23 de febrero del 2020
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



Tenemos Gobierno. Los rojos han asaltado el poder y se proponen lo peor. El Armagedon celtíbero empieza justo mañana, nos previene la feminista Díaz Ayuso, la Rosa Park española: “¿Qué va a pasar al día siguiente? Van a destrozar España, no quedará España que presidir”. Mi barrio está en silencio.

No me atrevo a mirar por la ventana. Justo a las 12 de la noche, las hordas rojas tomarán las calles portando antorchas, armadas de guadañas, márcolas y horcas. Si usted es cura o burgués, escóndase ahora que está a tiempo. El rey sale ya para Bayona en una carroza tirada por caballos negros. España está de luto.

Su Eminencia Cañizares, “El cardenal de la jet set española”, orzuelo del papa Francisco, tan humilde y considerado con refugiados y emigrantes, después de compararnos con Venezuela también nos advierte con voz meliflua y ademanes beatíficos: “El marxismo-comunismo renace”. “He percibido un intento de que España deje de ser España”. “Se pretende fragmentarla y romperla”. E invita a los españoles de bien a la resistencia y al martirio, como si la canalla roja fuera a tener compasión con nadie: “¡Ánimo! ¡Adelante! Peores momentos hemos vivido”, clama Su Eminencia.

Los comprendo. Comprendo su miedo. Es cierto que la unidad de España salta en pedazos. Su España. Su unidad. Soñaban y hasta pregonaban ilegalizar partidos, cerrar televisiones, periódicos, diputaciones… Querían unir a España con el cemento sellador del garrote y tentetieso, el 155, la cabra de la legión, los tercios de Flandes… España unida en una misma religión, una misma bandera, una misma lengua, un mismo himno, un mismo territorio, una misma cruzada. Y ese concepto fascista de unidad, de unidad de destino en lo universal, es verdad que se rompe por las costuras. El alcanfor del franquismo se diluye en vientos de modernidad, de cultura y de europeísmo.

Aquella España de mendrugo y alpargata, serrallo y sacristía, capote y bata de cola, aquella España, más que unida remendada por el miedo y los piojos, en el fondo una España rota en sus centros, partida por la médula, excluyente y cavernaria, se aleja ahora, hoy, rota por la gravedad natural de la historia y de sus acontecimientos. Por la modernidad. Para ellos es, ciertamente, el fin del mundo. De su mundo.

El principal reto no lo tiene el Gobierno sino los españoles que lo apoyamos y que abominamos de la España de la Contrarreforma. Tenemos el reto de ahuyentar al miedo, de convencer en las calles, en los foros, en las redes. Convencer de que el cielo no se junta con la tierra, de que España no es desde hoy Babilonia la Grande, madre de las rameras y de las abominaciones de la Tierra, ni el Séptimo Ángel se nos viene encima blandiendo una espada flamígera, no, es solo un Gobierno de coalición. El primer Gobierno de coalición. Tranquilos, no vamos a morir todos sino a modernizarnos todos.

The following two tabs change content below.
Avatar

Jose Antonio Illanes

José Antonio Illanes es escritor. Trabaja en la multinacional Red Bee Media como subtitulador para sordos y audiodescriptor para ciegos. Acumula multitud de premios en el campo de la narrativa: Gustavo Adolfo Bécquer, Alberto Lista, Malela Ramos, Ciudad de San Sebastián, De Buenafuente, Gabriel Miró, La Felguera, Tomás Fermín de Arteta... Es autor de "Historias de cualquier alma", "La trastienda de la memoria" y "El azor y la zura", premio de novela Malela Ramos. Es colaborador de la revista cultural Atalaya y ahora de La Réplica.
Avatar

Últimas entradas de Jose Antonio Illanes (ver todo)

Tags:

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies