25 de febrero del 2021
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



Hablaba el otro día con el hijo de un amigo sobre el tema de las clases de religión en la escuela. El chaval, un adolescente despierto y con ganas de aprender, no estaba muy de acuerdo con lo que oía en la clase y tampoco con lo que veía en la sociedad sobre el tema religioso. Le parecía todo un poco ñoño y, por supuesto,  un tanto hipócrita en lo que respecta a la escasa sintonía existente, en general, entre creencia y  vida diaria. Sus dudas y críticas sobre el papel de lo religioso en nuestro ambiente, reavivó mi reflexión.

Hay que partir de que Jesús, aquel hombre que apareció en Palestina hace más de dos mil años, no quiso nunca fundar una religión, tal y como siempre se ha entendido ésta como una relación de un personaje allá en los “cielos”, al que llamamos “dios”, con el hombre, al que éste acude cuando  se encuentra con problemas que lo superan o con fenómenos que desbordan su capacidad de respuesta. Jesús lo que alumbró en sus tres años de vida por los caminos de Palestina en contacto con la gente, fue un MOVIMIENTO de personas con un programa que concretó en las Bienaventuranzas. Su estilo de vida, su cercanía a los más pobres y necesitados, su palabra directa y sencilla que llegaba a los más marginados, fue creando un mensaje que, al final, acabó con su vida por la acción criminal del poder religioso y político de la época.

Real Politik

Tampoco Jesús se propuso crear una IGLESIA. Esto apareció posteriormente por la acción de un personaje importante al principio del llamado Cristianismo como fue Pablo de Tarso. Una vez que murió Jesús, sus partidarios se reunían para recordarlo a él y comentar su mensaje, y así nacieron las primeras comunidades cristianas a las que Pablo quiso darle una organización. Fue después cuando el Imperio Romano se adueñó del legado cristiano, cuando  fue configurándose lo que hoy es la Iglesia con un poder político que fue acrecentándose a lo largo de la Edad Media y Moderna. Y así acabo confundiéndose el mensaje de aquel hombre, llamado Jesús, con una estructura  de mando clerical que acabo llamándose la religión cristiana.

Esto es en pocas palabras lo que ha venido ocurriendo. Por supuesto que esto habría que matizarlo mucho, como es lógico. Pero… ¿Cómo describir brevemente la situación de la Iglesia en España? Hay como dos perspectivas distintas: la jerarquía católica, con esa pléyade obispos y sacerdotes, que no parece estar a la altura de la población, con unos mensajes de lo más “carcas” que están alejando a muchos creyentes sinceros de su redil; y  numerosas comunidades de creyentes comprometidos con la causa de Jesús y el mensaje evangélico, que sirven de referencia a muchos sectores de nuestra sociedad. Son gente que se ha tomado en serio el mensaje de Jesús y aportan su esfuerzo diario, incluso sus medios económicos, en favor de los sectores más necesitados de nuestra sociedad. Organizaciones como Caritas y otras similares están encauzando la generosidad de gente que anda sensibilizada ante la miseria, la explotación y los desmanes sociopolíticos que se vive en muchas zona del mundo y de nuestro país.

revolucion

Mucha gente joven observa a la Iglesia Católica en España con desconfianza. La ven como un reducto envejecido de personas que se acercan para cumplir con unos ritos  extraños o para justificar unos comportamientos oscuros y, a veces, intolerables socialmente hablando. También existen jóvenes  que desean comprometerse en la línea del mensaje de Jesús  y se prestan a ayudar, a dar años de su vida para el desarrollo de zonas deprimidas, y en general, a aportar su granito de arena en la mejora de un mundo complicado y muy duro de vivir para tanta gente sumida en todo tipo de necesidades.

El Cristianismo no es una religión, por mucho que insistan sus jerarcas clericales. Es un movimiento de personas, inspiradas en  la vida y mensaje de Jesús,  aquel desarrapado que pateó las zonas más míseras de Palestina, anunciando un estilo de vida basado en el amor, la misericordia, el perdón y el compromiso con los más desfavorecidos. Y, en la medida de que sus actuales seguidores, se enchufen en esta línea de actuación, el Cristianismo se ajustará a lo que quiso y anunció su Fundador y trataron de vivir sus primeros seguidores: las primeras comunidades de personas que compartían bienes, se ayudaban mutuamente y, en sus reflexiones comunes, alumbraron los Evangelios que han sido siempre la referencia, muchas veces olvidada, de la vida de los cristianos.

The following two tabs change content below.
Avatar

Emilio López Pizarro

Jubilado. Fue periodista durante una breve temporada y funcionario público casi toda la vida. Hombre de bien. Es progenitor de los creadores de La Réplica.
Avatar

Últimas entradas de Emilio López Pizarro (ver todo)

Tags: , , , , , ,

    2 Réplicas

  1. Txino

    Creo que es la primera vez que escribo aquí, en la Réplica. Don Emilio ha dicho lo que casi todos pensamos. Lo único que puedo hacer es felicitarlo por sus palabras, y AMEN.

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies