16 de octubre del 2017
La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica La Réplica

Actualidad

Durante el pasado referéndum del 1 de octubre en Catalunya una parte importante del colectivo de personas mayores de 65 años se movilizó para ejercer su derecho legítimo a votar.

El referéndum no se pudo celebrar con plenas garantías legales debido a la negativa del Gobierno español a reconocer que algo estaba cambiando en la sociedad catalana.

Versió en Català

Aquesta és la història de dos pares que s’odiaven. Ho feien perquè les seves filles s’havien barallat al parvulari. La filla del primer pare, o pare A, feia la guitza a l’altra nena aquell dia, i la filla de l’altre pare, o pare B, li va clavar una bufetada.

Puigdemont hizo lo peor que podía hacer, y sin embargo, lo único que le salvaba. Quedarse en un inaudito término medio que deja a Cataluña en un limbo sin precedentes. La política es así, un juego de supervivencia, aunque signifique que todo un país permanezca en vilo.

No todos eran fachas. Yo tengo muchos amigos que han ido y no son de derechas“, me decía un amigo jerezano afincado en Barcelona sobre la manifestación del 8 de octubre. Y tenía toda la razón. No todos eran de derechas ni fachas, pero también es cierto que la convocatoria venía alentada, promovida y financiada desde partidos, movimientos y asociaciones de derecha y extrema derecha. 

Mi vecino Julio está contento con lo del banco Sabadell y con el boicot a los productos catalanes. “Tu verás como ahora se cortan un poquito el Puigdemont y el otro, porque ahora los impuestos del banco no irán pa Cataluña“, va diciendo por ahí.

Señor Mayor Oreja, en Jerez le conocemos muy bien. Usted fue ministro del Interior en la vergonzosa etapa de Jose María Aznar como presidente del Gobierno, una época que será recordada para siempre por ser la época del ladrillazo, de la corrupción de Rodrigo Rato y de la Guerra de Iraq, esa guerra en la cual nos involucrasteis a pesar de tener a toda la sociedad española en contra.

¡Qué orgullo haber visto la puerta del Ayuntamiento de Jerez llena de gente con banderas españolas! ¡Así se levanta una ciudad y un país! ¡Claro que sí! Gente unida, superdiversa, de toda clase social, cada uno de pare y de su mare, pidiendo simplemente que se cumpla la ley. La calle Larga petada de banderas, to los balcones luciendo orgullosos los colores de nuestro país.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerte una experiencia de usuario óptima. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies