primero que tienen que hacer esos malparidos es una gigantesca AUTOCRÍTICA de su gestión.
    ¿Pueden decir algo los que recortaron Sanidad, Educación, Investigación? Como diría el energúmeno borbónico: ¿Porqué no te callas?
    ¡Salud y Victoria!

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies