14 de octubre del 2019
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



Desde que el pasado 22 de enero Pablo Iglesias transmitiera al jefe del Estado su propuesta de apoyar la investidura para la presidencia del Gobierno de Pedro Sánchez, el PSOE entró en un laberinto que nos ha abocado a las próximas elecciones del 26-J. Toda un serie de pasillos sin salida para evitar compartir un Gobierno del cambio con las fuerzas del progreso y de la izquierda.

Un gobierno de coalición sustentado en 11 millones de votos conformados por PSOE, Podemos, la confluencias e IU, un ejecutivo necesario para paliar las necesidades más urgentes de la ciudadanía de este país. Un pacto que con la abstención de algunos partidos podría ser factible como lo fue la votación para derogar la LOMCE.

La teatralización no tardó en producirse, comenzó con una supuesta humillación que para el PSOE suponía la propuesta de Podemos al jefe del Estado. Algo que pocas personas han llegado a entender, pues Felipe de Borbón se reunió con los distintos candidatos y candidatas de los partidos para escuchar su intención política para la investidura, y Pablo Iglesias le transmitió la idea de formalizar un ‘gobierno a la valenciana’, algo muy parecido a lo que Pedro Sánchez defendió cuando viajó a Portugal. Aunque parezca mentira, por aquel entonces, pedía un ‘cheque en blanco a la portuguesa’. Cuesta ver la humillación por algún lado, pinza o algo parecido.

pedro_sanchez

A continuación se reunió el Comité Federal del PSOE, donde los reproches públicos sobre la falta de respeto persistieron. Fue ahí donde se iniciaron los primeros vetos sobre la proposición de Podemos de formar un Gobierno de progreso. Los barones del PSOE decidieron no contar con la abstención de las fuerzas nacionalistas para la investidura, y así defender que con la conformación del Congreso no daba el número suficiente para sacar adelante la investidura de un Gobierno a la valenciana. En este Comité, Pedro Sánchez logró poner en marcha una consulta entre la militancia para aprobar un posible pacto con Podemos y así escapar de las garras de los líderes territoriales del PSOE, que no permitían un Gobierno de coalición con las diferentes fuerzas de izquierdas y progreso.

Fue en esos momentos, cuando Pedro Sánchez se dejó llevar por la corriente, postrándose ante las exigencias de los barones socialistas y negándose a formar un Gobierno por el cambio político. En este tiempo la opción de un ‘gobierno a la portuguesa’ se esfumó, y seguramente no fue por la opinión de Pedro Sánchez sino que fue el camino impuesto por  las altas esferas del establishment (el ‘Grupo Prisa’ le indicó que se olvidara de esa vía).

iglesias_sanchez_calle

También Felipe González mostró su desacuerdo de formalizar un gobierno entre PSOE y Podemos. Felipe González daba a entender que la mejor idea era pactar con el Partido Popular -la gran coalición- y si en un caso no llegará este pacto, permitir un Gobierno del Partido Popular. Una opción aberrante para la mayoría de los votantes socialistas, que hubiera avanzado la pasokización del PSOE.

Ante este panorama, Pedro Sánchez cambió su estrategia para coger la pelota lanzada por Podemos al tejado de Ferraz, y lanzar un órdago a Pablo Iglesias para darle a elegir entre la pinza y la incongruencia de tener que apoyar el pacto entre PSOE y Ciudadanos. Un pacto abocado al fracaso, ya que no sumaban los número suficientes para investir a Pedro Sánchez, pero que perseguía obligar a Podemos a renunciar a su esencia política, aceptando medidas políticas de derechas para no quedar como ‘bloqueador del cambio’. Pero la cruda realidad es que ese pacto sólo servía para sacar al Partido Popular del Gobierno, pues mantendría las políticas de derechas o como diría Albert Rivera, sería un pacto hecho para sumar posteriormente al Partido Popular.

Pedro_Sanchez_Albert_Rivera

Un pacto hecho para sumar al Partido Popular no puede ser aceptado por Podemos. No obstante, fueron las personas inscritas en Podemos quienes decidieron las políticas de pactos de Podemos, validando así la estrategia política seguida por la dirección del partido, la de ofrecer un Gobierno a la valenciana. En el PSOE también hicieron una consulta a su militancia pero claro queda que su pregunta no fue tan concreta como la realizada en Podemos. Ya nos hubiera gustado ver a la militancia socialista elegir entre un pacto con ciudadanos o con las fuerzas de progreso e izquierdas.

Ante esta situación, Pedro Sánchez se dejó llevar por la dislexia y quiso sumar en un Gobierno a derechas e izquierdas, mientras seguía con los problemas de matemáticas en la suma, «no hay suma posible con partidos de la misma ideología, tenemos que mezclarnos” dijo. Copió un término forjado en Podemos como es la transversalidad pero desconfigurando totalmente el contexto. Mientras que en Podemos la transversalidad trata de gente con distintos pensamientos pero con un mismo objetivo político, el lo confundió con un pacto de Gobierno que cambia de color pero no de políticas, ya que Podemos no puede aceptar la no derogación de las regresivas reformas laborales del PSOE y PP, la no derogación de la Ley Mordaza, el complemento salarial para colaborar con la explotación laboral, el mantenimiento del artículo 135 ante nuestros derechos, y una serie de medidas que no desalojarían las políticas del Partido Popular del Gobierno.

pedro-sanchez-susana-diaz-rivales

Pero aún veríamos una última bala para intentar formalizar un verdadero Gobierno del cambio. Compromís hizo una propuesta a todas las fuerzas de 30 acuerdos de mínimos, algo que fue aceptado por todos menos por el PSOE, que no admitía la derogación del artículo 135, el fin de los desahucios y la derogación de las reformas laborales. Minutos más tarde, Pedro Sánchez salió a la rueda de prensa tras su visita con Felipe de Borbón  »convocando elecciones», rechazando la última oferta para un Gobierno de progreso e inició la campaña electoral, culpando a Pablo Iglesias de la repetición de las elecciones.

Tras cuatro meses de laberinto en Ferraz, hemos encontrado un cartel en la puerta de salida, ‘traición’, una traición a las necesidades del país, a mi generación que emigra y sigue explotada en empleos precarios, a las personas en peligro de desahucio, a los estudiantes sin beca, a las personas que sobreviven con los 400 míseros euros, a todas esas personas que necesitan un gobierno a favor de sus intereses, a todas esa gente que nos están esperando. Pedro Sánchez las has traicionado ahora. Esperemos que en las próximas elecciones la gente otorgue, al fin, el respaldo suficiente a las fuerzas políticas que verdaderamente optan por el cambio político en este país.

The following two tabs change content below.
Avatar

Javier Fenoy

Futuro profesor de Historia, mientras, camarero y jornalero. Opino en @tdjdirecto. #GanarElFuturo.
Avatar

Últimas entradas de Javier Fenoy (ver todo)

Tags: , , , , , , ,

    Una Réplica

  1. Silvia

    Madre mia que compendio de sandeces!! Resulta que en este paísla culpa de todo la tienen los socialistas….antes se concentraban los odios en una persona concreta(Zapatero)y ahora se generaliza….un Zapatero que dejó( según los del pp)a España en la ruina…y resulta que ahora tenemos una deuda cada español con europa que triplica la anterior,un partido que nos sorprende dia tras dia con casos de corrupción en toda España. Parece ser que la alternativa es Podemos,un partido que no tiene un discurso claro,bueno sí lo unico claro que tiene es cargarse al PSOE,y que se ha decicado en estos meses a dar espectáculos y a protagonizar otros momentos que son más bien propios de gh vip. Tenemos lo que nos merecemos desde luego. Una serie de políticos que van persiguiendo sillones y dinero,mientras el ciudadano de a pie no progresa nunca y cada vez vive de forma más precaria….

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies