25 de junio del 2019
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica



El tema es más grave de lo que parece. Según publica Elisa Beni en el diario.es existen indicios claros de que la hija de Marchena tuvo un impresentable trato de favor que le permitió, contra legem, cambiar la carrera judicial por la fiscal con la bendición de la esposa de Llarena.

Así, el triángulo Marchena, Llarena, Espinosa constituye, de confirmarse la noticia, la enésima geometría que dibuja el nepotismo es nuestro país, dentro de una administración parasitada por los grupos políticos y religiosos que la han convertido en un modus vivendi. Así las cosas, Marchena puede devenir en un juez ilegítimo en la causa del procès y en todas aquellas causas que conduzca en lo sucesivo.

¿Con qué autoridad puede condenar por incumplir la ley quién la incumple? ¿Qué auctoritas viste el típico sujeto inescrupuloso que juega con la Administración en beneficio propio y en el de su familia arrastrando a sus subordinados? Convertidos, si se confirma el caso, en mafia judicial, entendido el concepto mafia en la tercera acepción del diccionario de la Real Academia, como grupo organizado que trata de defender sus intereses de forma inescrupulosa, los jueces del “procés” parecen destinados a convertirse, tiempo al tiempo, en una página oscura de la leyenda negra española. Cargados con su fusil, con su soberbia y su escaso sentido de la responsabilidad, vestidos con oropeles y jaleados por la prensa reaccionaria castellana, se han creído intocables, han caído en la “hybris”, la desmesura y falta de contención que afecta a quien cree que todo lo puede.

Y en el entretanto, mientras las masas les jaleaban, como se jalea a los gladiadores en la antigua Roma, se olvidaron de la democracia, de los principios éticos y de la Constitución, ese texto que habla de igualdad en los artículos 1, 9,2, 14 y 103, entre otros. Sobre todo Marchena, que perdió su fusil y vendió, si se confirma la noticia, sus principios.

La fotografía principal salió en Público.

The following two tabs change content below.
Avatar
David Condis Almonacid. Escritor y letrado de la Seguridad Social. España no puede caer en una espiral autodestructiva. Replicar forma parte del proceso dialéctico que debe conducirnos a soluciones equitativas.
Avatar

Últimas entradas de David Condis (ver todo)

Participa libremente y desde el respeto. Del debate nos enriquecemos todos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies