10 de julio del 2020
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



Como una extraña en un lugar que no le corresponde, quizás porque a este subgénero solo se puede acceder sin planearlo y trauma mediante, la escritora ecuatoriana Daniela Alcívar Bellolio lleva un paso más allá la literatura del duelo desbrozándola, haciéndola propia y centrándola en su universo particular. Las circunstancias la pusieron ahí, pero la escritora estaba desde hace ya mucho tiempo.

La protagonista de Siberia, un año después (Editorial Candaya, 2019), trasunto narrativo de la autora, ha perdido su hijo hace justo doce meses, y aunque ha pasado el shock, aún cuenta el tiempo por semanas y se encuentra en pleno diálogo interior. Como si mente y cuerpo estuvieran aún por reencontrarse, esa deuda carnal te la recuerda cada pocas hojas la novela: su narradora siente los tobillos hinchados, la piel roja debido a las alergias, suda más de lo que desearía, se palpa su vientre vacío y sus pechos, a veces, parecen inútiles. Su conflicto con el cuerpo es una secuela latente del dolor, aún en periodo de cicatrización.

Para terminar de coserse realiza un viaje de regreso al lugar donde pasó la infancia y la adolescencia, y en conversación con el paisaje y los animales que se cruzan en el camino, va depurando su alma. No parece casual que encuentre refugio tratando con quienes no hacen preguntas ni evocan lugares comunes. Depurar es un decir, porque en Siberia el alcohol está siempre presente como culpable y cura, como maldición y sedante. Como también figura el ser humano, en un retrato perdedor. Y es que el dolor es así, nos universaliza, siempre gana, siempre nos derrota.

Candaya persiste en su compromiso con establecer un puente literario entre quienes escriben en castellano a un lado y otro del charco. Daniela Alcívar era una incorporación que, más pronto que tarde, tenía que suceder. Con una prosa poética envolvente (tiene pasajes casi musicales) y de gran autenticidad, en Siberia, un año después, indaga en la capacidad de reconstruirse del ser humano mostrándote, desde dentro, su viaje emocional: «Desde cachorra fui así, frágil pero temeraria, yo solo conozco el temor».

Ahora, vencido el miedo y anestesiado el dolor, puede seguir viviendo.

The following two tabs change content below.
Javier López Menacho
Escritor. Comunicación digital. Sus cinco libros: Yo, precario, Hijos del Sur, SOS, 25 casos para superar una crisis de reputación digital, El profeta y Yo, charnego. Ha sido traducido al griego y al alemán. En 2014, cofundó La Réplica, periodismo incómodo.

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies